Reírse del Barcelona

El equipo azulgrana tiene un mal presente, pero está construyendo un buen futuro

Si algo nos ha enseñado el fútbol, que es el mejor relato de la vida, es que conviene no reírse antes de tiempo. Y ahora que hay barra libre de sarcasmo y la Santa Inquisición mediática saliva con el fracaso azulgrana, convendría poner los pies en la tierra. Que el Barcelona es un club golpeado por una crisis salvaje, es un hecho: ha dejado ir al mejor jugador de todos los tiempos, ha heredado una ruina económica terrible, tiene una plantilla desequilibrada y está con el agua al cuello en Champions y descabalgado en Liga. Ni el culé más recalcitrante podría negar su realidad. Inmerso en las tinieblas, el socio apela a la esperanza, porque el fútbol es un estado de ánimo, y ahí descansa la legítima ilusión del socio blaugrana. La realidad es indisimulable: el barcelonismo está harto de ir de incendio en incendio, el club sobrevive intubado a un crédito millonario, tuvo problemas para pagar las nóminas, no puede pagar grandes traspasos y si no logra enderezar la nave a tiempo, puede vivir una temporada instalado en la nada. Un panorama terrible que hace disfrutar al madridismo militante – lógico, parte de la rivalidad- y aún más a los telepredicadores -que saben de fútbol lo mismo que una piedra- que bailan sobre la tumba del Barcelona mientras Florentino se queja del maltrato (sic) de Movistar. Nada nuevo bajo el sol. Así funciona. 

Ahora bien, lo realmente sorprendente es que haya quien está gastando toda sus energías en hacer del Barcelona un saco de la risa y tratarle como si fuera un meme, con una condescendencia y una superioridad moral que además de repelente, es discutible. Entre otras cosas, porque la temporada acaba de comenzar, porque queda un mundo, porque esto es muy largo y porque, si algo nos ha enseñado el fútbol, es que todo es como acaba y no como empieza. El madridismo mediático ha puesto el champán a enfriar y aunque tiene argumentos para formar la fiesta de Blas, podría acabar con una copa de más. Queda claro que el Barcelona no está ahora mismo para ganar títulos. Queda claro que tiene muchos problemas. Queda claro que sin Messi, azote y pesadilla del madridismo, la vida es muy dura. Queda claro que las elecciones dejaron heridas y cicatrices profundas. Queda claro que la economía del club es más triste que el cochero de Drácula. Y queda claro que, en su incomprensible decisión de mantener a Koeman en el banquillo, el Barcelona ha perdido cuatro preciosos meses. Quizá todo eso lo pueda pagar muy caro. O no.  

Que por Barcelona se agarran al clavo ardiendo de Xavi es una realidad. Que en algunos sectores hay exceso de “hype” con la chavalería de La Masia, es otro hecho. Que Gavi, Nico, Ansu, Pedri, Demir y compañía son un soplo de aire fresco pero todavía no son Pelé, Garrincha, Gerson y Tostao, es así. Y no pasar de fase de grupos sería dramático para la economía del club, eso es indudable. Lo sorprendente es que, con el Barcelona en ruinas, haya quien pretenda adelantar los fusilamientos al amanecer del equipo culé, cuando esto acaba de empezar. Que la situación del Barcelona es kafkiana no lo podría negar ni Gaspart. Ahora bien, que Xavi genera ilusión, que el equipo está jugando bastante mejor que antes y que los chavales prometen un futuro dorado, también es indiscutible. Se detecta en el ambiente una mezcla explosiva: la del fiel creyente culé en que ya se ve la luz al final del túnel frente a la risa floja de los que le desean lo peor al Barcelona, que si están tan seguros de la hecatombe culé, quizá deberían esperar y no celebrar por anticipado. Nadie sabe cómo acabará esta película y si finalmente el Barcelona acabará muerto y enterrado en su propia crisis o si, por el contrario, se pondrá de pie y acabará peleando por los títulos, enterrando en su propia bilis a sus enterradores mediáticos. Reírse del Barcelona hoy es gratis, pero quien ríe el último siempre ríe mejor. La historia está llena de ejemplos. Y el Madrid es el mejor ejemplo. Siempre adelantan su fracaso y siempre acaba peleando los títulos. Y ganándolos. El artículo sigue a continuación

Consejo: que nadie saque el champán en noviembre, por si acaso. Porque si el Barcelona está intubado y en fase terminal ¿a quién le puede molestar que sus socios festejen que su equipo vuelva a tener un estilo reconocible y juegue bastante mejor? Los vientos del fútbol suelen ser caprichosos y nadie podría asegurar que las risas de hoy sean el miedo de mañana. Pregunten a Luis Enrique. Miren a Vinicius. Muchos se reían de ellos y ahora esa risa es una mueca ensangrentada. El Barcelona tiene un mal presente, pero está construyendo un buen futuro. Reírse del mal ajeno es gratis, pero igual convendría esperar. Todo es como acaba y no como empieza.

Rubén Uría

Tomado de:https://www.goal.com/es/noticias/reirse-del-barcelona/bltdc388486b6684040

Sobre Bismarck 11733 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

8 comentarios

  1. Excelente artículo, de esos que se pueden aplaudir durante un buen rato. De lo mejor que he leído sobre el tema.

    No se puede enterrar a nadie hasta que está verdaderamente muerto. Y el Barcelona al final acabará más pronto que tarde en puestos de Champions por más que se le diagnostique pelear por la Europa League. Es un equipo grande que puede dar guerra y que tiene entre manos un grupo de muchachos que ya están dando frutos. Con el paso irregular de los que van arriba y la cantidad de puntos que se dejan en el camino no es de extrañar que pueda pelear por la liga.

    Cosas de la vida, de la penuria, del mal rendimiento de Pjanic y compañía, de las lesiones, han surgido las oportunidades primero para Pedri y luego para Gavi, Nico… En condiciones normales estarían jugando en segunda B y ya están asentándose como titulares.

    Siempre respetos al máximo rival, alegrarse de sus males vale, pero no enterrarlo antes de tiempo.

    El Madrid no está en la misma situación pero la cosa no está para tirar cohetes, porque el juego es inestable, la defensa no da garantías y Ancelotti está empeñado en jugar con 11, olvidándose de lo dura de la temporada y de hacer rotaciones.

    Veremos que pasa de aquí a mayo.

      • Equipo grande es equipo grande hasta el ultimo pitazo del partido, nunca mejor dicho, hablaba yo ayer con algunos amigos sobre el tema, y algunos me decian (sobrados ellos de victimismo cosa que detesto la verdad) que no fuera tan sinico por decir que el barcelona le puede sacar un buen resultado al Bayern en Alemania. Es lo que le comentabas, quizas tu repites ese partido 10 veces y el bayern gane 9 o 8 de esos encuentros en el estado actual de cada equipo, pero al final el futbol es 11 contra 11 y todos son profesionales, todos quieren ganar y todos quieren demostrar lo que valen y defender sus colores. Quien piense que el Bayern va a ganar si o si el 8/12 o que el Barcelona ya esta muerto, o no va a salir a luchar su pase esta demasiado equivocado, veremos que pasa, y suerte, no quiero q el Bayern pierda por supuesto, pero me gustaria que el Barcelona clasificara a la siguiente ronda. Veremos que pasa.

  2. Muy buen comentario el que ha publicado usted. Pero que el madridismo se ría y goze con lo que le esta sucediendo al Barcelonismo en estos momentos, es algo natural. Al igual que ustedes lo hacen con la desgracia de los blancos. Eso amigo mio, es muy normal que suceda entre ambas rivalidades. En mi caso, soy de los que nunca dan por muerto al BARÇA. Plantilla tienen para estar en una mejor pocision e historia les sobra. Pero no quita que disfrute de esta debacle y goze con cada derrota que obtenga.
    Saludos.

    • Primeramente saludos. Creo que si se refiere a mi comentario está en un error,
      soy madridista hasta el final.

      Y coincidimos, como expuse en mi comentario, en que alegrarse del mal de máximo rival es válido, pero no se puede exagerar, el karma es jodido y te suele cobrar las cuentas. Me vienen a la cabeza 2 ejemplos clásicos.

      Al iniciar la década pasada en un derby madrileño la fanaticada blanca sacó un cartel (el partido estaba 4-1 en el Bernabeu) que más o menos decía “Se busca rival digno para un derby decente, razones… aquí”. Poco tiempo después los del Cholo paseaban la distancia a nuestra costa, ganándonos la mayoría de los encuentros, excepto en Champions, hasta la llegada de Zidane en el 2016 que mandó a para la fiesta.

      Algo similar pasó en un derby de Manchester, sacaron un cartel los seguidores de los diablos rojos que decía Ustedes tienen el dinero nosotros los títulos. Lo que pasó después es conocido, con goleada de escándalo al poco tiempo,

      Conclusiones, alegrarse pero sin burlarse demasiado del enemigo, porque no sabes cuando te toca a tí quedar debajo de la rueda. Mucha cautela.

    • Un gol en dos partidos con 70 porciento del balón.
      Y el fichaje de Alves.
      El football es estado de ánimo así que si hoy se ríe uno mañana se ríe otro así que no se debe coger tanta lucha. Lo que si puede pasar es que el otro se demore en reír un buen tiempo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*