Ansu Fati: ¿recta final de un calvario de ocho meses?

El extremo del Barça culminará su recuperación en Madrid durante las próximas dos o tres semanas

El club azulgrana opta por el hermetismo y la prudencia con la joven estrella, cuya recuperación ha sufrido mucho contratiempos

Jordi Carné

Jordi Carné

13/07/2021 a las 11:49 CEST En Sport English

18

Han pasado 248 días desde aquel fatídico 7 de noviembre en el Camp Nou, cuando Ansu Fati no regresó al césped del Camp Nou tras el descanso del partido entre el Barça y el Betis. En el minuto 30 del encuentro había provocado un penalti de Mandi que, en un primer momento, no parecía haber tenido mayores consecuencias. El comunicado del Barça pocas horas después del compromiso no pudo ser más demoledor para el joven futbolista, que había empezado su segunda temporada en la élite con unos números espectaculares –cinco goles y cuatro asistencias en diez partidos–, y para los aficionados culés, que encontraban en él uno de los pocos motivos para ilusionarse después de la debacle de Lisboa. Una “rotura del menisco interno de la rodilla izquierda” que le ‘molestaría’ mucho más de los cuatro meses que pronosticó el club en su nota oficial.

Los instantes iniciales de su recuperación ya no invitaron al optimismo. Tras ser operado por el doctor Ramon Cugat, tuvo que estar cinco días ingresado en el hospital antes de poder desplazarse a su domicilio. Las sensaciones ya no fueron buenas desde el primer momento: con el paso de las semanas, la inflamación sistemática de la rodilla afectada le impidió iniciar el trabajo de fisioterapia necesario para la cicatrización de la zona dañada. Y, después, llegaron las infecciones. Todos los contratiempos frenaron enormemente la recuperación de un Ansu Fati que tuvo que pasar varias veces por el quirófano –según ha transcendido, pues el Barça no ha informado con absoluta transparencia sobre el estado del atacante desde que la lesión se complicó– para dejar atrás los problemas y poder aplicar a la rodilla las cargas de trabajo necesarias para volver a los terrenos de juego.

Desde que en mayo le extrajeran parte del menisco original, las sensaciones de la joya de la Masia han mejorado ostensiblemente. La recuperación, por fin, parece seguir los tempos previstos. Ansu no ha tenido vacaciones: ha trabajado de forma incansable para regresar tan pronto como sea posible. Sin forzar nada, claro está. Pero con unas ganas insaciables de volver a tocar balón, de hacer lo que más le gusta. Las dobles sesiones de rehabilitación diarias lo demuestran. Se ha puesto en manos del ‘mago’ Joaquín Juan Sandá, el “fisioterapeuta de las estrellas”, para poner fin al calvario de una vez por todas. Según ‘Catalunya Ràdio’, ayer ‘abandonó’ la pretemporada del primer equipo del Barça tras el discurso de Joan Laporta en el vestuario y tiene previsto culminar la puesta a punto en dos o tres semanas. Durante este período de tiempo se le espera en la Ciutat Esportiva Joan Gamper para someterse a los pertinentes controles médicos y físicos.

Desde la entidad culé se sigue apostando por el hermetismo absoluto. No quieren establecer plazos que lo único que harían es presionar a un futbolista que acaba de empezar su aventura en el máximo nivel. En los despachos del Camp Nou se puede adivinar cierto optimismo, pero también mucha prudencia. Aunque no hay ninguna comunicación oficial al respecto, Ansu Fati no va a jugar los primeros partidos de preparación de la temporada, frente al Nàstic de Tarragona y el Girona en el estadio Johan Cruyff los días 21 y 24 de julio, respectivamente. Para el resto de la pretemporada también es duda. No se puede descartar, de hecho, que tampoco esté en perfectas condiciones competitivas para empezar la Liga el próximo 15 de agosto. Es importante no olvidar que estamos hablando de un jugador que lleva más de ocho meses sin tocar balón. Y que ha sufrido demasiados reveses y adversidades durante el tiempo que ha estado de baja.

¿El ‘fichaje’ del verano?

En estos casos no solo importa el ‘cuándo’ vuelve, sino el ‘cómo’ lo hace. Antes de lesionarse, Ansu Fati maravillaba por su desequilibrio, desparpajo, atrevimiento y efectividad ofensiva. Será muy importante ver las secuelas físicas, pero también mentales, que le ha dejado la lesión. Aceptar –tanto él como los aficionados– que en sus primeros partidos estará lejos de la versión que deslumbró al mundo del fútbol con solo 17 años es el paso inicial para lograr que la acabe recuperando a medida que obtenga ritmo de juego. Es un jugador que no tiene problemas en asumir más responsabilidades de las que le tocarían por su edad, pero para evitar frustraciones el mejor camino a seguir es el de no generar expectativas de máxima exigencia.

Sea como sea, en otra ventana del mercado de fichajes muy complicada en términos económicos para el Barça el retorno de Ansu Fati va a ser una gran noticia para Ronald Koeman y su cuerpo técnico. Las llegadas de Memphis Depay y el ‘Kun’ Agüero también van a reforzar una línea ofensiva pendiente de la renovación de Leo Messi, del futuro de Antoine Griezmann y del más que posible traspaso de un Martin Braithwaite que ha aprovechado la Eurocopa para revalorizarse y ganar pretendientes.

Tomado de:https://www.sport.es/es/noticias/barca/ansu-fati-recta-final-calvario-11906667

Sobre Bismarck 11796 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*