El análisis del Barça-Huesca, por el Lobo Carrasco

1 DESTROZO INTERNO CON DOS FOGONAZOS. Cinco defensas para Pacheta; De Jong en el eje central libreta de Koeman. La primera pregunta: ¿dónde situaría a sus diez jugadores de campo el Huesca? En campo propio pero intentando ser elástico para no quedar demasiado hundido

El partido comenzó con el equipo oscense probando a Ter Stegen vía Rafa Mir. Recuperado el balón, los azulgrana comenzaron a indagar por dónde superar el entramado defensivo visitante. Probó también Dest, despejó Álvaro Fernández, y Leo no. El argentino realizó un control diez , para disgusto de Pulido, y con un zurdazo de rosca la puso donde los porteros no llegan ni con escalera. El 1-0 no varió el plan ni del Huesca ni del Barça. Maffeo, en jugada individual, fue capaz de exigirle una gran parada a Ter Stegen.

Trató de templar la embestida blaugrana el Huesca por dentro el conjunto de Koeman fabricaba mucho fútbol. Mandaba Busquets y lucían Pedri, Griezmann, Leo y hasta ¡De Jong! El segundo gol barcelonista no llegó en un remate al larguero de Jordi Alba pero sí con otro gran zurdazo de Griezmann casi a la escuadra. Por fuera Alba,Dest, por dentro velocidad a falta de la iluminación de Ousman Dembélé.

2 NO ESTABA ACABADO. El Huesca estaba en la lona cuando asomaba el descanso. Una contra visitante lo puso en los once metros (un roce con el guante de Ter Stegen a Rafa Mir resultó suficiente en sala VOR) y el delantero no perdonó. El Barça no defendió/presionó como si se tratase del fin de partido y el Huesca volvió a la “vida”.

En el reinicio, Pacheta ensanchó su medio campo bajando a Escriche junto a Doumbia/Mikel Rico y Ferreiro. El Barça tenía pendiente rectificar su concesión y en un buen centro de Messi la frente de Mingueza selló el tercero. Cambios para el Huesca, Araujo al césped y poco después Trincao e Ilaix. No se dio por vencido el equipo visitante y Rafa Mir perdonó su doblete en línea de meta. Bajó el ritmo el Barça, adelantó líneas el Huesca.

3 UN FINAL PROHIBIDO. Último cuarto con el equipo oscense queriendo jugar en campo blaugrana (Pacheta ya tenía toda su artillería sobre el césped) y los de Ter Stegen demasiado…relajados.

Perdieron balón y metros pero lo más doloroso fue ver cómo fallaban iniciando el juego. La salida de Frenkie De Jong (en París fue “Beckenbauer”) se notó muchísimo y la cadena del fútbol-control

azulgrana se rompió. Lo aprovechó el Huesca aunque sin remate final en área de Ter Stegen. Griezmann primero, Busquets y Araujo después, evitaron un final feo observando el primer acto blaugrana con excepción de la jugada/penalti “regalado”.

Messi abrió y cerró el 4-1 pero la lección a no repetir es el mal final del equipo. Ter Stegen tiene voz y mando para no permitir que sus compañeros se junten tan atrás y los veteranos, también. Se gana primero y se asegura al final si el físico no da. Todo con la pelota.

Sobre neymar11 4086 artículos
Mi nombre es Jorge Infante Verdecia, vivo en la provincia de Holguín. Soy fiel seguidor del FC Barcelona y Brasil, es decir fanático del buen fútbol.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*