Resumen Liguero

Saludos azulgrana! Vuelve, acabadito de sacar del horno, el resumen Liguero semanal!


Venía avisando en las últimas semanas… y el Bayern ya está aquí. Los de Flick ganaron al Mainz (1-3) gracias a los goles de

Lewandowski, Müller y Thiago en los primeros 26 minutos de partido.

El Bayern partía un punto por detrás del RB Leipzig y, a falta de que los toros rojos jueguen contra el Gladbach a las 18.30h, los bávaros ocuparán la primera posición apenas por segunda vez esta temporada. De momento, los de Flick sólo han sido líderes al finalizar la jornada 6. Una derrota y un empate en las jornadas 7 y 8 impidió que el campeón de las últimas siete Bundesligas volviera a lo más alto.

El Mainz recortó distancias en el 45′ por medio de St. Juste pero fue insuficiente para poner en aprietos una trabajada victoria visitante. Es la sexta victoria seguida del Bayern en Bundesliga.

El gol y Erling Braut Haaland son uno. Cada vez que el gigante noruego pisa el césped, las defensas y los porteros rivales tiemblan. Y no por su 1,94. El ex del RB Salzburgo ha trasladado de Austria a la cuenca del Ruhr su sucursal del gol… aumentado sus ventas. Si con los ‘toros’ marcó ¡28 dianas en 22 partidos! , con el BVB ha multiplicado la frecuencia con la que caen sus tantos. Salía a 1,27 goles por choque ‘mojando’ cada 52 minutos en la ciudad de Mozart y ahora, en el Signal Iduna Park, lo hace cada 19 minutos, anotando, de media, 2,3 por encuentro. Su eficacia realizadora ha saltado por los aires en el Borussia Dortmund alcanzado el cielo. De amarillo, Haaland ha celebrado siete goles en tres partidos y ¡136 minutos!

Para hacer siete dianas apenas ha necesitado ¡ocho disparos! Siete de siete en sus chut a portería. Un 100% de eficacia. En la historia de la Bundesliga, en tres partidos, sólo Gert Dörfel (1963 con el Hamburgo) y Paco Alcácer (2018, Dortmund) anotaron seis tantos en sus primeras tres apariciones. Haaland lo ha hecho siete, una marca inédita en el torneo. En su primera titularidad, en la goleada (5-0) ante el Union Berlín, tardó 18 minutos en ver puerta. Sancho adelantó al BVB (primer futbolista que anota 25 goles antes de los 20 años) y el noruego abrió su cuenta antes del minuto 20. En la segunda mitad, hizo el 5-0 y fue sustituido de inmediato. Dos remates al primer toque, de puro oportunismo, que hicieron pedazos a su oponente antes de que Lucien Favre le reservara.

El segundo máximo realizador de esta Champions (ocho goles en seis partidos) ha caído de pie en Dortmund. Siempre aparece en el área. Un arma que Favre está dosificando pero que está siendo devastadora. ‘Hat-trick’ en su debut ante el Augsburgo en apenas 23 minutos. Doblete al Colonia en menos de 20′ y al Union Berlín lo ‘vacunó’ en 18′ y lo apuntilló en 77′.

Reus, de penalti, y Witsel acompañaron a Haaland en una goleada que es tradición en Dortmund desde su fichaje. Suman ¡15 tantos! en 3 jornadas con el delantero noruego que les meten en la pelea por la Bundesliga. El ‘9’ lleva un ‘hat-trick’ y dos dobletes en tres encuentros de amarillo. En 2020 nadie suma siete dianas. Una salvajada.

El RB Leipzig tuvo que ceder al Bayern el liderato de la Bundesliga alemana de fútbol tras empatar en casa ante el Borussia Mönchengladbach y después de que en el primer turno del sábado los bávaros se impusiesen a domicilio al Maguncia por 1-3.

El partido tuvo dos caras, con un Gladbach claramente superior en la primera parte y una clara reacción del Leipzig en la segunda; aunque favorecido por la expulsión de Alasane Plea, que dejó al contrario con diez hombres.

El Gladbach tuvo el mejor arranque y le creo problemas al Leipzig prácticamente desde el principio. En el 6 vino la primera ocasión clara cuando el meta del Leipzig, Peter Gulacsi, con dos paradas seguidas ante remates de Alasane Pléa y Oscar Wendet.

El Leipig intento responder y el 12 tuvo una buena llegada, con un remate de Lukas Klostermann que el meta Yann Sommer despejó con los puños.

Después, sin embargo, el Gladbach tomó claramente el control del partido mientras que en el Leipzig empezaron a multiplicarse los errores y a verse muchas muestras de nerviosismo.

En el 16 Jonas Hoffmann tuvo una gran ocasión pero remato desviado dentro del área. En el 23 Pléa no falló.

El primer gol del Gladbach se originó en un desborde de Markus Thuram por la banda derecha que, tras ganar la línea de fondo, lanzó un centro al área que recibió Hoffmann. Hoffmann abrió a la izquierda para Wendt y Wendt la devolvió al centro para que Pléa marcara con un remate de pierna derecha.

En el 34 Thuram tuvo el segundo en los pies en un contragolpe pero, cuando se disponía a fusilar a Gulacsi, Upamecano logró cerrarle el ángulo.

Sin embargo, el segundo gol del Gladbach llegó en el minuto 35 en una jugada que se inició en un mal despeje de Klostermann que interceptó Florian Neuhaus quien le metió el balón de primera al área a Hoffmann que definió con un remate de pierna derecha tras deshacerse de un hombre con un regate.

Mientras tanto, al margen del remate de Klostermann en el 12 y de un disparo de Marcel Sabitzer desde fuera del área en el 39, las acciones ofensivas del Leipzig brillaban por su ausencia.

En el 50, sin embargo, el Leipzig volvió a meterse en el partido gracias a un error de Sommer que salió a cortar un balón largo, que en principio no representaba problema alguno, y al caer al piso soltó la pelota, que quedó en los pies Patrick Schick que pudo definir a placer.

Con ello el partido quedaba completamente abierto y en el minuto 61 vino la expulsión de Pléa lo que puso al Gladbach a defenderse los últimos 40 minutos.

Pléa vio tarjeta amarilla por una falta, protestó la tarjeta con demasiado énfasis lo que le valió la segunda y la expulsión por acumulación de amonestaciones.

A partir de ese momento, el Gladbach se encerró atrás tratando de mantener la ventaja y sobrellevar la ventaja ante el vendaval ofensivo del Leipzig.

En el 70 Dani Olmo entró al campo y tuvo dos ocasiones de gol. Un disparo de media distancia en el 78 que obligó a Sommer a una estirada y un remate al poste en el 82.

Con el Gladbach encerrado en el área, el Leipzig recurrió a la media distancia como fórmula para alcanzar el empate. Marcel Sabitzer y Timo Werner lo intentaron en el 85 y en el 86 y en el 89, finalmente, Christopher Nkunku marcó con un remate desde unos 25 metros.

Al final el Gladbach logró sobrellevar el descuento, más de 5 minutos, y logró así al menos salvar un punto.

El Barcelona empezaba el partido a seis puntos del Real Madrid por lo que tenía prohibido fallar. Y no lo hizo resolviendo en sólo dos minutos -los que van del 29 al 31- el encuentro 500 del Levante en Primera división. Los dos goles tuvieron nombre y apellido propio: pase medido de Messi y remate de Ansu Fati. El chaval, que había sido criticado en los últimos partidos por su falta de gol, se deshizo del gafe en sólo 120 segundos con un doblete que le llena de moral como sustituto del lesionado Luis Suárez, una baja que no deben echar de menos para que vayan bien las cosas hasta su vuelta.

Setién sacó un once con Semedo lateral derecho, Lenglet de central y Rakitic de acompañante de Busquets y De Jong. El juego azulgrana no distó mucho del empleado en lo partidos como local en la etapa de Valverde al frente del equipo. Muchas ocasiones de gol, pero también le siguen llegando con facilidad. Ter Stegen evitó que el Levante se metiera en el partido en el inicio de la segunda parte. El verdadero examen de Setién debe ser fuera del Camp Nou. Tras suspender en Mestalla, tiene ahora esta semana dos duras pruebas en San Mamés y el Benito Villamarín, donde no jugará Piqué por sanción. Tras estos dos choques es cuando se deben sacar conclusiones.

A diferencia del Granada en el partido que sirvió de presentación a Setién, el Levante hizo un planteamiento más atrevido y se iba con alegría al ataque cada vez que podía. Pero a la hora de elegir los últimos pases llegaban las dudas para los de Paco López. Messi, a quien el cuadro granota se le da de maravilla a la hora de marcar, tuvo las primeras opciones de marcar, pero Aitor le detuvo sus dos lanzamientos. El argentino, que es un peligro en todas sus facetas, probó de asistente y ahí sí que triunfó. Primero sirvió un balón desde campo propio para la carrera de Ansu Fati que batió por bajo a Aitor; dos minutos después repitió pase hacia el hispano-guineano y cuatro después le puso un balón a Semedo para que el portugués tras dos recortes rematara al larguero.

El Barcelona jugó a placer con el resultado a favor y Griezmann también dispuso de dos ocasiones para aumentar la renta. Una de ellas a pase de un Semedo muy acertado creando peligro constante por su banda. El Levante, con Roger y Morales en punta, seguía buscando sus contras no renunciando a su estilo pese al resultado. El descanso frenó el mejor momento de los azulgrana y el 2-0 fue hasta agradecido para los levantinistas.

La segunda parte comenzó con una ocasión azulgrana en la que Ansu Fati quiso devolver los regalos de Messi en sus goles y dio una asistencia a Leo que acabó salvando Postigo sobre la línea. Decíamos que el Levante no había renunciado a su estilo pese a ir por debajo en el marcador y tampoco cambiaron sus planes en el segundo tiempo. Y los granotas tuvieron opción de meterse en el partido en tres acciones que desbarató Ter Stegen ante Morales, Rochina y Hernani, que había salido unos minutos antes por Melero.

El Barcelona, tras esos minutos de apuro, movió ficha sacando a Sergi Roberto por un Griezmann poco acertado. Semedo. Messi tuvo otras dos ocasiones para cerrar el partido, pero Aitor lo evitó. Pasaban los minutos sin que se moviera el marcador pese a los intentos de ambos equipos. Setién sacó a Arthur por De Jong en los últimos minutos. Bardhi, que también había salido por el lesionado Vukcevic, tuvo una opción para el Levante pero de nuevo apareció Ter Stegen. Riqui Puig tuvo cinco minutos al final para que la grada ovacionara a un Ansu Fati, que no quiere quedar en el olvido. El Levante acabó atacando y Roger disparó alto tras una peligrosa pérdida de balón de Arthur antes de que Rochina acortara distancias ya en el tiempo añadido con un gran disparo desde lejos. El Barça gana, pero le siguen llegando con facilidad. Ese debe ser el principal cometido de Setién, en ataque la cosa está controlada.

Vinícius Junior tiene un problema de gol, pero su calidad no se discute. Pocos jugadores tienen su capacidad para romper al rival más cerrado. El derbi le ofreció un desafío a su altura y respondió de forma notable, encontrando un pasillo minúsculo por donde servir a Mendy y romper al Atlético, siempre fiero en el Bernabéu. Ni las ausencias desfiguran al equipo rojiblanco, que nunca perdió la cara al partido.

GRAF2674. MADRID, 01/02/2020.- El delantero francés del Real Madrid Karim Benzema (2d) celebra con el defensa francés Ferland Mendy (2i) el gol conseguido ante el Atlético de Madrid, durante el partido correspondiente a la jornada 22 de LaLiga Santander, disputado este sábado en el estadio Santiago Bernabéu. EFE/Rodrigo Jiménez

De un tiempo a esta parte, los derbis del Bernaéu se juegan a lo que decide Simeone. Quizá por eso se le silba tanto y se le dedican cánticos en el estadio enemigo. Ni siquiera la plaga de bajas que desfiguró la alineación del Atlético cambió el descorado de igualdad de cada derbi. Zidane repitió el dibujo de la Supercopa, con cinco centrocampistas más Benzema, que en la práctica viene a ser como jugar con seis medios. El desborde quedaba para los laterales, asunto sencillo de controlar para un equipo tan bien parado atrás como el Atlético.

Real Madrid’s French forward Karim Benzema celebrates after scoring a goal during the Spanish league football match between Real Madrid CF and Club Atletico de Madrid at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid on February 1, 2020. (Photo by PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP)

En la primera mitad del partido quien más y mejor llegó fue el Atlético. Mendy tuvo que acudir como en Pucela para rebañar un gol de la bota de Correa, tras un error de Benzema en zona defensiva. Vamos, por estar donde no debía. El propio Correa persiguió una colada de Vitolo y estrelló su remate en el poste. El canario disfrutó con la libertad de movimientos, por detrás de Morata, que le dio su técnico. Saúl también probó con un remate al lateral de la red tras un córner. Y reclamó un penalti por derribo de Casemiro, que pareció más un traspiés que un derribo. ¿Qué ofreció el Madrid a cambio? Control sin llegada. Más allá de un remate de Ramos pifiado tras un error de marca en un córner, el único tiro entre los tres palos del equipo de Zidane vino sobre el descanso, un tiro de Modric inocente, bien blocado por Oblak,.

El reconocimiento de que el asunto no funcionaba fue el cambio doble de Zidane: Lucas y Vinícius por Isco y Kroos. De superpoblar el centro del campo a abrir las bandas. Al minuto de la continuación ensayó Valverde, bien replicado por Oblak. Y si el Madrid metió delanteros, el Cholo se quedó sin ariete. Morata se retiró, renqueante y silbado, para dejar a Correa de náufrago, a ver si cazaba un balón largo con su velocidad.

Estaba la partida en tablas a la espera de que in alfil rompiera en diagonal. Lo normal es que hubiera sido Vinícius. Participó el brasileño descubriendo el pique de Mendy, al espacio, perfecto, como el servicio del lateral y la finalización de Benzema. ‘Vini’, al atraer la atención de la zaga, descifró el acertijo como nadie. Un 1-0 ante el Atlético es un tesoro.

El Madrid se sintió cómodo.con viento a favor. Felipe y Oblak tuvieron que emplearse para anular las acciones de Benzema y Vinícius. Además, el Atlético acusó la desventaja y perdió pujanza, sobre todo en la presión. Los partidos son largos y tantas ausencias suelen acusarse. Con un gol en contra decidió el Cholo quitar a Vitolo. Cierto es que había perdido gas, pero siempre es llamativo restar calidad en el tramo final. Entró Carrasco, recién refichado, y dos minutos después metió a Camello para quitar a un pivote, Thomas, lo que parecía más lógico.

A la espera de una contra, el Bernabéu rumiaba algún susto final y recibió entrega defensiva de su equipo. Sin mucho gol, porque no lo tiene, el Madrid es una roca, y la prueba fue el despliegue de Valverde, conmovedor, en el 80′ que puso en pie al graderío. Esa entrega que siempre enamoró al Bernabéu, y que no todos entienden. La plenitud del ‘Pajarito’, con esas botas de siete leguas con las que llega a cualquier rincón del campo, clausuró un derbi gobernado por la fortaleza del Madrid. Un bloque de granito.

Joselu y Ocampos. Ocampos y Joselu. Dos delanteros con el gol entre ceja y ceja que fueron de lo poco destacable en el combate nulo del Pizujuán entre Sevilla y Alavés. Fue un partido muy aburrido hasta el descanso e intenso e impreciso del 46′ al 90′. Muy táctico, con dos estilos opuestos. Los vitorianos más replegados y el conjunto andaluz con la iniciativa y el balón.

Parecía un 0-0 de manual. Pocas ocasiones, algún acercamiento tímido… Pero el Alavés tiene una inmensa suerte de contar con Joselu en sus filas. Tiene gol y domina el área como nadie. No necesita nada para mandar el balón a la red. Ante el Sevilla le bastó un mal despeje de Vaclik para enchufarla. El 0-1 llegó de una falta que hizo Suso, que debutó con el conjunto hispalense demostrando que tiene clase y puede aportarle mucho a los de Lopetegui.

Visto lo visto el Sevilla se estaba llevando una derrota que no merecía. Los locales eran lo que más lo estaban intentando y, al menos, deberían llevarse el empate. Dicho y hecho. Jesús Navas puso un centro que Duarte cortó de forma evidente con la mano dentro del área. Penalti. Y apareció Ocampos para pedirle permiso a Banega y poner el 1-1 con una calma sobresaliente. Un pase a la red.

En la recta final siguió el Sevilla queriendo encontrar las redes de Pacheco. Pero con más corazón que cabeza y excesivas imprecisiones. La defensa del Alavés se imponía. EL balón parado era lo único que podía hacer que los de Lopetegui se llevasen los tres puntos. A punto estuvo En-Nesyri, que salió al campo por De Jong, pero su remate a la salida de un corner no cogió portería.

Un punto que no sirve de mucho a ninguno de los dos. El Alavés sigue mirando de cerca los puestos peligrosos mientras que la victoria del Getafe deja al Sevilla en la cuarta posición, aunque igualado a 39 puntos con los de José Bordalás. El Pizjuán vivió un combate nulo entre dos killers del área.

Lo que debería haber sido una nueva y plácida goleada del PSG en Liga (5-0 al Montpellier, cuarto clasificado), acabó ensombrecida por un nuevo encontronazo de Mbappé con Tuchel. Ya con el 5-0 en el marcador y el rival jugando con un futbolista menos, Tuchel decidió sustituir al 7 parisino.

El joven salió del campo visiblemente enfadado y no quiso atender a las instrucciones que le daba su entrenador en la banda. El alemán le detuvo y se enfrentaron verbalmente delante de todo el mundo. El jugador, finalmente se retiró al banquillo cariacontecido.

La última vez que ambos se enfrentaron fue, precisamente, en la visita del PSG al Montpellier en diciembre, que sucedió una situación similar. “Nunca quiere salir del campo, es normal y es algo evidente. No quiso ser sustituido contra el Nantes y tampoco ahora”, justificó entonces Tuchel.

Hace una semana, Mbappé se ganó una amarilla por marcar un gol con la mano en la victoria del PSG frente al Reims en Copa de la Liga (3-1). Entonces, el futbolista de 21 años se marchó entre risas. Ahora, un nuevo número que empañó una gran victoria del PSG.

Los tres puntos se quedaron en el Parque de los Príncipes gracias a los goles de Sarabia, Di María, Congré en propia meta, Mbappé y Kurzawa. Poco antes del descanso, Neymar desató las alarmas por lesión… que finalmente no fue y pudo acabar el partido.

Ya en el descuento, Cavani marcó pero su gol fue anulado por fuera de juego.

El Chelsea y el Leicester City empataron en un partido marcado por la suplencia de Kepa Arrizabalaga.

El entrenador del Chelsea, Frank Lampard, dejó al español en el banquillo, no contento con sus últimas actuaciones, y dio la alternativa al argentino Willy Caballero.

Los ‘Blues’ se adelantaron por medio de Antonio Rudiger en el minuto 46, pero el Leicester contraatacó rápidamente con un tanto de Harvey Barnes.

Los ‘Foxes’ además se pusieron por delante gracias al lateral Ben Chilwell, en lo que supuso la segunda asistencia del partido para Youri Tielemans.

Completaría su doblete Rudiger, poniendo el 2-2 definitivo en el marcador a 20 minutos del final.

Leicester y Chelsea siguen en puestos de Liga de Campeones, con el Leicester tercero, con 49 unidades, a dos del Manchester City, y el Chelsea cuarto, con 41 puntos.

El Liverpool descuenta ganando partido tras partido las jornadas que le quedan para ser campeón de la Premier. Los ‘reds’ vencen y meten puntos a sus rivales (sacan ahora ¡22! a un Manchester City que visita al Tottenham) mientras coleccionan récords. Ante el Southampton, igualaron uno de tantos que tienen a tiro. Golearon (4-0) a los ‘Saints’ sumando su vigésima victoria consecutiva en Anfield, una marca que en la historia de la Premier sólo había logrado el Manchester City (2011-12).

En los más de 100 años del ‘football’, únicamente los propios ‘reds’ (enero-diciembre 1972) firmaron un récord mayor en su estadio en Primera (21). El fortín de The Kop, que lleva más de 1.000 días sin ser asaltado en Liga, no hace prisioneros. La víctimas se acumulan en su foso una tras otra. Una montaña de rivales noqueados (ya han vencido a todos esta temporada) que se amontonan junto a sus triunfos.

Y es que el ‘Pool’ lleva 16 consecutivos en Premier, a dos de la marca que los ‘citizens’ de Guardiola lograron entre agosto y diciembre de 2017. Las 18 del City las cortó el Liverpool… y podría batirlas si ganan a Norwich, West Ham y Southampton. El United, el único equipo que ha puntado (1-1 en Old Trafford) en esta Premier ante los de Klopp, dejó el récord del club y su anterior intento en 17… y desde entonces han ido sumando de tres en tres hasta encadenar 16 victorias seguidas.

De los últimos 102 puntos, el Liverpool ha ganado ¡100! Suman 42 choques sin perder en la Liga inglesa, a siete del Arsenal de los ‘Invencibles’ (49 entre mayo de 2003 y octubre de 2004). 24 victorias y un empate en 25 jornadas. Una burrada. El Southampton fue un duro rival que aguantó el primer asalto al líder. Ings y sus compañeros ahogaron con su presión a un Liverpool al que le costó romper a jugar. Alisson sufrió… hasta que Oxlade hizo el primero. Un tanto que abrió la goleada. Henderson y el doblete de Salah (está, con 14 goles, a tres del ‘pichichi’ Vardy) certificaron una goleada que en la que Firmino dio tres asistencia. El egipcio, que superó los 69 tantos de Luis Suárez en la Premier, selló un triunfo rutinario pero histórico. Otro más. Ningún líder acabó un día en la Liga inglesa con 22 puntos de ventaja sobre el segundo. El rival del Atlético de Madrid en Champions asusta. Y mucho.

El Inter logró una sufrida victoria en Udinese (0-2) que le permite mantenerse segundo a sólo tres puntos de la Juventus. Los goles de Lukaku (64′ y 71′ penalti) sirvieron para resolver un partido que, por momentos, se le complicó y mucho.

Antonio Conte, que no pudo contar con el lesionado Handanovic y con el sancionado Lautaro Martínez, optó por un once bastante experimental. Padelli jugó en portería y el joven Esposito en ataque. Además, alineó de titulares a los recién llegados Eriksen, Ashley Young y Moses. En el banquillo, junto a Godín, que parece haber perdido el sitio, estaba Filip Stankovic, hijo de Dejan, mito del ‘interismo’.

Empezó mejor el Inter, pero Udinese llegó con más peligro. De Paul hizo trabajar a Padelli en el 10′ y Ashley Young sacó bajo palos en el 37′ un tiro de Stryger Larsen.

El encargado de romper el partido fue, un día más, Romelu Lukaku. Recibió de Barella en el 64′ en el interior del área y marcó con un tiro cruzado.

La puntilla llegó en el 71′ después de un penalti provocado por Alexis Sánchez. El ex de Udinese, que reemplazó a Esposito en el 59′, revolucionó el partido. Lukaku, desde los 11 metros, no falló y ya suma 16 goles en Serie A.

Ahora toca derbi. El Milan será el próximo rival de los de Conte en Serie A.

Cristiano Ronaldo ha puesto la directa hacia la historia del ‘calcio’. El delantero portugués, discutido en el arranque de la temporada por su falta de gol (cinco en las primeras 13 jornadas de esta Serie A) aceleró en diciembre y aún no ha frenado. Desde entonces, CR7 lleva 14 dianas en nueve jornadas, marcando en todas ellas. Una racha que ya bordea el récord.

Cristiano ‘mojó’ por partida doble en la victoria (3-0) de la Juventus sobre la Fiorentina que consolida a la ‘Vecchia Signora’ en el liderato. Con un partido más sacan seis puntos al Inter. Un triunfo en un duelo irregular de los locales, en el que Szczesny tuvo que frenar a la Fiore con sus paradas, que los ‘bianconeri’ certificaron desde los 11 metros. Pjanic disparó, el balón golpeó en la mano de Pezzella y el VAR mandó a Ronaldo al punto de penalti. No falló el luso. Tampoco lo hizo en la segunda mitad, cuando una caída de Bentancur ante Ceccherini en la frontera del área le llevó otra vez al punto fatídico. Un penalti polémico que el portugués aprovechó.

De Ligt, en un córner, cerró una victoria que tuvo como protagonista al ex del Real Madrid. Con su doblete, Cristiano alcanzó su decimonoveno tanto en 19 partidos de Liga esta temporada. Desde su fichaje, CR7 ha celebrado 40 dianas y fabricado 50 (ha dado también 10 asistencias) en 50 choques de Serie A, más que ningún otro futbolista. Sus números son imperiales: 50 en 70 duelos entre todos los torneos desde que fichó por la Juve para un Ronaldo que encadena una jornada tras otra marcando.

Con su diana a la Fiorentina, el crack portugués anotó por novena jornada consecutiva igualando el récord de la Juventus de David Trezeguet. El francés enlazó nueve en la 2005-06. Delante de Ronaldo, en Italia, ya sólo están Ezio Pascutti (10 con el Bolonia en la 1962-63) y Fabio Quagliarella y Gabriel Batitusta, que encadenaron 11. El italiano con la Sampdoria en la 2018-19 y el argentino con la Fiorentina en la 1994-95.

En su carrera, la mejor racha de Ronaldo son las 10 seguidas que acumuló con el Real Madrid en LaLiga entre agosto y noviembre de 2014. En el Manchester United, su marca fueron seis en la Premier entre marzo y abril de 2008. Cristiano, que suma 22 tantos en 27 partidos esta temporada entre todos los torneos, va a por su récord y a por el del ‘calcio’. A punto de cumplir 35 años, CR7 no baja. Lleva 10 tantos en seis encuentros en 2020. Un inicio de año redondo. Si marca ante el Hellas Verona y el Brescia entrará en la historia… un poco más.

La Lazio está viviendo el mejor inicio de su historia en la Serie A. Tras la goleada (5-1) a la SPAL, los ‘laziale’ suman 49 puntos en 21 jornadas, números que nunca habían tenido a estas alturas. Cuando ganaron su último ‘Scudetto’ en la 1999-00, el entonces equipo de Sven-Göran Eriksson llevaba 43. El conjunto de Simone Inzaghi está luchando con los mejores (están a cinco puntos de la Juventus con un partido menos) impulsado por un Ciro Immobile en plena racha.

El delantero italiano tiñó su bota aún más de oro ante la SPAL. Con su doblete alcanzó los 25 goles en 21 partidos. Es el ‘capocannoniere’ con seis tantos de ventaja sobre un Cristiano Ronaldo (19) con el que está rivalizando en esta Serie A. Si CR7 lleva 9 goles en cinco jornadas en 2020, el ex del Sevilla acumula ocho. El luso ha subido el ritmo sin que el italiano lo haya bajado. En la historia de la Serie A, sólo Antonio Valentín Angelillo (1959, Inter) celebró 25 dianas después de 21 partidos de Liga.

Lazio’s Italian forward Ciro Immobile (R) celebrates with Lazio’s Ecuadorian forward Felipe Caicedo (C) after scoring his second goal during the Italian Serie A football match Lazio Rome vs Spal on February 2, 2020 at the Olympic stadium in Rome. (Photo by Andreas SOLARO / AFP)

Immobile lo ha hecho acechando los 29 tantos que logró en toda la Seria A 2017-18, en la que fue ‘pichichi’ junto a Icardi (Inter) logrando su mejor marca liguera hasta la fecha, y los 36 de Higuaín con el Nápoles en la 2015-16, récord absoluto en un curso en el ‘calcio’. El ‘bomber’ italiano, Bota de Oro con tres tantos más que Lewandowski (22 con el Bayern) va a por todas las marcas con Caicedo como mejor socio.

El ecuatoriano celebró también un doblete y Adekanye cerró una goleada que maquilló Missiroli y que prolonga la racha de una Lazio que lleva 16 partidos invicta, en los que han sumado 13 victorias y tres empates. Su racha de 11 triunfos seguidos terminó en el derbi… pero no su buen curso. Una temporada olímpica con la que sueñan con el ‘Scudetto’.

Sobre Bismarck 11537 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

6 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*