Desde el Córner “La esperanza se llama Koeman” (NUEVA SECCIÓN)

Por: Waldo Salgado Bello

Sin físico no hay victoria.

Una Champions en nueve años; una Champions en nueve años y tres humillaciones monumentales. Esta era la idea que retumbaba probablemente en la cabeza de Messi cuando intentó ejercer su cláusula liberatoria para salir del F.C. Barcelona, y que finalmente terminó con su permanencia, al menos, una temporada más. El Barcelona lleva haciendo el ridículo en Europa desde que con Luis Enrique a la cabeza alcanzáramos el segundo triplete, y este año terminamos poniéndole la tapa al pomo, como se dice popularmente, protagonizando la goleada más escandalosa que se había visto en mucho tiempo en la máxima competición europea: el Bayern nos metió 8.

Pero ¿habrá solución o estamos condenados a que este curso se repita nuevamente la historia y tengamos que ver a Messi dejar el club de su vida, con la cabeza baja?

Yo creo que sí la hay, y viene en forma de un señor holandés que con su gol nos dio la primera Champions de nuestra historia: Ronald Koeman. Y es que en mi opinión la principal razón que nos llevó al fracaso en los cursos anteriores fue la desastrosa preparación física. Al Barcelona simplemente no le daba la máquina, era capaz de hacer buenas primeras mitades, pero terminaba los partidos pidiendo la hora: Eso pasó en Roma y en Liverpool; y contra el Bayern fuimos superados en intensidad desde el minuto uno, al punto de que los últimos goles nos lo marcaron prácticamente caminando. En el fútbol de hoy en día la técnica y la estrategia tienen que venir necesariamente acompañadas forma física e intensidad.

Tanto con Valverde como con Setién este aspecto fallaba. Sobre todo con este el último que prometió y prometió pero de hacer poco, demostrando que no basta decir que eres cruyffista, sino que hay que demostrarlo. Mucho podemos hablar de ellos: quizás los superó un vestuario plagado de estrellas al cual no era tan fácil administrar y menos cuando eres entrenador que no perteneces a la casa ni tampoco cuentas con un currículo de talla mundial, tal vez simplemente no le brindaban la importancia necesaria a la preparación física, pero el hecho es que no fueron los indicados.

Para darnos cuenta de la importancia de la preparación física solo tenemos que mirar a nuestros no tan queridos amigos de Madrid. Zidane desde que retomó el equipo tenía claro que este era un aspecto fundamental y para ello trajo consigo al que fuese el preparador físico de la Selección de Francia para el Mundial de Rusia, Grégory Dupont, y bueno ya todos sabemos lo que pasó, amén de posibles ayudas arbitrales (las cuales no entraré a valorar) el Real Madrid cerró la temporada con pleno de victoria dando cátedra de intensidad en el juego.    

Todo esto nos lleva de regreso a Ronald, quien eligió a Albert Roca como preparador físico, que ya ocupó este puesto durante la etapa de Rijkaard (2003-2008) y regresa para devolver el máximo nivel físico al equipo. Ya se ven los primeros aires de cambio con los reportes de sesiones de entrenamientos dobles y un trabajo físico intenso. Esto me hace confiar en Koeman, que además de lo mencionado se dice que ha impuesto férrea disciplina dentro del vestuario para entrar en cintura nuevamente a la plantilla y recuperar las costumbres que hicieron a Guardiola tan exitoso en el Barcelona. Ahora solo hace falta que se mantenga así y no disminuya la exigencia, pero con los galones que le da ser historia viva del barcelonismo, no creo que haya ningún jugador que se atreva a salirse de la línea trazada.

Solo el tiempo dirá si esto es otro espejismo o verdaderamente es la luz al final del túnel, pero de momento el barcelonismo puede ilusionarse.

De los dilemas posicionales y otros asuntos.

Ya se acerca el primer partido de pretemporada del Barcelona y todos los barcelonistas deberían esperarlo como cosa buena. No porque será un gran partido, sino porque nos mostrará los primeros cambios tácticos que introducirá Koeman en el equipo. He de confesar que nunca he sido un seguidor de su trabajo pero por lo que he oído no puedo evitar ilusionarme. Por ello abordaré aquí mis impresiones de lo que creo que Ronald nos tiene guardado, o en su defecto, lo que creo que debería tratar de implementar.

Griezmann: el pollo sin cabeza

No me he cansado esta temporada de oír críticas a Griezmann: que si no marca, que si Messi no lo quiere y hasta etc. La verdad es que el galo hizo una temporada de 15 goles en 48 partidos, nada mal para ser la primera. El que espere de Griezmann un goleador desatado como Suárez puede ir sentándose tranquilamente, ese no es el tipo de jugador que es el francés, y para darse cuenta solo hay  que mirar sus medias goleadoras de temporadas anteriores (21 en 2018-2019, 29 en 2017-2018) que solo son un poco más altas. Y es que el principal problema de Griezmann esta temporada fue la mala utilización que le dieron. Solo hay que recordar los partidos donde era un continuo sube y baja del jugador, enfrascado en tapar huecos defensivos en un equipo desorganizado y realizado presiones infértiles al no ser acompañado por sus compañeros, esto sin contar que pocas veces ocupó su posición natural. El sacrificio defensivo lo lleva en la sangre, de eso se encargó el Cholo, pero ese sacrificio mal enfocado por el entrenador lleva a que su temporada aunque no fuese tan mala, parezca que fue pésima llevándolo a pasar desapercibido durante los partidos. Qué diferente fuesen las cosas si Griezmann ocupara su posición de delantero, si su sacrificio defensivo estuviese acompañado por un equipo que baja a defender en bloque y su presión arriba fuera imitada por sus compañeros. Sin duda Griezmann volvería a ser el jugador que ganó un Mundial y llevó al Atlético a dos finales de Champions. Por eso mi recomendación es: Griezmann debe jugar en su posición y ser respaldado por un equipo ordenado para que deje de correr como pollo sin cabeza.

De Jong: el genio retenido

De Jong, la gran esperanza barcelonista para el medio campo y el heredero del estilo, esta temporada no brilló todo lo que debería. Vio frenada su magia creativa por el hecho de tener que estar preocupado por la defensa. Varias veces lo vimos ocupar la posición de Busquets, pero fue ahí cuando más desaparecido estuvo ¿entonces qué sucede si esa es su posición natural? El gran problema es que no está acostumbrado a jugar de la manera que pretendía su entrenador. En el Ajax ocupaba esa posición, pero siempre secundado por un Schone que hacía las tareas de cubrirle la espalda cuando salía en incursiones ofensiva. En Barcelona esto no ocurría. En ocasiones se encontraba acompañado por Vidal, que olvidaba sus tareas atrás para ir a incorporarse como un delantero más, otras veces lo acompañaba Busquets que aunque quisiera cubrirle las espaldas no daba abasto dada la desorganización del equipo. He de decir que muchas de las ocasiones en las que demostró su lado más jugón estaban acompañado de Rakitic, que si podía cubrirlo. Por eso mi recomendación: De Jong debe jugar con al lado de alguien que cubra sus espaldas y le dé liberta para desplegar su genio ofensivo, este jugador a todas luces debe ser Pjanic, ubicándolos en forma de doble pivote (Formación 4-2-3-1)

Busquets: controlador de juego

Busquets sin duda acaba de firmar una de las temporadas más pobres que le recuerdo. El paso del tiempo unido al mal juego colectivo lo han llevado a ser uno de los más señalados, y a estar hasta hace poco en la rampa de salida. A día de hoy es un hecho que el entrenador cuenta con él, pero lo que está muy claro que tendrá que ceder un poco de espacio a las nuevas generaciones. Busquets siempre ha sido un excelente contención capaz de cubrirle por si solo las espaldas al mediocampo, pero en base al buen posicionamiento y a la anticipación, no a la velocidad ni a la potencia física, y fue ese su problema esta temporada. En un equipo tácticamente desorientado donde muchas veces lo vimos teniendo que ir a intentar ganar en velocidad balones en el lateral, ante las subidas sin retorno de Alba, no había lugar para que un Busquets, que ya no es precisamente joven, pudiese hacer despliegue sus capacidades. Por eso mi recomendación: Busquets no está para ser titular en un equipo en reconstrucción, pero si es una buena herramienta para ayudar a cerrar partidos donde más que el juego vertiginoso y ofensivo se hace necesario poner una pausa mediante el control del juego.

Alba: la lateral es de doble sentido

Otro de los grandes señalados de la temporada. Protagonista de más de un enfado de la afición por dejar su posición a merced de los atacantes. Alba se ha caracterizado siempre por ser un lateral especialmente bueno en el ataque sin descuidar demasiado sus labores defensivas, pero los años no pasan en vano y las grandes corridas de Jordi hacia adelante provocan que ya regresar a defender no sea tan fácil, provocando que su lateral sea un hueco por el cual asaltar la defensa. Quizás algunos piense que siempre Jordi Alba ha sido igual, y que nunca se ha preocupado demasiado por bajar a defender; puede que tengan razón, pero hay que tener en cuenta que eran otros equipos, más organizados y capaces de cubrir esos agujeros sin demasiado esfuerzo. A día de hoy el Barcelona no puede darse esos lujos, como se demostró la temporada pasada. Por eso mi recomendación es: Quizás sea hora de darle confianza a Firpo o, en caso de que siga Alba con la titularidad, restringir sus subidas y recordarle que la lateral es de doble sentido, subida y bajada. Ahora solo falta que Koeman haga estas u otra modificaciones, que él con su experiencia considere relevantes. Creo sinceramente que no le temblará la mano para poner a cada cual en su lugar, sustituir el emblemático 4-3-3, que en vista de la plantilla con la que cuenta es lo más lógico, e incluso comenzar a darle una mayor dosificación a Messi en partidos, que por el resultado, no se hace necesaria su presencia en el campo. Ya tiene antecedentes de hacer revoluciones en el Valencia e incluso en la propia Selección de Holanda, y no quepa duda que el Barcelona será la próxima.

Sobre neymar11 4086 artículos
Mi nombre es Jorge Infante Verdecia, vivo en la provincia de Holguín. Soy fiel seguidor del FC Barcelona y Brasil, es decir fanático del buen fútbol.

6 comentarios

  1. El problema de Griezmman mientras esté Messi no se va arreglar porque defensivente aporta muy poco. Recuerden que cuando llegaron Suares y Neymar era el uruguayo quien tenía que hacer la labor defensiva de Messi hasta que no pudo mas y empezaron los problemas del Barca.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*