Marca: Derrota con brotes verdes: ¿Hay que creer o no en este Barça?

El Barcelona recibió un enorme mazazo en San Mamés quedando eliminado de la Copa en tiempo de descuento por un gol de Williams. Fue seguramente una derrota injusta porque el Barcelona fue superior al Athletic, pero los azulgranas no supieron culminar las ocasiones que dispusieron. El equipo de Setién compitió y ofreció una buena imagen, algo importante después de lo vivido a lo largo de la semana.

La realidad, sin embargo, es dura porque ya son dos los títulos que se le escapan al Barcelona. Y los dos más fáciles de conseguir. A nadie se le escapa que la Liga y la Champions son empresas mayores para un equipo que no acaba de encontrar el rumbo. La cuestión es si después de lo visto en San Mamés el aficionado puede ser optimista o no de cara al futuro. Hay argumentos en las dos direcciones.

El aficionado optimista se quedará con la forma en la que compitió el equipo. La actitud de los jugadores, posiblemente espoleados por las palabras de Abidal, fue buena y no perdieron la cara al partido en ningún momento. Se produjeron errores puntuales que al final costaron la eliminación, pero el equipo trabajó, eso es innegable.

Messi está enchufado. Es cierto que falló una ocasión muy clara justo antes del gol del Athletic, un error que no puede empañar su trabajo a lo largo del partido. La respuesta de Leo era clave después del enfrentamiento público con Abidal. El argentino está por la causa. Quedó demostrado en San Mamés y es el principal argumento del equipo.

El equipo cerró filas al igual que el presidente dando muestras de unidad, factor imprescindible para afrontar los dos títulos que quedan con alguna garantía. Alba y Piqué coincidieron en que ya no podían tirarse los trastos entre ellos, mientras que el presidente felicitó a los jugadores, aplaudió su ambición e indicó que este es el camino.

La eliminación tiene también un lado positivo. Setién va a disponer de muchos días para entrenar y trabajar conceptos con sus jugadores por las semanas libres que dejan las semifinales de Copa y los octavos de Champions cuando no juega el Barça. Unido al consiguiente descanso para una plantilla muy corta de efectivos.

Luego está el otro lado de la moneda. La marcha del equipo en este 2020 no invita al optimismo. En diez partidos disputados, el Barcelona ha encajado tres derrotas que le han dejado sin Supercopa, Copa y alejado de la Liga. Una trayectoria que se ha llevado por delante a Ernesto Valverde y que Setién, de momento, no ha solucionado.

La falta de efectivos es seguramente el aspecto que más preocupa al aficionado y también dentro del mismo club. Las lesiones de Luis Suárez y Dembélé dejan en jaque a la línea ofensiva. La secretaría técnica podrá traer un nuevo atacante, pero el mercado es muy reducido y las soluciones son escasas.

El equipo deberá mejorar físicamente. Es ‘vox populi’ que no se entrenaba bien con Valverde, algo que obliga a Setién a incidir en este aspecto aunque los resultados no son inmediatos. Los problemas físicos del equipo se reflejan en que todos los goles encajados en este 2020, salvo el del Ibiza, se produjeron en la segunda mitad. Y seis de los nueve en el último cuarto de hora. Un dato para analizar.

La marejada creada por las palabras de Abidal y la respuesta de Messi siguen vigentes. Parece que se ha decretado una tregua, pero el daño ya está hecho y eso no se puede borrar.

Tomdo de:https://www.marca.com/futbol/barcelona/2020/02/07/5e3d4320e2704e661e8b45f0.html

Sobre Bismarck 11745 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

2 comentarios

Responder a NicanorFCB Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*