Opinión:Un respeto para el Barça

Xavier Bosch

Síguelo en:

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Enviar por mail Actualizado a 19-08-2020 08:22

Mi abuelo, con la insignia del Barça siempre en la solapa de su americana, fue socio durante 70 años. Jamás vio ganar la Copa de Europa a su equipo. Eso sí, recordaba sus 9 ligas vividas a tope, la magia de Kubala y el Barça “de las 5 Copas” con la emoción de la memoria. Era un Barça sin twitter ni TV3 pero con un entorno siempre agitado. Mi hija, en 14 años de socia, ha celebrado 4 Champions, 2 tripletes y otras 9 ligas. En este periodo hemos visto a Messi como el mayor espectáculo del mundo a cada partido, y la sublimación del fútbol con Guardiola , y una cantera de lujo con Xavi-Iniesta, Puyol-Piqué, Busquets-Pedro , y extranjeros fueras de serie no siempre del todo comprendidos.

Pero, por más rabia que dé, todo llega a su fin. El ciclo ha durado mucho más de lo que vaticinaron, hartos del reinado futbolístico de Messi, los medios de Madrid hace más de un lustro. Hemos gozado lo indecible durante 14 años, pero la magia ha terminado de la peor manera, con el 4-0 de Anfield y con el 8-2 de Lisboa, la rechifla que pasará a los libros de historia y que tendremos que aguantar todas nuestras vidas. Ni Quique Setién merecía manchar su expediente con este bofetón, ni los jugadores merecían tal tortura pública, ni especialmente el Barça y sus aficionados merecíamos esta pesadilla que nos ha cambiado el humor y nos ha quitado el sueño. Lógicamente, las reacciones y las críticas, al igual que las responsabilidades deportivas, van en cascada.

Desde el presidente hasta el último jugador. Gerard Piqué , en caliente, tras la derrota, pedía cambios a todos los niveles y se ofrecía para ser el primero en irse. No se trata de eso. Algunos jugadores tendrán que largarse y dar paso a otros con más hambre, con la mente limpia y con las piernas más frescas. Es ley de vida futbolística. Pero el Barça no puede caer, de nuevo, en el mismo error de Berna o de Atenas, tras perder sendas finales de Copa de Europa. En 1961, después del 3-2 ante el Benfica, Ramallets y Kubala anunciaron su adiós, Czibor se fue al Espanyol y Luis Suárez –el único balón de oro español- había sido vendido al Inter, incomprensiblemente, cinco días antes de la final. En 1994, el 4-0 del Milán significó el entierro del Dream Team y el doloroso adiós de Zubizarreta y Laudrup, que terminó en el Madrid. En los dos casos, tras años gloriosos, una derrota cruel conllevó marchas dolorosas y tocó recomenzar de nuevo. Ahí estamos otra vez.

En esta ocasión, y por más fastidiados que estemos por la tunda del Bayern, y porqué defendimos como infantiles ante profesionales, no debemos volver al abismo emocional. El vacío de quedarnos siempre con lo último, con lo malo, es una trampa perversa. Pues no. Un respeto para el Barça. Al barcelonismo, nadie va a quitarnos lo que hemos vivido, gozado y ganado durante tantos años. Con los futbolistas como protagonistas. Sí, era su trabajo. Sí, han jugado al lado de Messi , que les ha hecho mejores a todos. Pero a pesar de Roma, Anfield y Lisboa, agradecimiento eterno y veneración por lo que nos han hecho disfrutar todo este tiempo, muy por encima del mejor sueño culé. Luis Suárez ha superado en goles a Kubala, un respeto. Piqué y Busquets han ganado 8 ligas, 3 Champions y 2 tripletes, un respeto. Jordi Alba aún dio el pase de los dos goles que le marcamos al Bayern… Nadie está acabado, pero nadie es intocable. Ya nadie debe jugar “por jerarquía” como decía y hacía Setién . Quizá es algo tramposo cacarear toda la vida que no eres un club resultadista y, cuando te azotan con el peor marcador, las filias hacia tus héroes se conviertan en fobias. Con los dirigentes lo entiendo, con los jugadores menos.

ME HA GUSTADO

El balón parado ha funcionado

Se cierra una temporada para olvidar. Pero, con los números en la mano y aunque sea doloroso mirar estadísticas que cuentan partes del drama, hay un dato en que el Barça ha mejorado respecto a temporadas anteriores. A balón parado. Tanto a favor como en contra. De los 110 goles del equipo, 22 han sido a balón parado. Se han marcado 5 tantos de córner (2 de Lenglet, Griezmann, Vidal y D. Costa en propia puerta) y, en cambio, se ha encajado un solo gol de saque de esquina en toda la temporada (Rochina del Levante en el Camp Nou). Recordemos que las dos últimas ediciones de Champions, el Barça cayó eliminado por sendos remates de córner de Manolas y Origi. Otra dato positivo del balón parado es que esta temporada se han anotado todos los penaltis que el equipo ha tenido a favor. Los 7 tantos se los han repartido Messi (5) y Suárez (2). En lo que a libres directos se refiere, Messi ha marcado de nuevo la ley. De las 55 faltas que ha gozado el Barça, Leo ha chutado en 49 ocasiones y ha marcado 5. Un buen 10% de gol. En contra, Ter Stegen ha encajado 2 goles de 22 faltas directas en contra. El mismo porcentaje a favor y en contra… y esa rosca de Aspas en el descuento que nos birló media liga.

NO ME HA GUSTADO

Hay que saber perder

En Lisboa, sufrimos por todo. Para que en la segunda parte el Bayern no tuviera la eficacia de la primera (y la calcó), para que no nos metieran el quinto (y llegó), para que el VAR anulará el sexto (y lo concedió), para que al menos Coutinho no marcase (y metió dos casi sin querer)… En plena humillación, tuvimos que sufrir también por la imagen de deportividad que daba el Barça. La desesperación y la frustración de los jugadores no debía traducirse en una imagen que pudiese dañar, también en la faceta del fair-play, nuestro escudo. Y, ya entrada la debacle, la forma de ver las tarjetas amarillas de Luis Suárez, Alba y Arturo Vidal nos hicieron temer una pérdida de papeles, en plano corto televisivo, que rayaban el bochorno. La forma de protestar, la manera de lanzarle el balón al árbitro como hizo Alba, no nos hacían estar orgullosos del comportamiento. Los valores se demuestran también en la derrota. Y a pesar de ser tres jugadores de carácter, de los que odian perder a toda costa y, menos aún de esa manera, la forma de mandar a freír espárragos a un arbitro, que no tuvo culpa alguna, les perjudicaba a su imagen y a la de su Club. Podemos perder la Champions y la dignidad, pero no la elegancia en la debacle.

MALA LECHE

1. Que el ciclo triunfal del Barça tuviera su apagón definitivo en el estadio ‘Da luz’ es una paradoja sin gracia.

2. El Barça es un Club que cuando las mujeres ganan por 10-1 faltan al respeto al rival por abusonas y cuando los hombres pierden por 8-2 es una crisis institucional.

3. ¿Soy el único socio que todavía cree que, con 1-1 en el marcador, si el palo de Messi, el 1 contra 1 de Suárez ante Neuer o la mejor jugada de Leo hubiesen entrado, otro gallo habría cantado?

4. ¿Arturo Vidal era el único jugador de la plantilla que, cuando en la víspera de Lisboa dijo que “somos el mejor equipo del mundo y mañana lo vamos a demostrar”, realmente se lo creía?

Tomado de:https://www.mundodeportivo.com/futbol/fc-barcelona/20200819/482905904506/un-respeto-para-el-barca.html

Sobre Bismarck 11502 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

12 comentarios

      • El hecho de que el autor del artículo sea el único que cree que otro gallo hubiera cantado ante esos supuestos, tiene todo el sentido del mundo.
        Solo con ver las oportunidades que falló el Bayern, la manera en que fue a por el partido, indica que de la forma en que lo piensen el resultado sería practicamente el mismo.
        Es cierto que todo queda en el marco de la especulación, pero creo que eso no cambiaba absolutamente nada.

        • Es un pensamiento que más de un culé tuvo. No obstante, todo queda en el terreno de la especulación. Quizás el Bayern al ver que el Barcelona le remontaba el marcador antes del minuto 20 hubiese detenido un poco su furia, y el Barca hubiese subido sus prestaciones. Pero eso nunca se sabrá.

  1. Seamos realistas amigos… este barça no le iba a ganar a este Bayern.. miremos los precedentes de ambos equipos.. miremos los primeros 30min del Bayern su disposicion fisica y psicologica, sus ganas, su entrega, vamos…. con Busquets en el medio ya no le ganas a un top de Europa, solo por mencionar a un jugador

    • Todo eso está muy bien. Pero no me negarás que si ambas entran y antes del minuto 20 el marcador está 3-1 a favor del Barcelona, el partido cambia radicalmente. Quizás no el hecho de la victoria del equipo bávaro, pero 8 a 2 no iba a ser, eso puedes apostarlo.

      • Vale.. eso si.. pero era un partido a perder amigos… podía haber quedado otro marcador más corto, pero había que ver las ganas de nuestros jugadores , sus errores , el planteamiento fue muy malo, un planteamiento a esperar , sin presión , sin arriesgar en ninguno de los 90min…… ya toca cambio y cambio grande… pues con esta plantilla tan desgastada no da … ahora hay que enfocarse en lo que diga Koeman y las acciones que irá tomando el club.. toca dar salida

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*