Resumen Liguero

Saludos a todos! Aunque es semana de Champions, regresa el Resumen Liguero! Gracias como siempre a Yan17 por la colaboración.

El Bayern estuvo a punto de tropezar, de forma sorprendente, ante el colista de la Bundesliga, el Paderborn, en un partido discretísimo de los líderes germanos, que sólo fueron salvados por un doblete del polaco Robert Lewandowski, que ya alcanza los 38 goles en todas las competiciones de esta temporada. El Bayern sufrió pero ahora aventaja en cuatro puntos al RB Leipzig, que juega este sábado.

Los ganadores de las últimas siete Bundesligas se adelantaron dos veces, por mediación de Gnabry y el propio Lewandowski, pero ‘se dejaron’ empatar en ambas ocasiones por el modestísimo Paderborn. A tres del final, ‘Lewy’ resolvió el entuerto. El Bayern venía de ocho partidos consecutivos sin perder en la Bundesliga. Ya lleva nueve.

El Paderborn visitaba el Allianza Arena como un equipo con muchos problemas, con sólo cuatro puntos ganados de los últimos 18, siendo colista de la Bundesliga, y además, perdiendo a dos jugadores por lesión durante el choque: Holtmann y Mamba.

El partido estuvo mediatizado por el grosero error de Manuel Neuer en la primera parte. El Bayern iba ganando más o menos plácidamente, pero un control erróneo del portero bávaro en el minuto 44′, al borde del descanso, propició el tanto a placer de Dennis Srbeny, que, en cualquier caso, lo hizo muy bien antes de aprovechar el ‘regalo’.

Fue el primer partido de Odriozola como titular desde su cesión en enero. El lateral español hizo una muy buena primera parte. Por su banda se originó mucho peligro. En la segunda bajó, y fue sustituido en el minuto 62′. Entre los españoles, también fue titular Thiago… y el francés Lucas Hernández. Coutinho cuajó otro discreto partido y fue sustituido.

En general, fue un mal partido del Bayern, sin ideas en ataque, con poco fútbol en el mediocampo y todo a escasos días del enfrentamiento de Champions ante el Chelsea. Pese a todo ello, el partido fue rematado por Lewandowski, que alcanza los 24 goles en la Bundesliga -en Champions lleva 10 dianas-.

Gol de Haaland. Victoria del Dortmund. Prácticamente da igual cuándo lo leas. El conjunto que dirige Favre se impuso en su visita al Werder Bremen (0-2) gracias a los goles de Zagadou y del joven noruego. El conjunto borussen se pone de esta manera a cuatro puntos del Bayern, líder.

Lo que no cambia es la tremenda relación que está teniendo Haaland con el gol desde que llegó al Signal Iduna Park en el mercado invernal. Ya nadie se acuerda de los 20 millones que costó su traspaso desde el RB Salzburgo. Ya está rentabilizado.

El joven de 19 años lo intentó durante todo el partido pero no fue hasta el minuto 66′ cuando aprovechó una asistencia de Achraf para poner el que fue el 0-2 en el marcador y convertirse en el primer futbolista de la historia en marcar 9 goles en sus 6 primeros partidos en Bundesliga. Entre todas las competiciones, Haaland suma 12 dianas en 8 partidos con el Dortmund.

El noruego está siendo la sensación de este 2020. ¡Y sólo tiene 19 años!

El RB Leipzig goleó a domicilio al Schalke (0-5) con lo que se mantiene en el segundo lugar de la Bundesliga, un punto por debajo del Bayern y tres puntos por encima del Borussia Dortmund

El Leipzig no dejó dudas. Dominó y sometió al Schalke desde el primer minuto hasta el último.

El primer gol, marcado por Marcel Sabitzer con un remate desde 25 metros de distancia, llegó en el primer minuto, El último, marcado por Emile Forsberg, en el 89.

Entre uno y otro tanto el Schalke apenas ofreció resistencia y al llegar al descanso podía estar satisfecho de estar sólo un gol por debajo en el marcador. Lo peor vendría después tal y como se preveía.

En el 31 Un remate de Timo Werner fue bloqueado por la defensa del Schalke pero el rebote le quedó a Sabitzer que remató por encima desde buena posición.

Luego fue el checo Patrick Schick quien estuvo cerca de aumentar para el Leipzig con un remate desviado dentro del área.

En la segunda parte, el Schalke tuvo unos cinco minutos en los que una reacción pareció posible pero el Leipzig volvió a tomar el control del partido.

En el 57 Sabitzer tuvo una buena ocasión y en el 61 Timo Werner no falló. Werner recibió un balón algo recostado hacia la derecha, hizo un recorte hacia adentro, entró al área y soltó un remate imparable de pierna derecha.

La sentencia definitiva llegó en el 68 cuando Marcel Halstenberg marcó de cabeza aprovechando un saque de esquina lanzado desde la izquierda.

En el 81 el español Angeliño, con un remate de zurda dentro del área tras jugada personal, marcó el cuarto.

Luego vino el gol de Forsberg, con un remate dentro de área tras una jugada de conjunto y que completaba la manita que reflejaba lo que se había visto dentro del campo.

Lo único que puede preocupar al Leipzig es que en el primer tiempo no supo traducir su superioridad en goles, como ya le había pasado en la Liga de Campeones ante el Tottenham. Pero esta vez en la segunda parte supo rematar.

Con la victoria, el Leipzig mantiene la lucha por título de la Bundesliga completamente abierta.




El fútbol, o mejor dicho Messi, dio algo de tregua a una semana más que tensa en Can Barça. La pañolada y los gritos de ‘Bartomeu, dimisión’ que recibieron los inquilinos del palco antes del pitido inicial dejaron clara la postura de la grada. El presidente constató que no le perdonan tanto derrape en plena temporada. Pero una vez empezó el partido -con algo de retraso por un problema de comunicación con la sala VOR, todo volvió a la calma gracias al excelso partido del astro argentino. El Barça recibía a un Eibar que llegaba al Camp Nou como víctima propiciatoria antes del importante doble enfrentamiento que tendrán que afrontar esta semana visitando Nápoles en Champions y el Bernabéu en el Clásico del 1 de marzo.

Mendilibar planteó presión alta de inicio -algo que se está convirtiendo en un fijo en los rivales para complicar el juego de toque del Barça- ante el 4-4-2 que puso Setién dando descanso a De Jong y con un centro del campo formado por Rakitic, Arthur, Busquets y Arturo Vidal. Los armeros tuvieron un buen arranque de partido. Escalante a los dos minutos puso a prueba a Ter Stegen y un minuto después Sergi Enrich marcó, pero estaba en fuera de juego. Pero el buen inicio guipuzcoano duró 13 minutos. Hasta que apareció Messi.

El argentino acabó con su sequía de cuatro partidos en Liga sin marcar (398 minutos) con un auténtico golazo que dio pie a su posterior recital. Leo se internó en el área haciendo un caño a Arbilla, evitó la entrada de Diop en su carrera hacia la meta y cruzó ante Demitrovic en su salida. Este gol le dio carrerilla, por si había dudas, y se fue al descanso con un hat-trick en su haber. El segundo fue muy suyo yéndose de tres rivales y el tercero lo tuvo más fácil al recoger un rechace de Arbilla. Está claro que se le da bien el Eibar: 20 goles le ha marcado en 11 partidos. Al descanso se llevó una ovación de una grada que le adora. El presidente azulgrana en el césped mandó otro aviso al palco de cómo se tienen que hacer las cosas para evitar problemas.

En la segunda mitad, con Braithwaite calentando en la banda, salió mucho mejor el Eibar. Busquets salvó un gol de Escalante desviando a córner. Cote también tuvo una buena opción en una falta que despejó Ter Stegen. Inui tuvo a su vez un par de ocasiones y hasta De Blasis puso a prueba a Ter Stegen. Los armeros marcaron otro gol, pero hubo falta de Arbilla sobre Piqué. En pocos partidos en esta Liga habrán rematado tanto a puerta los de Mendilibar. Pero ni por esas pudieron con Ter Stegen.

Buen debut de Braithwaite

A falta de 20 minutos se produjo el debut de Braithwaite saliendo en lugar de Griezmann. Y el danés salió como una fiera al campo. El ex del Leganés tiene unas ganas locas de hacerlo bien después de lo discutido de su fichaje. No marcó pero dio las asistencias del cuarto y del quinto gol azulgrana. Primero a Messi para que Leo hiciera un póker y después a Arthur tras despejar Dmitrovic su disparo. No vieron tarjeta amarilla Lenglet y Umtiti por lo que estarán en el Clásico. Victoria plácida del Barcelona, la más tranquila de la era Setién, antes de viajar a Nápoles y visitar el Bernabéu, donde una victoria tranquilizaría mucho más las movidas de los azulgranas fuera del césped.

Un gol de Morales en el último cuarto de partido facturó la segunda derrota del Real Madrid, infinitamente más inoportuna que la de Mallorca. La semana grande blanca empezó de la peor forma, reviviendo sus problemas endémicos frente a la portería contraria, contemplando la marcha de Hazard cojo de su tobillo derecho, el lesionado, y perdiendo el primer puesto junto su aura de solidez antes de recibir a City y Barça. Eso sí, honor al Levante, capaz de batir a Barcelona y Real Madrid en la temporada. Mucho mérito.

En cuanto a interés e intensidad, poco se puede reprochar al Real Madrid. Desde el inicio aceptó el intercambio de golpes con un equipo alegre y venenoso como el Levante, y tuvo el mando durante el primer tiempo. De no ser por la generosidad de Benzema, con el meta rival y con los compañeros, el equipo blanco debió retirarse al descanso en ventaja. Tuvo dos claras, ambas filtradas por Isco, rematando blando la primera y buscando al cesión a Hazard en la última.

sco fue la gran novedad en el once y el malagueño respondió como en Pamplona. El eterno debate de si el equipo blanco juega mejor con cuatro medios o con tres puntas se resuelve cuando el malagueño está inspirado. Y ayer, en el Ciutat, lo estaba. Empezó recostado en banda derecha, pero flotó por todo el frente de ataque para enlazar con los dos puntas. Fue un quebradero de cabeza para los granotas.

El caso es que, además de las de Karim, Casemiro tuvo otra muy clara, en una extraña concesión de Aitor, que nunca regala nada, y Modric se hartó a intentarlo desde fuera. No hubo forma de doblegar al meta local. La grada vibraba con las arrancadas de Morales y la pelea de Roger, pero salvo un disparo lejano de Campaña despejado por Ramos, no hubo opciones claras para el Levante. Y eso prueba el buen trabajo defensivo blanco, pese a la amarilla madrugadora de Ramos en una falta normal y corriente. Esas cosas de Hernández Hernández.

La segunda parte nació con polémica. Se explicó en la semana que las manos, voluntarias o no, que ocuparan posición antinatural eran sancionables como penalti. Campaña braceó en una carrera con Isco. El árbitro y Cuadra Fernández, en el VAR, estimaron que era lo más natural del mundo. Pues vale. Poco después se reclamó otra mano de Toño, esta abajo y junto al cuerpo. Correcto. La anterior, como mínimo, es discutible.

Estaba visto que en jugada era difícil que marcase el Madrid. Por mucho empeño que pusiera Marcelo, estupendo desdoblándose por banda izquierda. Dejó con un pase al primer toque solo a Hazard. No controló en la carrera, y remató fatal. Tampoco culminó Benzema en otro mano a mano, anulado por fuera de juego. No fue lo peor. En una recuperación, Hazard se fue al suelo y desde entonces empezó a cojear. Primero con timidez, después de forma ostensible. Tardó minutos en irse al banquillo, preocupado. Doliéndose del tobillo derecho. El lesionado ante el PSG. Tremendo.

Entró Vinícius, y Paco López metió a Melero por Roger, reforzando el mediocampo y dando la iniciativa al Levante. Liberó a Morales y el comandante se puso al mando de las operaciones. Tapó Courtois un par de centros complicados y un remate de Campaña, pero no estuvo nada fino en lo que se veía venir. Un balón largo al extremo izquierdo, Varane rompiendo el fuera de juego, Morales reventándola con un zurdazo por el ángulo corto y el meta belga bajando los brazos. Literal.

Zidane retiró a Isco, el más inspirado de los medios, para ganar presencia en banda con Lucas, y después metió a Valverde por Modric. Creó una Vinícius que Benzema no pudo embocar, taponado por Postigo. La portería se había hecho enana para los blancos, mientras el Levante disfrutaba con la tensión blanca. No hubo opción ni de empatar. Hace ocho días, el Madrid comenzaba el duelo ante el Celta tres puntos por encima del Barcelona. Llegará al Clásico a dos de los azulgranas. Eso es caerse en el peor momento. Aunque el Madrid ha dado muestras de ser capaz de levantarse. Esta temporada, sin ir más lejos.

La Real Sociedad se reencontró con LaLiga tras su aplazamiento ante el Eibar con una victoria de prestigio ante un rival directo en la lucha por los puestos europeos. Con estos tres puntos, y con un partido menos, los de Imanol se meten de lleno en la pelea, no ya por la Europa League, sino por el premio gordo en forma de Champions.

A la Real le interesaba un ritmo alto, sabedor de que su rival llegaba al duelo con mucho más desgaste. Se había medido al Atlético, en un choque trepidante, y venía de jugar en Champions, con el varapalo ante la Atalanta.

Y es que al Valencia todo se le vuelve en contra y tiene ahora mismo la moral por los suelos. Los primeros 10 minutos intentó presionar y plantar cara. Celades lo fiaba todo a la velocidad de Soler, Ferran, Cheryshev y Gameiro, sabedor de que su defensa no es nada contundente. Estaba claro que si el Valencia quería pescar en San Sebastián iba a necesitar no un gol sino varios, porque con apenas nada, la Real creaba peligro.Y así fue, en cuanto marcó el primero, el Valencia se derrumbó. Merino cabeceó sin oposición un centro de Zaldua, los centrales no hicieron acto de presencia y los de Imanol ya tenían el partido donde querían.

En los siguientes tres minutos, pudo llegar el segundo por dos veces. Un tiro envenenado de Odegaard se fue fuera por poco y Jaume realizó un paradón a un misil de Isak desde la frontal. La Real olía la sangre y quería finiquitar el choque cuanto antes

.

Por supuesto, el Valencia tiene orgullo y buenos jugadores. No muchos en cantidad, porque lo de sus bajas parece no tener fin. Incluso, en el minuto 40, un tiro de Ferran pudo significar el empate de no ser por la cabeza salvadora de Aritz Elustondo. Pero no, todo lo contrario. Al filo del descanso, un córner le llegó a Monreal para poner el 2-0. Y jugadores a vestuarios con la sensación de que si el partido no estaba visto para sentencia le faltaba muy poco.

Las pocas esperanzas de remontada en la reanudación le duraron al Valencia apenas tres minutos. Januzaj se perfiló desde la frontal y sacó su maravillosa zurda a pasear colando el balón casi por la escuadra. Un golazo del belga, que aprovechó la titularidad tras la ausencia por sanción de Portu.

Lesión de Mangala

Por cierto, Celades había tenido que mover ficha obligado porque Mangala se lesionó. Otro más para la interminable lista. Salió el chaval del filial Guillamón, que se encontró toda una papeleta en su estreno con los mayores.

Estábamos con el 3-0 y 40 minutos por delante. O lo que es lo mismo, sin partido. Aunque que le digan eso a la grada, disfrutando del carnaval que había sobre el césped y en el que los suyos se llevaban todos los premios del festival.

Esa recta final del choque, ya sin la emoción del resultado, pudo provocar que el marcador se moviera para ambos equipos. La Real tampoco es que quisiera hacer más sangre y el Valencia era un querer y poco poder, más con orgullo que con otros atributos futbolísticos. Había que dejar pasar el tiempo y poco más.

Un cosa hay que dejar clara. El Valencia no pasa por su mejor momento, pero no podemos obviar que la Real es un señor equipo, que juega al fútbol como los ángeles y que tiene por delante dos retos mayúsculos al alcance de sus botas: acabar entre los cuatro primeros y levantar el título de Copa del Rey. Pero eso serán otros capítulos de esta serie en color blanquiazul.

El abanico se movía entre el séptimo y el tercer puesto. Cuando perdía 0-1, el Atlético estaba fuera de Europa; cuando ganó 3-1, se instaló en el podio liguero. Ni siquiera el último gol es baladí, porque sirve para que la tropa de Simeone supere al Sevilla en un campeonato tan igualado que da para este tipo de consideraciones, pero que en todo caso sabe mucho más dulce en clave rojiblanca desde que Koke volvió al equipo. Sin él, todo se venía abajo; con él, todo ha vuelto a su sitio. Ni siquiera el despliegue emocional que supuso la Champions fue suficiente para doblegar a un equipo al alza, capaz por increíble que haya parecido durante toda la temporada de poner cierta distancia en el marcador.

El Villarreal aparecía con 11 españoles, haga cada cual la lectura que quiera del dato, mientras el Atlético lucía siete nacionalidades en un once que hubiera repetido el del martes de no ser porque Vitolo por el lesionado Lemar se convertía en la necesaria excepción para toda regla. Si el canario estaba más fresco que los demás, lo cierto es que no se llegó a notar. La ausencia más sensible, en todo caso, era la de Simeone, enviado al palco de pensar por haberse portado mal a juicio de los señores colegiados. Se antojaba partido para que El Cholo hubiera andado cerca de los suyos, por aquello de la intensidad, pero con El Mono también valió. Y con Koke, claro. siempre con Koke.

La presión local de salida se antojaba tímida, quizás porque convenía regularse, así que el Villarreal manejaba la pelota con gusto. La primera que tuvo acabó en la jaula, además, porque ni siquiera Oblak alcanza el sitio en el que la puso Alcácer desde lejos. Si hubo alguna duda respecto a la legalidad de la jugada, que pareció haberla en ambos bandos, fue porque los que la tenían no habían apreciado la posición de Savic, casi a la altura del propio portero para romper el fuera de juego. En ese momento la zona europea daba otro vuelco, este lógicamente favorable a los intereses amarillos.

Nada había pasado hasta entonces, pero un gol destapa cualquier partido. Al Atlético no le quedó otra que meter una marcha más a riesgo de exponerse, sobre todo porque Vitolo no se afanaba en la ayuda a Lodi, sobre todo porque Saúl caía en demasiadas trampas, pero la elegancia amarilla para sacar la pelota jugada ya no se tradujo en colmillo de tres cuartos hacia adelante. La escuadra rojiblanca iba a dejar noticias ofensivas sobre la media hora, por fin, con una acción que derivó en sendos cabezazos de Morata, primero, y Vitolo, después, ambos desbaratados por Asenjo.

Justo antes, además, Correa había sorprendido con un doblete a balón parado, ahora tiro una falta al borde del área, ahora saco el córner en el que ha terminado la acción. El que tenga un especialista que lo utilice, que el argentino no lo es. Se destaca aquí la cuestión, zapatero a tus zapatos, porque en lo que sí anda doctorado, con nota, es en pillería: fue el único que persiguió un servicio de Vrsaljko que no parecía ir a sitio alguno, del que de hecho se habían desentendido Pau y Asenjo. El central no reaccionó, el meta reaccionó tarde… y el 10 del Atlético metió la botita para recuperar las tablas poco antes del entreacto.

Poco pasaba después, así que Burgos, o Simeone, o el que fuera, el caso es que alguien agitó el avispero rojiblanco. De la enfermería volvían Trippier y Joao Félix. Fue mano de santo, las cosas como son, aunque en los escasos minutos que pasaron entre su reaparición y su asociación Oblak tuvo que sacar la mano después de que Cazorla la pusiera y Alberto Moreno la rematara. Después sí, después el portugués buscó al inglés, y el inglés a Correa, y Correa a Koke para que el capitán entrara como una furia para establecer de cabeza la ventaja local. De cabeza, han leído bien.

Ya nada le salía a Calleja, porque ese segundo gol llegó cuando acababa de envidar con Chukwueze, pero es que el tercero apareció cuando se disponía a echar órdago con Ontiveros. Con el césped cuesta abajo, el Atlético merodeó por allí hasta que Joao empaló y Rubén Peña rozó hacia la red un balón que en todo caso ya se movía con aviesas intenciones. El resto fue una fiesta en el Metropolitano, con el personal celebrando una victoria, otra, sin atender a los que les puedan criticar por ello. Amargados siempre hay, mire usted, pero la vida sigue y el Atlético es tercero. Y Koke es el 6, por ir resumiendo.

El Parque de los Príncipes ni perdona ni olvida. Por eso recibió al PSG, en especial a Tuchel, con una sonora pitada después de la derrota en Dortmund (2-1) y de la posterior fiesta de cumpleaños de Cavani, Di María y Neymar. La goleada sobre el Girondins (4-3) gracias a los goles de Cavani (25′), Marquinhos (47′ y 63′) y Mbappé (69′) ayudará, al menos, a apaciguar los ánimos.

El PSG, de hecho, es más líder: aventaja en 13 puntos al Marsella. El partido, sin embargo, tuvo de todo. El colofón fue la expulsión de Neymar. El brasileño vio una amarilla por protestar en el añadido de la primera mitad y vio la roja por una durísima entrada sobre Adli en el descuento de la segunda.

El Burdeos al igual que el Dortmund, evidenció muchas de las debilidades defensivas del Paris Saint-Germain. Hwang Ui-Jo anotó el 0-1 en el 18′, Pablo Castro marcó el 2-2 en el 51′ después de un grosero error de Sergio Rico y Rubén Pardo puso el 4-3 con un golazo en el 84′. Además, generó el caos en los locales con cada jugada ensayada.

Tuchel volvió al 4-4-2 después de las múltiples críticas que recibió por alinear tres centrales en Dortmund. Sorprendió, eso sí, al sacrificar a uno de los ‘Cuatro Fantásticos’ (Icardi) para dar entrada a otro (Cavani). Además, adelantó a Marquinhos al mediocampo y devolvió al lateral zurdo a Bernat, que no era titular, por lesión, desde el 12 de enero. La mayor novedad, en cualquier caso, fue la titularidad del también español Sergio Rico ante las molestias de Keylor Navas.

Tras dos tímidos intentos de ‘Ney’ y Mbappé, llegó el 0-1. Basic sacó de esquina y Hwang Ui-Jo marcó a placer tras ganarle la partida a Kehrer. Para colmo, el PSG perdió por lesión a Thiago Silva, que dejó su lugar a Gueye.

La ‘conexión Di María-Cavani’, con la colaboración de Mbappé, comenzó a hacer estragos. ‘El Matador’ anotó el 1-1 en el 25′ al cabecear de forma magistral un centro de ‘El Fideo’. No fue un gol cualquiera. Suma ya 200 con el PSG. En el 29′ pudo llegar el tanto 201 de Cavani, pero su remate, de tacón a pase de Di María, se estrelló en el poste.

Costil, mano a mano, evitó que Mbappé empatara en el 30′. Nada pudo hacer cuando Marquinhos, en el 47′, marcó el 2-1 con algo de suerte: remató con el hombro una falta lateral botada por Di María. La alegría del Paris Saint-Germain duró entre poco y nada. Una cesión de Verratti acabó en un mal despeje de Sergio Rico que rebotó en Pablo y se convirtió en el 2-2.

El Burdeos, que dio entrada a Rubén Pardo en el descanso, comenzó mejor la segunda mitad. Sergio Rico, dio una de cal y una de arena. Primero la volvió a liar con los pies -Marquinhos sacó un remate bajo palos- y luego se lució a remate de Pablo en el 57′. Sin embargo, fue Marquinhos quien golpeó al anotar el 3-2 en el 67′. Centró Mbappé, cabeceó Cavani, paró Costil… y marcó el brasileño, que logró el primer doblete de su carrera. Casi de inmediato, en el 69′, llegó el 4-2 tras una gran pared entre Cavani y Mbappé, que acabó remachando a placer el francés.

El partido, de ida y vuelta, dejó un gol cantado fallado por Cavani en el 74′ -ya había regateado a Costil-, un nuevo paradón de Sergio Rico a Adli en el 76’… y el golazo de Rubén Pardo en el 84′. La cazó en la frontal y la clavó en la escuadra para poner el 4-3.

En el 90′, con el tiempo cumplido, llegó el jaleo. El VAR anuló por fuera de juego un gol de Icardi a pase de Bernat y Neymar se marchó expulsado por doble amarilla. Le pegaron… y se vengó con una dura entrada sobre Adli que le valió la roja.

Un gol de Marcos Alonso, para reivindicarse ante Frank Lampard, ayudó a hundir al Tottenham de José Mourinho en Stamford Bridge (2-1) y alejarlo de la Liga de Campeones.

El técnico portugués, recibido con insultos desde la grada, presenció desde el banquillo la segunda derrota consecutiva de los suyos, con un equipo sin mordiente ofensiva y perdido en el centro del campo.

Ambos entrenadores sacaron una defensa de cinco jugadores, pero fue el Chelsea el que llevó el mando del encuentro, tuvo las mejores ocasiones y resucitó la figura de Olivier Giroud.

El francés, autor del primer tanto, fue otra de las estrellas de la mañana en Londres. Sin minutos apenas esta temporada y ante la baja de Tammy Abraham, que volvió a disputar minutos desde el banquillo, Giroud se ha convertido en la solución de emergencia del Chelsea, por delante de Michy Batshuayi.

Otra de las decisiones de Lampard fue la de dejar en el banco, por cuarto encuentro consecutivo, a Kepa Arrizabalaga, demostrando su poca confianza en el español.

Esta vez le salió bien al técnico y el argentino Willy Caballero salvó a los suyos con un buena parada en los primeros minutos a disparo de Steven Bergwijn. Pero esos acercamientos de los de Mourinho poco duraron.

El Chelsea, con Jorginho, Kovacic y Barkley en el medio, se comió a Harry Winks, Tanguy Ndombele y Giovani Lo Celso. Le llegaban balones surtidos a Giroud y el francés lo aprovechó en el minuto 15 en una jugadas de rebotes.

Primero el galo se encontró con un paradón de Lloris, el rechace lo mandó Barkley al palo y el siguiente rebote lo convirtió Giroud con la zurda.

La revisión del VAR, por un posible fuera de juego, despertó la ira del campo, que proclamó cánticos sobre este sistema después de que esta semana les anulara dos tantos contra el Manchester United.

Pero el tanto subió al marcador y el Tottenham, sin delanteros puros y confiando todo a la rapidez de Lucas Moura, se quedó sin respuesta.

Nada más salir del descanso, una gran combinación del Chelsea amplió la ventaja y destruyó un poco más a Mou. La pelota, tras comenzar en el flanco derecho, terminó templada en el balcón del área, donde Marcos Alonso lanzó un poderoso disparo que significó el 2-0.

Pudo el español sumar otro tanto más, pero un lanzamiento de falta, a diez minutos del final, lo estrelló en el larguero. Sin prácticamente tiempo para la reacción, al borde del final de partido, un disparo de Erik Lamela lo introdujo el alemán Antonio Rudiger en su propia portería.

El Chelsea se acomoda en la cuarta plaza, con 44 puntos, cuatro más que el Tottenham, que sigue quinto y se aleja de la Liga de Campeones. Esta jornada podrían superarle en la tabla Sheffield United y Manchester United. Y todo después de haber perdido contra el RB Leipzig en Champions. Oscuros tiempos para Mourinho.

Con gol de Gabriel Jesus: Manchester City venció 1-0 al Leicester por fecha 27 de la Premier League 2020

Manchester City tuvo que esperar hasta los minutos finales para sacar una buena victoria de su visita al Leicester por una nueva jornada de la Premier League 2020.

Un gol del brasileño Gabriel Jesus a diez minutos del final (80′) contra Leicester dio la victoria en el King Power Stadium por la fecha 27 de la Premier League 2020 alManchester City (1-0), que el miércoles próximo visita el Estadio Santiago Bernabeu en la primera cita de los octavos la Champions League.

Más allá del enfrentamiento continental la victoria sirve al City para asentarse en la tabla como segundo clasificado. Aleja ahora en siete puntos al Leicester, tercero en la tabla y que acumula ya tres partidos sin ganar. El campeón, no obstante, está a diecinueve puntos del liderato que ostenta el Liverpool, que tiene pendiente su partido de la vigésima séptima sesión.

No hizo reservas en su once Pep Guardiola en Manchester City, a pesar de la cita del miércoles contra el Real Madrid. Solo cuenta con las bajas del alemán Leroy Sané y de Raheem Sterling el técnico español, que dejó a David Silva, tocado tras el duelo contra el West Ham, entre los suplentes.

La amenaza inicial del Leicester, asentado en la tercera plaza pero lejos del gran nivel ofrecido en la primera mitad de curso, fue un simple amago. El dominio pasó al cuadro visitante después de que Jamie Vardy rematara al poste izquierdo a los ocho minutos.

Viven un buen momento. El Manchester United atraviesa por una buena racha y prueba de ello fue su victoria ante el Watford, donde los Diablos Rojos ganaron, golearon y gustaron gracias a los goles de Bruno Fernandes, Anthony Martial y Mason Greenwood.

Esta victoria les permite superar al Tottenham en la clasificación y ya son quintos, a tres puntos del Chelsea. A falta de saber definitivamente lo que sucederá con el Manchester City en competición europea, es más que probable que esta quinta plaza se convierta en zona Champions a final de temporada.

Los de Solskjaer continuaron con la tradición: no han perdido desde la llegada de Bruno Fernandes al conjunto inglés. El luso, además, marcó su primer gol como futbolista del Manchester United y asistió a Greenwood para que cerrara el marcador ante un Watford que se queda en la penúltima posición.

También anotó Martial un golazo: trató de batir de vaselina a Foster pero el meta inglés detuvo el balón. El atacante francés lo recogió y en un palmo de área bailó al propio guardameta y a Capoue para poner el 2-0 en el marcador. Golazo para un futbolista que lleva marcando tres partidos seguidos entre todas las competiciones.

Cuatro porterías a cero seguidas para De Gea

La mejoría del Manchester United empieza por atrás. De Gea ha acabado imbatido en los últimos cuatro partidos que ha disputado entre todas las competiciones: en la victoria en Copa de la Liga contra el City (0-1), en el empate ante el Wolves (0-0) y en los triunfos sobre Chelsea (0-2) y Watford (3-0)

Dos victorias consecutivas han permitido a la Roma dar carpetazo a su crisis: venía de cosechar un empate y cuatro derrotas. Ganó al Gante (1-0) en la Europa League y ha goleado al Lecce (4-0) en la 25ª jornada de la Serie A, marcada por los cuatro partidos suspendidos a causa del coronavirus.

Los goles de Ünder (17′), Mkhitaryan (37′), Dzeko (69′) y Kolarov (80′) mantienen quinta a la Roma con 42 puntos, tres menos que Atalanta, que cierra la ‘zona Champions’, y seis más que el Nápoles, con el que comparte puestos de acceso a la Europa League.

Paulo Fonseca volvió a alinear de titular a Pau López. En cambio, dejó en el banquillo a los también españoles Carles Pérez y Gonzalo Villar. El ex del Barça, que saltó al césped por Cengiz Ünder en el 61′, asistió a Kolarov en el tanto que cerró la goleada.

La Roma, sin los lesionados Zaniolo y Pastore, ‘voló’ al contragolpe. El 1-0 fue, de hecho, calcado al gol de la victoria de Carles Pérez contra el Gante. Robó Mkhitaryan y asistió a Cengiz Ünder para que el turco resolviera mano a mano con la zurda.

El 2-0 volvió a nacer en una carrera de Mkhitaryan. El bosnio buscó en largo a Dzeko y luego cortó por dentro para recibir la pared y batir a Vigorito con un disparo cruzado.

El patrón de los dos últimos goles fue radicalmente distinto. Dzeko remató a centro de Kolarov en el 69′ una buena jugada colectiva que ‘desatascó’ Justin Kluivert con una pase al hueco desde la frontal.

El definitivo 4-0 tuvo el sello de Carles Pérez. Recibió de Dzeko en la frontal y sirvió sobre la carrera de Kolarov, que conectó unno de sus habituales zapatazos con la zurda. Pudo hacer más Vigorito. Carles Pérez, ya sea como titular o suplente, sigue aportando: en cinco partidos (205 minutos) ha marcado un gol y ha repartido otro.

En una fecha marcada por la suspensión de cuatro partidos como medida de prevención por el coronavirus, la Lazio derrotó como visitante al Genoa (2-3) en otra fecha en la que Ciro Immobile hizo un gol, el 27 que hace en 25 partidos. Sólo Lewandowski (25) le sigue de cerca. Las ‘Águilas’, imparables en la Serie A, continúan a un punto de la Juventus, que es el puntero de la Serie A.

La Lazio demostró sus intenciones desde el principio, ya que en menos de 90 segundos consiguió romper la barrera defensiva del dueño de casa para ponerse en ventaja con un golazo de Marusic. El montenegrino ingresó en el área a pura potencia y quebró la solidez de Perin con un precioso disparo que se incrustó en el ángulo superior izquierdo. El empate casi llega, pero el palo evitó el 1-1 de Favilli.

Ciro Immobile extendió la diferencia gracias a su enorme oportunismo y Cassata marcó el descuento con otro espectacular tanto que se coló detrás del ángulo defendido por Perin. Cuando parecía que el Genoa se acercaba al empate, un tiro libre ejecutado a la perfección por Danilo Cataldi selló el 1-3 para la Lazio. Criscito descontó de penal sobre el final del partido.

La Juventus seguirá líder en la Serie A una jornada más. El conjunto que dirige Maurizio Sarri llegará a la jornada de Champions del miércoles ante el Olympique de Lyon con una victoria en el zurrón, la que logró ante la SPAL (1-2) en un histórico partido para Cristiano Ronaldo. El crack portugués marcó el primer tanto de la Vecchia Signora y sumó su 11º partido consecutivo marcando en Liga, igualando la racha de Batistuta con la Fiorentina en la 1994-95 y la de Quagliarella la temporada pasada.

Eso sí, hay que matizar que tanto Quagliarella como Cristiano no disputaron una jornada con sus equipos en medio de la racha. Por tanto, Cristiano iguala los 11 partidos seguidos de ambos… pero el único que marcó en 11 jornadas consecutivas de Serie A fue Batistuta.

Además, el partido ante la SPAL supuso el número 1.000 de Cristiano Ronaldo, entre clubes y selección absoluta de Portugal, si incluimos los dos partidos que disputó con el Sporting de Portugal B. En estos 1000 partidos, Cristiano Ronaldo ha marcado 726 goles, unos números escandalosos. Los partidos se reparten de la siguiente manera: 2 con el citado Sporting CP B, 31 con el primer equipo del Sporting de Portugal, 292 con el Manchester United, 438 con el Real Madrid y 73 con la Juventus. Además, ha sido 164 veces internacional con la selección lusa.

La SPAL dio más problemas de los esperados al líder de Italia, aunque la victoria acabó siendo visitante gracias a que Ramsey amplió la ventaja a 0-2 en el 60′. Sin embargo, lejos de tener un final de partido tranquilo, la SPAL recortó distancias gracias a un penalti que anotó Petagna y que fue pitado gracias al VAR… ¡a través de un walkie talkie! Porque la pantalla del videoarbitraje no funcionaba.

Tras dos derrotas seguidas fuera de casa, la Juventus vuelve a la senda del triunfo a domicilio. Otra tarde histórica para Cristiano.

Sobre Bismarck 11502 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

5 comentarios

    • Estabas tan perdido que el Resumen liguero volvió hace semanas, my mosquito induced friend. Y siempre ten en cuenta que aunque yo lo subo, quien lo elabora es de corazón merengue…

  1. Saludos Piquete donde se metió el The GOAT en el templo de Maradona que va demsasiado grande para un solo corazón inmenso el San Paolo para Don Leonel jajajajajajajajaj

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*