“¡Mirá que te como!”: los tres penales atajados, las provocaciones y el llanto de Dibu Martínez, el héroe impensado

Emiliano Martínez, Dibu, está llorando. Hace un tiempo, no lo conocía casi nadie en nuestro medio. Hoy, ahora mismo, envuelto en la efervescencia de los tres penales atajados, se convierte en el líder del sentimiento. Llama a sus compañeros, a Leo Messi, a todos, como si se tratase de un símbolo del seleccionado. Acaba de ponerse los guantes del arco más grande del país y no le tiene miedo a nada, a nadie.

Invita a sus colegas a cantar, bailar, saltar, a cantar contra los periodistas, a gritar por el equipo. “¡Hay que alentar la selección, oh, oh, oh…”!, es el canto de sirenas, todos juntos, abrazados. Lo miran a él, justamente a él, que no jugó ni sun minuto en nuestro medio y que hoy tiene las manos más grandes de América.

De pronto, llora. “Dejé mi casa hace mucho tiempo… No tengo palabras, pero son lágrimas de alegría. Llevamos 40 días sin ver a nadie, encerrados, somos los únicos que respetaron la burbuja. No vimos a nadie. Esto es para todos, los que limpian, los cocineros, los dirigentes. Es un trabajo de 70 personas, todos vinimos por un sueño. Hoy me tocó a mí ser el glorioso…”, cuenta el arquero, de 28 años, trayectoria casi íntegra en la Premier League y destacada última temporada en Aston Villa.

Emiliano Martínez, Dibu, está llorando. Hace un tiempo, no lo conocía casi nadie en nuestro medio. Hoy, ahora mismo, envuelto en la efervescencia de los tres penales atajados, se convierte en el líder del sentimiento. Llama a sus compañeros, a Leo Messi, a todos, como si se tratase de un símbolo del seleccionado. Acaba de ponerse los guantes del arco más grande del país y no le tiene miedo a nada, a nadie.

Invita a sus colegas a cantar, bailar, saltar, a cantar contra los periodistas, a gritar por el equipo. “¡Hay que alentar la selección, oh, oh, oh…”!, es el canto de sirenas, todos juntos, abrazados. Lo miran a él, justamente a él, que no jugó ni sun minuto en nuestro medio y que hoy tiene las manos más grandes de América.

De pronto, llora. “Dejé mi casa hace mucho tiempo… No tengo palabras, pero son lágrimas de alegría. Llevamos 40 días sin ver a nadie, encerrados, somos los únicos que respetaron la burbuja. No vimos a nadie. Esto es para todos, los que limpian, los cocineros, los dirigentes. Es un trabajo de 70 personas, todos vinimos por un sueño. Hoy me tocó a mí ser el glorioso…”, cuenta el arquero, de 28 años, trayectoria casi íntegra en la Premier League y destacada última temporada en Aston Villa.”Mirá que te como hermano”, el penal que Dibu Martinez le atajó a Mina

“Qué mejor que jugar contra Brasil en la final… Brasil es un equipazo, pero nosotros tenemos a un gran entrenador y al mejor del mundo”, advierte, luego de mostrar que la camiseta celeste y blanca no le pesa, y de contener los disparos de Davinson Sánchez, Yerry Mina y Edwin Cardona (otra vez falló un penal, luego de la polémica definición en el superclásico por la Copa de la Liga Profesional). Antes, durante, habla, gesticula, se acerca a los pateadores. Con Mina, con Miguel Borja (que luego le grita el tanto casi en su cara). Juega al límite Dibu.

“¿Estás cag…?”

“¡Mirá que te como, eh!”.

“Te conozco, tirame a la cara”

“¡Mirame, mirame!”

Emiliano Martínez, Dibu, está llorando. Hace un tiempo, no lo conocía casi nadie en nuestro medio. Hoy, ahora mismo, envuelto en la efervescencia de los tres penales atajados, se convierte en el líder del sentimiento. Llama a sus compañeros, a Leo Messi, a todos, como si se tratase de un símbolo del seleccionado. Acaba de ponerse los guantes del arco más grande del país y no le tiene miedo a nada, a nadie.

Invita a sus colegas a cantar, bailar, saltar, a cantar contra los periodistas, a gritar por el equipo. “¡Hay que alentar la selección, oh, oh, oh…”!, es el canto de sirenas, todos juntos, abrazados. Lo miran a él, justamente a él, que no jugó ni sun minuto en nuestro medio y que hoy tiene las manos más grandes de América.

De pronto, llora. “Dejé mi casa hace mucho tiempo… No tengo palabras, pero son lágrimas de alegría. Llevamos 40 días sin ver a nadie, encerrados, somos los únicos que respetaron la burbuja. No vimos a nadie. Esto es para todos, los que limpian, los cocineros, los dirigentes. Es un trabajo de 70 personas, todos vinimos por un sueño. Hoy me tocó a mí ser el glorioso…”, cuenta el arquero, de 28 años, trayectoria casi íntegra en la Premier League y destacada última temporada en Aston Villa.”Mirá que te como hermano”, el penal que Dibu Martinez le atajó a Mina

“Qué mejor que jugar contra Brasil en la final… Brasil es un equipazo, pero nosotros tenemos a un gran entrenador y al mejor del mundo”, advierte, luego de mostrar que la camiseta celeste y blanca no le pesa, y de contener los disparos de Davinson Sánchez, Yerry Mina y Edwin Cardona (otra vez falló un penal, luego de la polémica definición en el superclásico por la Copa de la Liga Profesional). Antes, durante, habla, gesticula, se acerca a los pateadores. Con Mina, con Miguel Borja (que luego le grita el tanto casi en su cara). Juega al límite Dibu.

“¿Estás cag…?”

“¡Mirá que te como, eh!”.

“Te conozco, tirame a la cara”

El juego de palabras inclinó la balanza de su lado, apoyada en sus vuelos de guerrero. Tiene un estilo diferente al de Sergio Goycochea, juega con el morbo. Pero es un especialista. “Mi hermano siempre atajó los penales, yo le dije que íbamos a ganar por penales”, contó Alejandro, su hermano, en una charla con TyC Sports. Su historia es conocida… aunque no tanto.

Nacido en Mar del Plata, Dibu, apodado así por Pepé Santoro, realizó las inferiores en Independiente, pero no actuó en la máxima categoría. Tuvo participación en el Sudamericano Sub 17 de 2009, que salió subcampeón y pasó a Arsenal, en el que se formó como jugador y persona. No se asentó en el popular equipo de Londres, recorrió Gran Bretaña, hasta que desde la temporada pasada es una referencia del ascendente Aston Villa, que pagó 22 millones de libras, todo un suceso.

Estoy contento no solo por los penales, porque transmite seguridad. Se apoya con sus compañeros del arco, eso es valioso”, asume el DT. Posiblemente, Lionel Scaloni no sea un entrenador de excelencia, suele equivocarse en los planteos y realiza los cambios demasiado tarde. Pero tiene un ojo clínico para las figuras del equipo nacional, que meses atrás eran auténticos desconocidos. En una entrevista con LA NACION hace un mes y medio, se le preguntó al DT si Martínez estaba en igualdad de condiciones con Franco Armani para ser titular, y respondió: “Citamos a los arqueros por su continuidad, por su rendimiento. Para nosotros es fundamental que estén jugando”

“No es el mismo Martínez el de hace dos años que el de ahora. Aventurarse a decir quién va a atajar no corresponde, pero estamos muy contentos con todos, incluso con Agustín Marchesín, que ha hecho una temporada enorme en Porto, y con Juan Musso, que en el mercado de pases del verano va a tener novedades con un cambio de club. Quién va a atajar, no puedo decirlo. Con nosotros siempre atajó Franco, pero cuando empiecen las prácticas veremos cómo está la situación”. Finalmente, con el contexto de Covid-19 del arquero de River, empezó atajando Martínez por las eliminatorias y también en la Copa América. Y sus actuaciones lo mantuvieron en el arco.

Tiene personalidad y muestra seguridad ante sus compañeros, el cuerpo técnico, rivales e hinchas argentinos. Martínez da confianza. Sale bien los centros, vuela como un pájaro. Es fuerte en el mano a mano. También es sobrio y juega simple. Y a la hora de las salidas desde el fondo no se complica: suele jugar largo y hacia una de las bandas para los laterales o corto para un central. A los pases intermedios y hacia el medio, ésos que pueden traer algún riesgo innecesario, trata de evitarlos.

Tuvo un hijo hace cuatro días y aún no conoció a su hija, a la que escucha llorar sobre la imagen del celular. Toca la pantalla; le brota una lágrima, que por ahora contiene: cada vez falta menos. Ahora, después de la batalla, se quiebra: los penales son una hermosa excusa. Se convirtió en héroe…

Tomado de:https://www.lanacion.com.ar/deportes/futbol/hay-que-alentar-la-seleccion-los-tres-penales-atajados-las-provocaciones-y-el-llanto-dibu-martinez-nid07072021/

Sobre Bismarck 11796 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

3 comentarios

  1. Es una pena que tantos jugadores sean profesionales como lo son de ambos equipos de Argentina y Colombia, pero eso parecia mas un partido de niños en un parque, por lo feo que se portaron los dos equipos cometiendo tantas faltas, y del albitraje ni hablar, que pena. Y no quiero decir que se tiene que jugar con garra un partido tan importante como la SemiFinal pero hay que verlo de nuevo parecia mas un partido de Rugby que Futbol Profesional y menos un partido de la COPA-AMERICA. Y fue un buen partido.
    Y que menos decir de el portero diciendole groserias a los que iban a lanzar el penal eso no es de profesionales.
    Que me disculpen pero esta es mi opinion.

  2. Manera de reirme con este portero decia “Te conozco.. te estas haciendo el bloduo eh””estas nerviosito eh” “te conozco se que lado vas a tirar”

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*