La sonrisa de Anfield se traslada al Camp Nou

“Lo vamos a echar mucho de menos”. Éste es el comentario más extendido en el vestuario de Anfield Road por quedarse sin Gini Wijnaldum. A sus 30 años ha decidido no renovar por el Liverpool, donde tenía prácticamente un cheque en blanco, para cumplir dar otro paso en su carrera y jugar por el FC Barcelona. Su despedida fue muy sentida por la caseta ‘red’ y la mayoría de jugadores quisieron hacer público su sentimiento con mensajes entrañables en las redes sociales.

El Barça ganará un centrocampista muy potente físicamente y una sonrisa que difícilmente se borra. “Mi presión en el fútbol es disfrutar del juego, me gustar sonreír”, explica él mismo y así lo manifiesta. Su juego no es vistoso, pero llama mucho la atención su actitud siempre alegre.

Los técnicos son los primeros en agradeces esta actitud. “Se marcha un amigo”, dijo Jürgen Klopp, quien quiso convencerlo de todas las maneras para que continuara. Koeman, quien lo trató en la selección holandesa, también entiende que es una pieza ideal para sumar en la caseta blaugrana.

El talante de Wijnaldum sorprende en un fútbol tan frío y competitivo como el actual. Thiago Alcántara comprobó que tipo de compañero se encontraría desde el primer día. Aunque teóricamente llegaba para disputarle el puesto en la medular y se había abierto un debate en los medios, el holandés fue el primero en recibir a al exblaugrana con los brazos abiertos. Le dio la bienvenida en las redes sociales y pronto congeniaron en la caseta, de la misma manera que con el resto de futbolistas.

Atípica familia de futbolistas

La alegría de Wijnaldum debe estar en sus genes. Su hermanastro es también futbolista profesional, Rajiv van la Parra, al igual que su primo, mucho más conocido, como es el exmadridista Royston Drenthe, quien a sus 34 años se ha enrolado esta temporada en las filas del Racing Murcia, de Tercera División.

La Parra también ha probado la aventura en el fútbol español. Esta campaña se enroló en las filas del Logroñés, donde jugó tres partidos de Liga en Segunda División A y uno de la Copa del Rey antes de marcharse en el merado de invierno al Würzerberg Kickers, de la Bundelista 2. La relación con La Parra fue muy curiosa, como el propio Wijnaldum relató: “Sabía que tenía un hermano, pero no lo conocí hasta que un día vino a un entrenamiento un chico joven con una mujer. Prácticamente no le dije nada porque básicamente me quedé mirando cómo era”.

Ambos congeniaron y jugaron juntos tanto en las categorías inferiores del Feyenoord, como posteriormente en la selección holandesa sub-21. Wijnaldum tuvo más recorrido que La Parra, con quien coincidió en Inglaterra, si bien el hermanastro actuó en equipos de segundo rango como el Middlesbrough, Huddesfield Town, Brighton o Wolverhampton.

El sentido del humor une a La Parra con su hermano, quien declaró en el diario As que su paso por el Lorgoñés no era ‘casual’. “Llamándome La Parra estaba destinado a jugar en el Logroñés” y explicó que con Gini “quizá no nos hablamos todos los días, pero siempre que nos necesitamos estamos ahí”.

Wijnaldum, por tanto, forma parte de una atípica familia de futbolistas, pero con el denominador común de enfocar la vida con esperanza y tomarse el fútbol como un juego encaminado a la diversión.

Tomado de: https://www.sport.es/es/noticias/barca/sonrisa-anfield-traslada-camp-nou-11778334

Sobre villauruguayo 354 artículos
Soy villauruguayo, un simple bloguero que te informará con cada noticia, para que siempre hables con conocimiento y aprendas algo nuevo cada día.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*