El Liverpool hunde a un Villarreal al que solo le queda la épica

El Villarreal fue atropellado por un tanque imparable llamado Liverpool. Gracias puede dar el equipo de Emery de salir con algo de esperanza de Anfield, porque el partido fue como para sentenciar la eliminatoria. Nada que reprochar a los suyos, que sencillamente fueron totalmente superados por el mejor equipo actualmente de Europa. Volvía al templo ‘red’ el ‘Yellow Submarine’ pero los ‘scousers’ les ahogaron sin dejarles salir a flote. No guardarán un buen recuerdo. Queda la bala de La Cerámica, donde los 3.000 ‘groguets’ hoy en Inglaterra se transformarán en más de 20.000. Se ha colgado ya el cartel de ‘sold out’ para un duelo donde mucho deberán cambiar las cosas para buscar la primera final de la Champions de su historia.

FICHA TÉCNICA

Champions League

LIV

2-0

VIL

Liverpool

Alisson; Alexander-Arnold (Gomez, 81′), Konaté, Van Dijk, Robertson; Henderson (Keïta, 72′), Fabinho, Thiago; Salah, Mané (Jota, 73′) y Luis Díaz (Origi, 81′).

Villarreal

Rulli; Foyth, Pau Torres, Albiol, Estupiñán (Trigueros, 72′); Chukwueze (Dia, 72′), Parejo (Aurier, 72′), Capoue, Coquelin (Pedraza, 57′); Lo Celso y Danjuma (Alcácer, 86′).

Goles

1-0 M. 53 Estupiñán (en p.p.). 2-0 M. 55 Mané.

Árbitro

Szymon Marciniak (Polonia). T.A.: Van Dijk (32′) / Estupiñán (47′) y Lo Celso (62′).

Incidencias

Partido disputado en Anfield, con 53.000 espectadores, 3.000 de ellos del Villarreal.

Sorprendió Emery dando entrada en el once a Samu Chukwueze. Se esperaba que la ausencia de Gerard Moreno fuera cubierta por Trigueros pero apostó por un perfil más veloz y con más llegada. Sin embargo, el héroe de Múnich estuvo condenado al trabajo defensivo y pocas pudo correr al espacio. De hecho, apenas pasó de medio campo el Villarreal, emparedado atrás por el empuje de un Liverpool que dominó aunque sin asedio.

El peligro merodeaba por el área de Rulli, pero acciones claras de peligro en la primera mitad se contabilizaban con una mano y sobraban dedos. Dejaba pocos espacios el equipo de Emery, pero basta una pequeña rendija para que Mané y Salah hagan diabluras. Un par de veces pudieron conjugarse, con un remate por barba. Lo probó otras tantas veces Luis Díaz con disparos lejanos que solucionó bien Rulli.

Quien anduvo más cerca del gol fue Thiago, que está a un nivel excelente. El encargado de poner cierta calma en el eléctrico elenco ‘red’ teledirigió un disparo desde unos 25 metros que escupió el palo derecho de Rulli casi a la altura de la escuadra. Si eso entra solo quedaba aplaudir.

Llegó el asueto como agua de mayo para el Villarreal pero en diez minutos los de Klopp destrozaron su plan. En 30 segundos Salah ya estaba poniendo balones comprometidos en el área. El gran susto lo dio Fabinho marcando a la salida de un córner aunque el asistente levantó el banderín por fuera de juego previo de Van Dijk. Pero en la siguiente ya no hubo órsai que sirviera de colchonetaUn centro de Henderson lo desvió lo justo Estupiñán y el palmeo de Rulli no evitó que entrara en su portería.

Como en 2016, otra vez un gol en propia empezaba a poner la soga al cuello al Villarreal. Ajustó la cuerda Mané dos minutos después. Salah consiguió recibir en el balcón del área y pese a estar rodeado de camisetas amarillas filtró un pase por entre las piernas de Pau y el senegalés llegó justo con la puntera para batir a Rulli. Para más inri, Coquelin, que llegaba entre algodones, dijo basta por problemas físicos. Entró Pedraza por él.

Siguió acosando el Liverpool, que vio como Robertson amplió la renta aunque nuevamente en fuera de juego. La asistencia de primeras de Alexander-Arnold, su homólogo en el costado derecho, fue una delicia. Van Dijk y Luis Díaz pusieron más miedo en el cuerpo. Preparó un triple cambio Emery, que se postergó en el tiempo porque el asedio ‘red’ no cesaba.  En el 72’ acabaron entrando Aurier, Trigueros y Dia por Parejo, Estupiñán y Chukwueze. Refrescó piernas también Klopp sustituyendo a Henderson y Mané por Keïta y Jota.

Los últimos minutos fueron un armisticio que ambos parecían firmar. Más incluso el Villarreal, que vio cómo Albiol acabó muy tocado físicamente. Habrá que estar pendientes de la enfermería para saber qué soldados podrán intentar moldear en La Cerámica un triunfo histórico. En principio, Gerard Moreno sí podrá estar. Si es como hoy, pocas o ningunas opciones habrá. La presión a la que somete el Liverpool es asfixiante. 20 disparos por uno amarillo y ninguno a puerta. El 2-0 pudo ser mucho peor.

Sobre villauruguayo 464 artículos
Soy villauruguayo, un simple bloguero que te informará con cada noticia, para que siempre hables con conocimiento y aprendas algo nuevo cada día.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*