“Los valores de Messi me sirven para criar a mis hijos”

  • Diego Martínez, el técnico argentino récord, debutará en Primera en Godoy Cruz
  • Recuerda la semana de visita y observación en La Masia que lo marcó para siempre

No existe ninguna señal sobre cuándo y cómo regresará el fútbol argentino después de la pandemia. Eso sí, entre todos los interrogantes, luce la confirmación de un hecho inédito que dispara múltiples curiosidades. Se trata de un entrenador que debutará en un equipo de Primera División con apenas 41 años, con cuatro de trayectoria como DT y después de haber dirigido en todas las categorías del Ascenso. Sin embargo, más allá de los matices temporales, si tantas expectativas envuelven a Diego Hernán Martínez es, en gran parte, porque cumplirá su sueño abrazado a una filosofía futbolera que podría resumirse a la perfección en el Barcelona y en Lionel Messi.

Abrirse camino en el fútbol grande de Argentina desde siempre les cuesta más que mucho a los técnicos que dirigen en categorías menores. La mayoría desembarca pasados los 50 años, tras un largo y desgastante peregrinaje por divisionales del Ascenso. Godoy Cruz de Mendoza rompió con ese paradigma. Eligió a Diego Martínez, quien cumplirá 42 el 16 de noviembre. Su currículum dice que ya fue entrenador de Ituzaingó en la Primera D, de Midland y Cañuelas en la Primera C, de Comunicaciones en la Primera B y de Estudiantes de Buenos Aires en la Primera Nacional, la segunda categoría argentina. Un recorrido a toda velocidad con el Barcelona y con Messi en la piel.

Hubo un personaje clave en esta historia. Jorge Raffo, apodado Coqui, fue quien le dio a Diego Martínez en 1997 la posibilidad de debutar como futbolista en el primer equipo de Almirante Brown, del ascenso argentino. Establecieron una muy buena relación, que siempre con el tiempo se iba alimentando. Tras dar varias vueltas por distintos clubes y luego de una cuarta operación de rodilla que lo empujó a abandonar este juego fantástico, el DT que ahora marcará un récord aceptó la invitación para ser parte del cuerpo técnico de Coqui: “Estuvimos juntos siete meses en el Proyecto Barcelona”.

Diego Martínez, entrenador de Godoy Cruz, en la Ciutat Esportiva del Barça
Diego Martínez, entrenador de Godoy Cruz, en la Ciutat Esportiva del Barça

El flamante DT de Godoy Cruz explica: “Eran las escuelas del Barça en Argentina. Cada año se armaba una selección, esos jugadores viajaban y se entrenaban con los chicos de La Masia. Si alguno convencía, se buscaba el modo para que se quedara. Era captar futbolistas buscando a un nuevo Lionel. Después, él se fue como Coordinador de Juveniles a Boca y me llevó. Ahí trabajamos juntos otros cuatro años”.

No duda Diego Martínez: “Trabajar en el proyecto Barcelona me cambió la cabeza. Me permitió conocer en profundidad el por qué de esa forma y cómo lograrla a partir del entrenamiento. Así empecé a entender el entrenamiento integrado, o el microciclo estructurado de Paco Seirul.lo.

Diego Martínez, entrenador de Godoy Cruz, con Joan Vilà
Diego Martínez, entrenador de Godoy Cruz, con Joan Vilà

Nosotros entrenamos todo el tiempo situaciones de juego, tomamos al futbolista como el principal actor del proceso, como dice Seirul.lo. Pero también nos nutrimos de la periodización táctica porque practicamos mucho a partir del modelo de juego. Hay otra metodología intermedia, la de Tito Ramallo, que se llama la intensidad táctica y también la tomo en cuenta. Como además soy profesor de educación física, siempre fui de preguntarme mucho el por qué de las cosas. En definitiva, son corrientes que difieren en algunas cuestiones, pero la esencia es la misma”.

Leo, en su perfil de Whatsapp

Messi aparece en la foto de Whatsapp de Diego Martínez junto a sus hijos Juan Cruz (15 años) y Valentín (12). No es casualidad. El técnico récord en Argentina adora a Lionel. Y lo explica: “Soy fanático de Messi no sólo por lo que juega. También por lo otro. Es un líder con todas las letras, que se mantiene y que se reinventa todo el tiempo. Es el mejor. Me gusta mucho su personalidad. Es más, sus valores me sirven para criar a mis hijos. En muchas cosas es un ejemplo: nunca se queja, se levanta y juega, tiene los objetivos muy claros, siempre está a disposición de su país, nunca declara fuera de lugar, no busca problemas, siempre está cerca de su familia… Además de todo lo que genera dentro del campo, es un ejemplo para todos los argentinos, no sólo para mí”.

Aquellos 20 segundos con Messi

Esa devoción empuja a Diego Martínez a contar la anécdota de una foto que él también se sacó con el genio del Barcelona el mismo día que la obtuvieron sus dos niños, aunque no suele utilizarla en su Whatsapp “porque me da un poco de vergüenza”.

No olvidará jamás el paso a paso de aquel instante dibujado en su visita a La Masia: “Yo quería dos fotos. Una con Leo, principalmente, y otra con Puyol, porque tenía todo lo que debe tener un capitán para mí. En Grecia jugué contra Lucas Scaglia, que es uno de los mejores amigos de Leo. Lucas me dijo que los nenes se le tiren de cabeza. Yo le hice caso: un poco más se los tiro encima jajajaja. Como excusa para hablar alguna palabra, le dije a Leo que le mandaba saludos Lucas Scaglia. Me preguntó si lo conocía. Le conté que nos habíamos enfrentado. Habremos charlado veinte segundos. Después de la foto con mis chicos, le pedí una conmigo. Me la sacó mi hijo más grande, que tenía 10 años. Pobre Juan Cruz: le había metido una presión bárbara pidiéndole que la saque bien porque si no lo mataba jajajaja. Y por suerte, salió bien no más”.

El sueño de una semana en La Masia

Ya Diego Martínez había comenzado su aventura como entrenador de las divisiones juveniles de Boca. En esa época fue cuando cumplió un sueño: visitar La Masia. Una experiencia que jamás olvidará. Esa puerta se la abrió Jorge CoquiRaffo. Un hombre que lo había hecho debutar como futbolista, que lo había citado un tiempo atrás para el “Proyecto Barcelona” en Argentina y cuyos aceitados contactos con el Barça le permitieron saborear momentos únicos: “Fue increíble todo”.

Recuerda cada instante con precisión notable Diego Martínez: “En esa época, el técnico del Barcelona era el Tata Martino. Su preparador físico era Manu Alfaro, que había jugado conmigo en Ituzaingó. La cuestión es que estuve una semana en La Masia. Tuve una entrevista muy rica de una hora con Joan Vilà, que era el director de metodología. Recuerdo que nos recibió Albert Puig. Recorrimos, vimos varias categorías”.

Fueron días llenos de asombro y de aprendizajes que lo nutrirían para siempre: “La estructura de entrenamientos era siempre la misma: el rondo de iniciación, el juego de concepto en la mitad y el juego final con el arco para provocar el estímulo competitivo… Los chicos siempre relacionados con la pelota”.

Ahí Diego Martínez establece un puente con Argentina: “Es más o menos lo mismo que nosotros hacíamos cuando éramos chicos y jugábamos en la calle. Ahí terminé de darle forma a mi pensamiento como técnico. Esa es la esencia. Yo creo que la gran virtud de la escuela española es sistematizar el ‘potrero’, eso que en Argentina siempre hicimos de modo natural y con el tiempo en nuestro país fuimos perdiendo. Me gusta mucho todo lo que tiene que ver con el Barcelona”.

Tomado de:https://www.mundodeportivo.com/futbol/fc-barcelona/20200625/481940001205/los-valores-de-messi-me-sirven-para-criar-a-mis-hijos.html

Sobre Bismarck 11545 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*