50 años del injusto penalti de Guruceta al Barça

  • El árbitro pitó una pena máxima que fue una falta de Rifé a Velázquez un par de metros fuera del área en la Copa Generalísimo de 1970

50 años del escándalo arbitral más mayúsculo e impactante de la historia del fútbol español desde su creación. Por cuándo sucedió, por cómo fue pero, sobre todo, por el contexto social y político en el que estuvo enmarcado. El 6 de junio de 1970, un día perpetuado en la memoria del Barça, el colegiado vasco José Emilio Guruceta pitó un penalti a favor del Real Madrid por una falta que se produjo fuera del área durante el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Generalísimo.

Nunca antes un error arbitral había levantado tanta polémica y enfatizó el ya sabido favoritismo blanco. El partido venía caliente. En la ida, el árbitro navarro Zariquiegui había encendido a los culés al dar por válido un gol del Real Madrid en claro fuera de juego de Amancio. Tocaba remontar un 2-0 y en el Barça estaban seguros de conseguirlo. El Estadi estaba a rebosar. Antes del descanso, Rexach remataba cruzado el 1-0. Con toda la segunda parte por delante, los azulgrana se frotaban las manos. Pero en el minuto 59, en un rápido contragolpe blanco, Velázquez cayó un par de metros antes de entrar en el área tras una carga de Rifé. Ante el asombro y estupor general, Guruceta, entonces con 28 años y debutante, señaló penalti.

El Camp Nou no daba crédito y enloqueció de rabia protestando airadamente con un masivo lanzamiento de almohadillas. Llovía sobre mojado ante arbitrarias decisiones de años anteriores. El Barça hizo un amago de retirase del campo. Lo frenó Vic Buckingham, el técnico. Amancio lanzó la pena máxima firmando el 1-1. El capitán Eladio se dirigió entonces al árbitro y le espetó un “eres un madridista, no tienes vergüenza”, lo que le valió la expulsión. Los jugadores estaban crispados y la grada encendida. El juego prosiguió pero un posible penalti a Rifé incrementó aún más la tensión. En la recta final del partido, algunos espectadores empezaron a saltare al campo.

El campo lleno de almohadillas lanzadas por el público como protesta por el penalti pitado por Guruceta.
El campo lleno de almohadillas lanzadas por el público como protesta por el penalti pitado por Guruceta.

Ante la incapacidad policial, Guruceta decidió suspender definitivamente el encuentro a 5 minutos del final. El Madrid necesitaba ganar la Copa para ir a Europa y esconder un desastre de temporada.

Cuatro días después, Competición sancionó al Barça con 90.000 pesetas, la máxima multa de entonces, y la advertencia de cierre del campo y a Eladio le cayeron dos partidos de sanción. Guruceta fue suspendido por seis meses. El presidente Montal exhibió su firmeza razonando las alegaciones. El del Madrid, Bernabéu, encrespó los ánimos diciendo que había sido un penalti muy claro. El del Comité de Árbitros, José Plaza, se indignó y acabó dimitiendo. Antes dijo la célebre frase de: “Mientras yo sea presidente de los árbitros, el Barça no ganara la liga”.

La leyenda de Guruceta creció al no admitir nunca el colegiado su fallo. El Barça le recusó a perpetuidad y desde entonces, cuando un árbitro lo hacía mal la grada le coreaba: “Guruceta, Guruceta, Guruceta”. En febrero de 1987, murió a los 45 años en accidente de tráfico en Fraga (Huesca) . También te puede interesar

Tomado de:https://www.mundodeportivo.com/futbol/fc-barcelona/20200606/481610149281/barca-copa-generalisimo.html

Sobre Bismarck 11531 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*