Olé: “El mensaje para Messi es que no juegue con el pasado”

Y decime Ratón…”. La charla de Olé con Ayala arranca con su consejo, que obviamente tiene un porqué. “Roberto es mi papá, y por eso de pibe me decían Fabián. Pero cuando me fui a España allá todos me llamaban Roberto. Así que decime Ratón, es lo mismo, jaja”, sonríe el mismo tipo que ahora, con 47 años, recuerda que ese apodo que le puso Radaelli en Ferro (“por el otro Ayala”) nada tenía que ver con cómo lo llamaban de pibe en Paraná… “Me decían Cebolla porque, cayera como cayera, lo hacía de cabeza. Entonces los amigos de mi viejo me empezaron a decir que era como una cebolla: cuerpo chiquito y buen tamaño arriba, y que por eso me iba de cabeza al piso”, cuenta.

Le digan como le digan, su nombre ocupa un lugar de privilegio en las páginas del fútbol argentino y también europeo. Prácticamente no necesita presentación, apenas un resumen: jugó en Ferro, River, Racing, Italia y España. Y es uno de los defensores históricos de la Selección: el cuarto futbolista con más presencias después de Javier Zanetti, Lionel Messi y Javier Mascherano. En total, jugó 115 partidos y convirtió siete goles, habiendo disputado los mundiales de Francia, Corea-Japón y Alemania. Pero además, hoy Roberto o Fabián o Ratón está de nuevo metido en el mundo de la celeste y blanca ya que, junto a Pablo Aimar y Walter Samuel, es uno de los ayudantes de campo de Lionel Scaloni​.

Ayala y Messi fueron compañeros en la Selección, y hasta disputaron un Mundial. Hoy, otra vez juntos.

-¿Qué hacés en cuarentena? LAS NOTICIAS DEL DEPORTE

-Depende, ahora es como que me acuesto mucho más tarde y no porque me quede viendo series, sino que me tocaba ver más partidos. Entonces me quedo, me engancho y ya me desvelo. Intento que cuando tenga que ir a la habitación sea para dormir y no para quedarme con el teléfono. Trato de cansarme. Me levantaré cerca del mediodía, pero salgo de la cama y no vuelvo más. Una vez que me levanto, ordeno, me ocupo en movimiento, hago alguna clase de gimnasia, charlo con mis hijos… Voy cambiando las rutinas para no cansarme. Veo mucho fútbol, hago anotaciones para cuando todo se retome.

-Debés tener amigos en España por tu paso allá, ¿qué te dicen del virus?

-Que por favor nos cuidemos, que hagamos bien las cosas, que estamos a tiempo, que ellos creían que no y ahora la están pasando muy mal. Yo tomo ese mensaje y lo paso como que hay que cuidarse, pero no metiéndole temor al otro porque eso es lo peor que nos puede pasar, entrar en pánico, hacer circular cosas que por ahí no son las reales. A mí lo que me crea un poco de incertidumbre es cómo va a ser cuando retomemos la vida normal, evidentemente va a ser diferente.

-¿Imaginás cómo puede ser el fútbol?

-No… Sinceramente no me lo imagino. Creo que iremos resolviendo a medida que vaya sucediendo. No sé cuánta información real tenemos… Hay que apoyarse en los profesionales, los que están en el tema. Creo que este momento nos sirve para saber dónde estamos parados, adónde queremos ir, qué estamos haciendo bien y qué no. Este parón es más para el ser humano en sí. Hay que hacer un trabajo más como sociedad, cada uno en lo personal para ser mejores como sociedad.

-¿Notás falta de compromiso?

-Hay gente que le está poniendo el cuerpo y es a los que aplaudimos, los sanitarios, los que atienden a los que más necesitan. Me tocó ir a donar sangre por una campaña muy buena que hubo y vi mucho movimiento en la calle… Y no sé si todo ese caudal son de necesidades primarias. Eso me asusta. Ahí voy al miedo que te decía…

-¿Te tocó algún caso cercano que se haya contagiado?

-No, salvo los chicos de Selección.

-¿Pudiste hablar con Dybala y Pezzella​ después de que dieron positivo?

-Paulo no es de los jugadores que me tocan, porque nosotros nos dividimos los futbolistas y después pasamos toda la información a nuestro grupo. Estamos en contacto con los dos. Walter (Samuel) es el encargado de hablar con ellos porque está en Italia. Hay una comunicación fluida para apoyar desde la palabra en este caso.

-¿Cómo es el trabajo de cuerpo técnico de Selección en estos en tiempos?

-Al no haber fútbol es complicado seguir trabajando en el llenado de partidos. Hoy cada jugador tiene el plan de entrenamiento de su propio club, tienen rutina de nutrición, de prevención, etc. En nuestro caso es un acompañamiento, alguna que otra duda que puedan tener sobre qué tipo de entrenamiento, cosas que puedan llegar a necesitar, está el profe (Luis Martín) las 24 horas. Es él quien está en contacto mediante un grupo cerrado que tiene con casi todos los futbolistas. Ahí pueden volcar inquietudes. Nosotros vamos tomando toda la información que nos llega. Si hay necesidad de que pase ya a un llamado del doctor, en este caso de Daniel Martínez, se los llama.

-¿Y charlan entre ustedes?

-Sí, hacemos un repaso de las charlas que vamos teniendo con los futbolistas. No te podés poner a analizar lo que pasó antes, o lo que estuvimos haciendo para jugar estos dos primeros partidos de Eliminatorias, que aún no sabemos cuándo se van a jugar. Sí había un trabajo con los jugadores que podían llegar a venir y con los equipos que íbamos a enfrentar. Las demás selecciones están igual que nosotros, ninguna corre con ventaja, empezamos a la par y todos tendremos los mismos problemas.

-¿En qué momento los agarró esto?

-La palabra es entusiasmo. Sentíamos que había una buena energía, estábamos bien, los amistosos fueron más o menos para el lado que queríamos… Había ganas de empezar. Estábamos trabajando lo mental, en saber qué se estaba jugando en cada partido, y esto es como que aflojó. Sabemos de la importancia que tiene una Copa América, que evidentemente pasó para el año que viene, o las Eliminatorias, que serán el próximo compromiso.

-¿Se insiste más en la parte motivacional del jugador, teniendo en cuenta este parate?

-Hoy el diálogo en esta situación es más relajado, porque te dispersás. Si vos me decís que hay una fecha, que hay un objetivo, entonces vos trabajás a partir de ahí. Pero hoy ese objetivo, ese partido, ese compromiso, no está. Entonces ¿de qué me sirve cargarle al jugador con el peso de la información? O decirle “mirate este video”, “mirate lo otro”… O sea, si el jugador nos lo pide, está. Si necesitan algo, hay predisposición para charlar, para debatir, para mirarse, porque también cada uno tiene su recorte de los momentos en que han estado en la Selección y de entrenamientos. El jugador en su cabeza tiene que estar pensando en pasar este momento, en estar bien con su gente. El que está acompañado, mucho mejor, y el que está solo, acompañarlo un poquito más, es eso.

-¿Es una presión extra lo que pasó en las Copa América y Mundiales anteriores? En la gente quedó muy marcado.

-No está en nuestras cabezas y lo que intentamos es que ellos no jueguen con el pasado, que no carguen el pasado porque no hay que cargar ningún pasado. Es el presente y es lo que van a hacer. Entonces, mejor preparar lo que vamos a enfrentar, a tener que hablar de algo del pasado. La Selección tiene eso, estar en la Selección trae eso, pero tratamos de que lo dejen aparcado porque no les corresponde, ya está. Fijémonos en las buenas cosas que tiene la Selección, en las buenas cosas que han pasado, en aquellos futbolistas que fueron referentes, que la defendieron y que le pusieron dos estrellas. Pero no tiene la culpa nadie, ni los que llegaron a las finales y las perdieron, ni nosotros tampoco, los de mi generación. Tampoco tendríamos que cargar con eso. Ganar es muy difícil, aun teniendo jugadores de la jerarquía que tiene Argentina.

-Además se está viviendo un recambio generacional muy grande, ¿cómo lo venís viendo?

-Está bueno, porque los que tienen más trayectoria van acompañando, y muy bien, a aquellos que tienen sus primeros partidos y van aprovechando esas oportunidades que se les van dando. Está bueno que también entiendan que queremos formar un equipo y no un “equipo de…”. Tenemos a un jugador que es diferente, queremos que ese jugador diferente marque las diferencias donde las tiene que marcar, hoy es nuestro referente en todo sentido, hablamos de Messi, claro.

-¿Y cómo ves a Leo?

-Veo un jugador mucho más maduro en todo sentido, desde la palabra y desde el juego, eso hay que aprovecharlo. Me parece que los chicos que tienen menos partido han entendido que queremos ser un equipo “con” Messi y que cada uno tiene que tomar el protagonismo que se necesita dentro de los equipos. Maradona no fue solo en el 86, a su alrededor tenía un equipo de hombres que se tomaba la responsabilidad y hacía lo que tenía que hacer en cada momento. Entonces, tener al diferente tiene que ser una ventaja, pero dependemos de lo que armemos alrededor. Leo debe ser una pieza más.

-¿Y dónde hace la diferencia?

-Yo creo que todo lo que sea cerca del área, él va a tener posibilidades de terminar esas jugadas. Lo importante es que nuestros jugadores internos o externos intenten siempre ponerlo en condiciones a él de estar cerca del arco y liberar un jugador y tener el arco para poder definir o sacarte faltas, o definirte en un tiro libre, una pelota parada. En esas ocasiones Lionel es lo que es. Ya veremos, se irá adaptando a los jugadores que tiene delante, o los que tiene detrás. Y sus compañeros, entenderlo también. El tema está en entenderlo también.

-Como le pasa en el Barsa, digamos…

-En su equipo, sus compañeros ya saben qué hacer para que él llegue al arco en las condiciones que yo digo. Jordi Alba ya tiene muy claro que cuando pasa al ataque la pelota le va a caer en el pie, ni mira, sólo corre y después sabe que la tiene que tirar atrás porque Messi va a llegar. Es un segundo nomás. Son todas cositas que se van aprendiendo, se van armando sociedades y creo que acá en los entrenamientos de la Selección ya se van viendo cosas interesantes, movimientos que se repiten, que salen bien, pero porque lo encontraron ellos, no porque un técnico o alguien les dijo: lo encontraron ellos en el campo.

-Dijiste “sociedades” y Lautaro Martínez y Messi pueden ser una muy importante, ¿la chance de que el Toro se junte con Leo en el Barsa es beneficiosa para la Selección?

-Y… Puede ser. Cuantos más partidos jueguen, más se conozcan, puede ser una ventaja, un crecimiento. Pero habrá que ver si Lautaro juega o no en el Barcelona porque no nos olvidemos que está Suárez, ja. Entonces habría que ver… No vaya a ser cosa que no juegue a favor. Es una lectura, eh. Es una decisión importante que tendría que tomar Lautaro. Lo que decida hay que respetarlo porque está gestionando su carrera, después se verá qué pasa. Y sí, cuantas más posibilidades de jugar juntos tengan, más se van a entender. Hoy Lautaro está en un club muy importante y hacer goles en Italia no es fácil, eh.

-Si le tuvieras que dar un consejo…

-(Interrumpe) No, no, no me animo porque es muy importante, hay mucho en juego, es muy difícil darle un consejo. Es meterme en un lugar donde no me corresponde. Si me lo pregunta, se lo diría. Siempre deseándole lo mejor para su carrera. Hoy en el Inter ha crecido un montón y se supo ganar un lugar. El Inter apostó fuerte por él, lo bancó y ahí está, su entrenador lo va potenciando, encontró una pareja con la que se complementa muy bien. Lautaro se adaptó bárbaro, más que Lukaku, que tiene un poco más de trayectoria.

-A lo mejor Lautaro pueda tener un consejo del capitán, de Leo… ¿Hoy lo ven un referente en todo sentido?

-Sí, sin dudas. Lo veo en lo diario, en los entrenamientos, en la previa de un partido, durante el partido, lo veo pendiente de muchas cosas que un capitán tiene que estar. No sólo de la palabra, sino de la acción también. Nos encanta verlo así, con ganas de estar con la camiseta de la Selección y de ser protagonista.

-¿Hace falta explicarle a Messi que lo que pasó ya pasó o ya tiene un chip que lo lleva a ir de nuevo por todo?

-No se lo tenemos que exigir, no hay que exigirlo, hay que disfrutarlo. Yo lo que hago es eso. Cuando te acercás a hablar con él se habla de fútbol. El mensaje para Messi es “no jugués con el pasado, éste es el momento, el pasado ya no juega”. Al final, el fútbol es lo que vas a hacer y no lo que hiciste. No se acuerdan del partido anterior, se acuerdan de lo que vas a hacer ahora.

-¿Qué tipo de DT es Scaloni?

-Un tipo claro, directo, sin vueltas para hablar de fútbol. Con buena comunicación, eso es lo que hizo que el grupo esté bien. Es muy cercano, hace que el futbolista se sienta cómodo, pero sabiendo que si no tiene que jugar, no lo hará. Se los dejó muy claro: va a jugar el que esté mejor sin importar cuántos partidos tenga cada uno.

-El otro día él recordó lo que pasó con Messi en 2006, y dijo que estaba de acuerdo con Pekerman en no ponerlo… Vos estabas ahí, ¿qué opinás?

-Mi visión es que hay un técnico y que no va a hacer un cambio en contra del equipo. Lo que pasó es que después de eso Messi fue lo que fue, no paró de quebrar récords y nos quedamos con que el cambio debería haber sido Leo. Pero el entrenador vio que tenía que ser Julio (Cruz). Por ahí, en ese momento nadie pensó que tenía que ser sí o sí por Messi el cambio.

-¿Vos en el momento te diste cuenta de lo que estaba pasando?

-No, nosotros como futbolistas no nos permitiríamos decir “tendría que haber entrado tal”. Yo juego al Futgolf y hay una selección, y siempre les digo a mis compañeros que lo primero es aceptar que hay un entrenador y que va a tomar decisiones. Si sos un buen jugador, tenés que tener la humildad para que te digan un día que no tenés que jugar. Si partimos de ahí, podemos ser jugadores de Selección. Si no dejamos los egos de lado va a ser difícil.

-¿Scaloni ya habló de los egos?

-Sí, él se los dejó claro. Cada uno que está en la Selección ya lo sabe. O porque nosotros se lo refrescamos o porque entre los jugadores saben lo que hay.

-Se mencionó a Gallardo cuando la Selección no tenía técnico, ¿lo ves?

-Cómo no va a tener capacidad un técnico que ya tiene un cierto recorrido, que está en un club grande y que ganó cosas importantes. A nosotros nos tocó al revés: estar en el lugar que tal vez te toca con más bagaje. Eso no quiere decir que no tengas capacidad para estar ahí. Que no hemos vivido tantos partidos como entrenador, que no hemos tomado tantas decisiones, sí, pero hay capacidad de trabajo y de explicar lo que querés hacer. Es muy diferente el trabajo de Selección al de un equipo. Pero a Gallardo obvio que lo veo, porque lo avalan sus títulos, su forma de ser, de pensar y de ver el fútbol.

-¿La experiencia en Mundiales ayuda a que el camino sea más sencillo?

-Sí, vale tenerla, por supuesto. Pero los que toman la decisión son los jugadores. Está bueno porque, en determinadas situaciones de una Eliminatoria o un Mundial, podés tener ese vis a vis en donde les das la posibilidad de que te escuchen. Intentamos darles esa herramienta, pero después son ellos los que deciden en segundos.

-Por lo menos estar a la altura y demostrar que el equipo responde. El desafío es hacer mejores futbolistas, que ellos puedan obtener esos resultados y que transitemos las Eliminatorias compitiendo. Si el rival nos supera, que sea porque hizo mejor las cosas, porque nos planteó mejor, porque no pudimos encontrarle la vuelta. Pero vender cara la derrota. Después soñar, sí, obvio, estar dentro de un Mundial siendo parte del cuerpo técnico. Pero primero los compromisos son las Eliminatorias y la Copa América, donde ya tenemos experiencia en ese torneo y fue positiva.

Tomado de:https://www.ole.com.ar/seleccion/-mensaje-messi-juegue-pasado-_0_aUU3hZRCa.html

Sobre Bismarck 11531 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*