Resumen Liguero

Hola a todos. Gracias a la inestimable colaboración de yan17 (nada que ver con que sea la semana donde el Madrid queda cono líder en solitario) regresa la gustada sección semanal, el Resumen Liguero.

Álvaro Odriozola se quedó sin debutar, pero vio desde el banquillo cómo su nuevo equipo, el Bayern, barría al Schalke (5-0) y ya acaricia el liderato. Los goles de Robert Lewandowski (6′), Thomas Müller (45′), Leon Goretzka (50′), Thiago Alcántara (58′) y de Serge Gnabry (89′) y la derrota del RB Leipzig ante el Eintracht Frankfurt (2-0) dejan la Bundesliga en un pañuelo.

Los ‘toros’ (40 puntos) siguen líderes, pero con un sólo punto de ventaja sobre el Bayern (39). Además, hay otros dos equipos en cuatros puntos. El Borussia Mönchengladbach, tercero, suma 38 y el Dortmund, cuarto, acumula 36.

La ‘manita’ se quedó cortar. A los 6′ ya perdía el Schalke. Müller centró desde la derecha, Schubert -sustituto de Nübel, fichado por el Bayern- falló en la salida y Perisic cedió atrás para que Lewandowski marcara a placer y conquistara un nuevo récord. Suma 21 goles en 19 jornadas, algo que sólo había logrado Gerd Müller en la 1972-73. Se distancia, además, de Timo Werner (20) en la lucha por el Pichichi. Sin embargo, Immobile (23) sigue por delante en la carrera por la Bota de Oro.

Un disparo al larguero de Matondo en el 8′ -el balón rebotó en Alaba- fue lo más peligroso del Schalke. El balance final es demoledor: 69-31% de posesión para el Bayern y 15-2 en disparos a puerta. Las bajas de Salif Sané y de Stambouli pesaron más que las de Coman, Lucas Hernández, Javi Martínez y Süle. Los de David Wagner eran incapaces de superar la presión adelantada liderada por Müller y Goretzka.

El 2-0 tardó más de la cuenta en llegar, entre otras cosas, porque el VAR anuló dos goles por fuera de juego al Bayern. En el 17′ fue Müller quien desvió a gol un tiro de Goreztka estando ligerísimamente adelantado y en el 37′ estaba adelantado Pavard. El ‘2’ del Bayern habilitó a Goretzka para que asistiera a placer a Lewandowski.

En el añadido de la primera mitad, en el 47′, llegó definitivamente el 2-0 a la salida de un córner. Perisic encontró a Goretzka y éste regaló el 2-0 a Müller. Un gol muy especial, pues es el número 100 que el canterano marca en el Allianz Arena. Refrenda, además, su buen momento: desde la llegada de Hansi Flickl suma ocho goles y cuatro asistencias.

Schubert evitó por dos veces el 3-0 nada más salir del descanso. El meta se lució tras un libre directo de Alaba y luego desvió una volea de Thiago. Nada pudo hacer en el 50′. Goretzka, ex del Schalke, aprovechó un rechace tras un remate suyo para marcar con una preciosa tijera.

Sin tiempo para respirar llegó el 4-0, obra de Thiago Alcántara en el 58′. Entre Thiago y Kimmich le robaron el balón a Harit, Lewandowski sentó a Omar Mascarell -titular- y regaló el tanto al hispano-brasileño, que venía de marcar contra el Hertha (0-4). Desde abril de 2018 no marcaba en dos partidos seguidos con el Bayern el ex del Barça: lo logró en las victorias contra Gladbach (5-1) y en Copa frente a Leverkusen (2-6).

La entrada de Coutinho, Gnabry y Tolisso dejó sin debutar a Odriozola en el Bayern. En el Schalke, en cambio, se quedaron sin jugar dos ex del Barcelona: Miranda y Todibo.

Los no habituales fallos de Lewandowski permitieron que fuera Gnabry quien redondeara la ‘manita’. Lo logró casi sin querer. Schubert, en el 86′, desvió contra su portería un centrochut del internacioanl alemán. Otra cantada. La ausencia de Nübel pesa.

El Bayern, por su parte, seguía sumando goles. Desde el Werder Bremen (57) en la 1985-86 no había un equipo tan goleador. Un total de 57 dianas suman ya los de Flick esta Bundesliga.

Dortmund vs Colonia

DORTMUND (EFE) – El noruego Erling Braut Haaland, que hace seis días debutó en las filas del Borussia Dortmund con un triplete a domicilio ante el Augsburgo (3-5), mantuvo este viernes su racha realizadora y, con un doblete, completó una nueva goleada de su nuevo equipo, esta vez ante el Colonia, en la decimonovena jornada de la Bundesliga alemana.

El fichaje estrella en el mercado de invierno del Dortmund anotó el 4-1 en el minuto 77 tras aprovechar un rechace del meta Timo Horn, y completó el doblete en el 87 tras recibir un pase en profunidad de Mahmoud Dahoud, driblar al portero y batirlo tras evitar que el balón saliera por la línea de fondo.

Antes el portugués Raphael Guerreiro abrió el marcador en el Signal Iduna Park para el Dortmund en el primer minuto, Después llegaron los tantos de Marcos Reus (29) y el inglés Jadon Sancho (58), antes de que Mark Uth acortara distancias para el Colonia en el 65.

Con esta nueva victoria el Dortmund se coloca provisionalmente tercero en la tabla con 36 puntos, los mismos que el segundo, el Bayern Múnich, y a cuatro del líder, el RB Leipzig. El Colonia es decimotercero con 20 unidades.

Ninguna figura como la de Javier Aguirre para poner cierta perspectiva. Cuando el Atlético tiró del Vasco en 2006, el equipo venía de ser duodécimo, séptimo, undécimo y décimo en las cuatro temporadas posteriores a las dos que se pasaron en Segunda. Así se escribía la historia entonces. En la primera campaña con el mexicano al timón se repitió el mejor de esos puestos y en la segunda se alcanzó por fin un cuarto que entonces era gloria, porque valía Champions, pero que con Simeone sabría a hiel, por aquello de que el equipo no se ha bajado del podio liguero en los siete ejercicios completos que ha dirigido el argentino. Así se ha escrito la historia últimamente.

Pero que hubiera un pasado y que pueda haber un futuro no evitan que haya un presente. Y el presente es tétrico. El edificio se ha desmoronado para demostrar que el diseño era equivocado y que los cimientos han resultado frágiles. La tanda de penaltis de la Supercopa se convirtió en un abismo por el que el Atlético se despeñó sin que de momento se aprecie la profundidad de la caída. No está Koke, por cierto, cuestión en la que apetecería abundar cuando se le vuelva a señalar. Llegó en fin al Metropolitano el Leganés de Aguirre, que se presentaba colista, que ya no lo es, y fue más de lo mismo en clave rojiblanca: incapacidad absoluta para hacer daño a un rival que de hecho tuvo las mejores ocasiones.

En el once local, para que no faltara de nada, lucía ufano Vrsaljko. Que se fue al Inter porque el Atlético ya no le quería y que ha tenido que regresar, lesión mediante, porque el Inter ya no le quería. Al que se hizo ficha más que nada para evitar embrollos legales y del que de repente se tira, incluidos como están Trippier y Arias en la siempre extensa relación de caídos. A los cinco minutos, como el croata le pillaba en la otra banda, Simeone ya estaba tirando de un utillero para que rodeara el terreno de juego y diera unas indicaciones al lateral que seguramente el entrenador le hubiera hecho llegar con otro tono.

Thomas y Saúl, a todo esto. Llevan años en la entidad, como canteranos que son. Están, se supone, entre los encargados de transmitir a los recién llegados eso de los valores, concepto en todo caso manoseado hasta el punto de que, efectivamente, se utiliza demasiado sin que se llegue a saber en qué diablos consiste. Pero, por lo que al fútbol respecta, los compañeros no encuentran en el 5 y en el 8, en su versión actual al menos, un solo punto de apoyo. Del Atlético apocado que apareció sobre el pasto destacó especialmente la dimisión de ambos, teóricos encargados de generar juego desde mediocampo. Al descanso el sustituido fue Llorente, faltaría más.

A partir de ahí, la nada. Consecuencia lógica si la sala de máquinas se vacía. Con Joao esposado por la zaga rival y con Morata sin un balón que echarse a las botas, el Atlético quedaba pendiente de Correa y de su heterodoxia. Todo lo que pudiera parecerse a una ocasión pasó por el argentino, mientras en el otro lado Oblak ya se había tenido que emplear a fondo ante las de Rodrigues y Braithwaite en el primer cuarto de hora. El Leganés se ordenaba en dos líneas, una de cinco, otra de cuatro, y dibujaba el partido que necesita un equipo necesitado. Irreprochable la escuadra blanquiazul.

Fue pasando la mañana sin que Cuéllar viviera más tensiones que las que él mismo creaba con su afán por perder más tiempo del que ya estaba perdiendo. De hecho en el segundo acto también hubo susto para Oblak, con un disparo lejano de Recio que acabó en córner como pudo acabar en gol. Tampoco se entendió bien el segundo cambio local, Correa fuera, Herrera dentro, ni que la aparición de Saponjic, se supone que ariete, aguantara hasta que el reloj estaba a punto de completar su jornada laboral. Para entonces Vitolo y Felipe habían pedido sin suerte sendos penaltis. El fútbol seguía sin llegar, pero al fútbol nadie lo esperaba ya. De hecho la grada reclamaba testosterona, quizás por reclamar algo.

El sainete final, en forma de expulsión, corrió a mayor gloria del mencionado Cuéllar y de Mateu, pero aquello sólo sirvió para retrasar la hora del almuerzo a los presentes, para que Jonathan Silva pueda contar a sus nietos si algún día los tiene que fue portero un par de minutos en el Metropolitano y para que, con el personal reclamando el último arreón rojiblanco, aún tirara una contra surrealista el Leganés. Total, que el Atlético no da para más. El encefalograma plano actual no prohíbe la memoria, pero cercena peligrosamente cualquier opción de mantener el ciclo. El equipo sangra y no hay quien tapone las heridas ni, de hecho, quien aprecie la gravedad de las mismas. Cualquier tiempo pasado fue peor o fue mejor, según se mire, pero, por resumir, el presente no hay quien lo aguante.

El Barcelona de Quique Setién no acaba de arrancar y deja el liderato en el aire. Hasta ahora había ganado sin convencer tanto a Granada -lo hizo después de quedarse en superioridad y tras un poste nazarí con 0-0- como al Ibiza en Copa -los ibicencos tuvieron un poste para el 2-0 antes de la remontada- pero en Mestalla se llevó un golpe de realidad y cayó con justicia. El juego de tanto pase y nada de remate y llegadas consigue lo mismo que los documentales de La 2: dormir al personal. Buscando entrar por el centro sin usar las bandas no va a crear nada de peligro. Es un fútbol plano impropio del Barcelona y eso que el centro del campo lo formaron de inicio Arthur, Busquets y De Jong, los tres que deben ser habituales en lo que queda de temporada. Reaccionó sólo cuando se vio por debajo en el marcador pero no todos los días son domingo.

En Mestalla se midió a un Valencia con un juego directo que le dejó bien claro que ese no es el camino para ganar títulos. Los de Celades llegaron cuatro veces a puerta en la primera mitad y si al descanso se llega con 3-0 a nadie hubiera sorprendido. Pero Ter Stegen también juega. En el minuto 10 penalti de Piqué a Gayá, pero Maxi Gómez no pudo batir al alemán en el lanzamiento.

Ocho minutos después el meta azulgrana salva sobre la línea un rechace involuntario de Piqué tras un mal despeje de Sergi Roberto y al filo de la media hora un disparo de Maxi Gómez lo manda al larguero y el rechace lo remató Gameiro tras un toque de Soler para Ter Stegen volviera a lucirse. Un Valencia sin Parejo sancionado y con Rodrigo en el banquillo, lo que tiene mucho más mérito. El único remate catalán antes del descanso fue una falta de Messi que detuvo Jaume sin problemas.

La segunda parte empezó con un remate forzado de Ansu Fati que salió rozando el poste, pero fue un espejismo para las esperanzas azulgranas. Dos minutos después un remate desviado de Maxi Gómez lo introdujo en su portería Jordi Alba haciendo justicia a lo visto hasta ese momento. Coquelin y Kondogbia mandaban sobre el campo y las bandas de los de Celades no paraban de surtir balones al área azulgrana. Setién tiró de Arturo Vidal para intentar dar más consistencia a los suyos, necesitados de gol para no perder el liderato. Y Messi casi empata en la mejor ocasión para los suyos al borde de la hora de juego, pero su disparo cruzado rozó el poste.

Barcelona’s Argentine forward Lionel Messi and Barcelona’s Dutch midfielder Frenkie De Jong react during the Spanish league football match Valencia CF against FC Barcelona at the Mestalla stadium in Valencia on January 25, 2020. (Photo by JOSE JORDAN / AFP)

Celades también reaccionó y sacó a Rodrigo, su hombre-gol, que ha sido protagonista toda la semana por el interés azulgrana en ficharle. Algo habrá si Setién decidió que Carles Pérez salga cedido y en el banquillo de Mestalla el único jugador ofensivo que tenía era Collado, del filial. La baja de Luis Suárez sigue siendo muy alargada. El Valencia reculó en su planteamiento tras el gol y dio alas al Barcelona. Messi, el único con peligro una vez más, hacía lo que podía pero no fue suficiente. Lo intentó con una parábola venenosa, con un cabezazo, de falta… pero no hubo suerte.

Valencia’s players celebrate after Barcelona’s Spanish defender Jordi Alba scored an owngoal during the Spanish league football match Valencia CF against FC Barcelona at the Mestalla stadium in Valencia on January 25, 2020. (Photo by JOSE JORDAN / AFP)

Los de Celades parecían entregados, pero no. Estaban esperando su oportunidad y esta llegó tras un pase de Ferran a Maxi Gómez para que el uruguayo marcara de tiro colocado el 2-0 a falta de 10 minutos. El gol dejó tocado al Barcelona y el Valencia se desmelenó buscando el tercero que llegó tras un remate de Gabriel Paulista a la salida de un córner, pero que fue anulado por falta previa del brasileño a Busquets antes de que se hiciera el lanzamiento. Los últimos minutos sólo sirvieron para que Setién hiciera debutar a Collado. El Valencia, tras dos partidos malos, se desquita y busca los puestos Champions y el Barcelona debe pasar unos días en el rincón de pensar, lo importante no son los pases.

Sufrió el Madrid como se esperaba para llevarse los tres puntos de Zorrilla y escaparse en el liderato. Se estrelló durante hora y cuarto con la firmeza pucelana hasta que apareció otro héroe inesperado. Nacho, con un espléndido cabezazo en el 78′, hizo bueno el plan. El Madrid se planta en el derbi con autoridad, seguro en defensa y capaz de aprovechar las ocasiones (escasas) que genera.

La ocasión de dar un golpe en la mesa de LaLiga mostró una nueva versión de Zidane, indescifrable. Presentó un equipo con poco área, con Isco en la punta del centro del campo y Rodrygo junto a Benzema. Además, ausentes los extremos (Carvajal, Vinícius y Marcelo), tampoco se abrían más opciones que la combinación en corto o el balón parado. Pudo salirle de lujo en la primera (y única) llegada clara del primer tiempo, el golpe franco de Kroos y el remate de Casemiro. El VAR tiró la línea, revisó músculos, tendones y huesos para determinar que el brasileño estaba en fuera de juego y mantuvo el 0-0.

El tanto tempranero, a los 12 minutos, llegó a continuación de una entrada temeraria de Joaquín. Con los dos pies por delante. Los madridistas pidieron la expulsión, pero De Burgos Bengoetxea, que transformó un penalti a Cristiano en cuatro partidos de sanción al portugués por un empujón en su espalda, consideró que no era ni violenta ni peligrosa. No tiene suerte el vasco, con un porcentaje de errores bastante alto. Hasta en los saques de banda, para desesperación del personal.

Es cierto que con algo más de profundidad y llegadas se obviaría la atención al árbitro. Fue mérito del Valladolid, firme y aplicado para presionar en cada pelota dividida. Míchel probó la seguridad de Courtois en un córner cerrado, buscando el gol olímpico, y se convirtió en el único disparo entre los tres palos del primer acto. De los dos equipos. Satisfactorio para los de Sergio, claramente insuficiente para que el líder abriera brecha.

El descanso refrescó las ideas del Madrid, que se instaló en campo pucelano. La fatiga aligeró la presión de los de Sergio y llegaron algunas opciones, como un remate de Rodrygo con la zurda que detuvo Masip y un disparo lejano y escorado de Casemiro. Más dominio, más posesión y nula pegada.

Tardaba en hacer los cambios Zidane, como es costumbre. Lucas llevaba un buen rato calentando y en las quinielas aparecía como candidato a la sustitución Nacho. Prefirió el técnico francés mantenerle y retiró a Isco para ganar peso en las bandas. Resultó una decisión clave, porque en un córner desde la derecha se mantuvo el improvisado lateral en el área, templó Kroos y conectó un cabezazo estupendo, cruzado, imposible para el portero. Nacho corrió a abrazarse con su técnico, como si el tanto fuera relevante para el título.

VALLADOLID-REAL MADRID

No se cerró allí el duelo. Apretó el Valladolid, encomiable, para buscar la igualada. Pudo lograrlo Sergi Guardiola, tras recibir un gran pase de Óscar Plano. Lo evitó Mendy con un cruce oportunísimo. Y en un córner de nuevo Guardiola rebañó un balón suelto para marcar. Estaba en fuera de juego. Acertaron el asistente y el colegiado, y lo confirmó el VAR, salvaguardando la clave del liderato blanco. Esa seguridad defensiva que le ha hecho crecer hasta sentirse casi invulnerable. El Madrid manda ahora en LaLiga

Al Sevilla le ha venido bien resetear tras lo ocurrido en el Santiago Bernabéu. Llevaba un mes sin estar del todo bien, con esa velocidad de crucero necesaria para superar rivales, con la insistencia del martillo pilón que puede ser cuando se lo propone, sobre todo cuando juega como local. Una victoria ante el siempre complicado y ordenado Granada que, unida a la de la Copa del Rey frente al Levante, ayudan a construir ese muro que Lopetegui pretende que sea el Sánchez-Pizjuán, un fortín que deberá arropar a los suyos para alcanzar el objetivo de la Champions. Los goles de Luuk de Jong y Nolito en la primera mitad allanaron el camino para sumar de tres, tras dos tropiezos ligueros en Nervión (Villarreal y Athletic).

Porque a falta de que llegue algún refuerzo más en la parcela ofensiva en los días que restan de mercado, el Sevilla parece haberse encontrado en este inicio de la segunda vuelta con la mejor versión de su delantero titular, el único que queda de la terna que inició la temporada tras las salidas de Dabbur y Chicharito, un De Jong que comienza a parecerse a lo que Monchi y firmó en verano y el entrenador le dio confianza y continuidad. Ya no sólo juega de espaldas, sino que se da la vuelta con velocidad para lanzar los contragolpes. Suma mucho en el juego y también a la hora de mirar a la portería rival. A sus dos goles del Bernabéu (uno anulado), ha sumado uno más de perfecto cabezazo. Parece que por fin ha entendido al mayor surtidor de pases al área del equipo, Jesús Navas. Un socio inmejorable para un hombre que tiene muchos recursos en el remate.

Y si De Jong ha gozado de la confianza de Lopetegui, qué decir de Nolito, al que frente al Levante en la Copa no le salió absolutamente nada bien. Aun así, el vasco volvió a darle la camiseta de titular. En una cabalgada de un muy activo Reguilón, al que se le pedía un partido con esta intensidad y acierto, Nolito recogió el balón delante de Rui Silva, al que batió con un sutil golpeo con la derecha. Primer partido que el Sevilla encarrilaba en el primer periodo, dejando por un día en el olvido sus problemas con el gol.

Poco después del 1-0 llegaría la jugada polémica de la noche, con un penalti señalado por Hernández Hernández que él mismo rectificó tras consultar con la pantalla del VAR. Diego Carlos saca el brazo antes de una falta lateral derribando a un rival, pero el contacto se produjo antes del lanzamiento de dicha falta. El brasileño se quedó con amarilla, pero el penalti quedó en nada. El Granada no se iba a dar por vencido y avisó nada más arrancar el segundo periodo, con un remate de Domingos a un saque de esquina que se marchó alto por poco cuando Vaclik ya estaba vencido. El Sevilla había aflojado el ritmo y el equipo nazarí comenzó a rondar los dominios del portero checo.

Pese al dominio visitante, El Sevilla tuvo con De Jong un par de oportunidades, fruto a su vez de su enorme trabajo defensivo y en la elaboración del juego, ganándose el aplauso de una grada que comienza a entender que no tiene el ‘9’ con cifras estratosféricas de goles al final de curso en su cuenta, pero sí un delantero que le hace mucho bien al Sevilla y esta forma de entender el juego que tiene desde la banda Lopetegui.

Tres puntos para un Sevilla que recupera su espacio en LaLiga y mantiene su plaza Champions una semana más. El conjunto hispalense necesitaba reivindicarse en Nervión y en este torneo. El Granada debe mejorar como visitante para no pasar una segunda vuelta con alguna complicación.

Neymar está viviendo su mejor momento en París. El brasileño, superados sus problemas con la afición parisina tras su frustrada marcha al Barcelona en verano y sus lesiones, ha recuperado su mejor versión. Y el PSG lo agradece. Por séptima jornada consecutiva de Ligue 1, ‘Ney’ mojó en la victoria (0-2) de los de Thomas Tuchel sobre el Lille. Un golpe de efecto que les afianza aún más en el liderato: ya son 10 puntos sobre el Olympique Marsella, segundo.

El técnico alemán juntó a los cuatro fantásticos (Di María, Neymar, Icardi y Mbappé) y el ex del Barcelona se exhibió. Recibió un balón en la frontal del área y realizó una pared con Verratti antes de ponerla en la escuadra. Fue el primer lujo de una noche emotiva. En la segunda mitad, tras una mano de Mandava, anotó de penalti el 0-2. Marcó y se dirigió a la cámara dibujando con los dedos un dos y un cuatro, el dorsal de Kobe Bryant, fallecido horas antes en un accidente de helicóptero. Mirando al cielo, dedicó su gol a la leyenda estadounidense.

Mbappé no tuvo suerte y se topó con el meta Maignan en sus ocasiones. No un Neymar que le batió dos veces engordando sus cifras. Nunca había anotado en siete partidos consecutivos de Ligue 1. En 50 encuentros en la Liga francesa, ha celebrado ¡47 goles! Desde Gunnar Andersson, que hizo los mismos en su primera media centena de duelos en el ‘Championnat’ entre 1950 y 1952, nadie lo lograba.

El Inter de Milán no pasó del 1-1 en San Siro contra el Cagliari, en un partido de la vigésima primera jornada de la Serie A rico de polémicas en el que el argentino Lautaro Martínez, que había adelantado al equipo de Antonio Conte, acabó expulsado por protestar al colegiado.

El cuadro milanés sigue viviendo un bajón de resultados en el torneo doméstico y, con su quinto empate en los últimos siete partidos (tercero consecutivo), puede quedarse a seis puntos de distancia del líder Juventus Turín, si los hombres de Maurizio Sarri ganan este mismo domingo en el campo del Nápoles.

El Inter, que salió con el inglés Ashley Young, recién incorporado procedente del Manchester United, de titular en el carril derecho, se adelantó a la media hora de partido gracias a un cabezazo de Lautaro Martínez.

El club milanés se confirmó intratable en sus arranques de partido, pero también mostró unas carencias notables en la gestión del resultado en el tramo final.

De hecho, es la tercera vez consecutiva que recibe la igualada en el último cuarto de hora. Lo recibió ante el Atalanta (1-1), ante el Lecce (1-1) y este domingo ante el Cagliari, con un gol desde fuera del área del “ex” belga Radja Nainggolan.

Fue una diana que aumentó el nerviosismo en un Inter en el que Lautaro fue expulsado en el tiempo añadido por doble amonestación a causa de sus reiteradas protestas al colegiado. El “Toro” abandonó el campo enfurecido, alejando vistosamente el balón y dando puñetazos en la pared del pasillo de los vestuarios.

La primera visita de Maurizio Sarri como técnico de la Juventus revitalizó a un aletargado San Paolo. El Nápoles, que venía de encadenar cuatro derrotas consecutivas en casa en Serie A, se redimió de su mal momento con una victoria en el ‘Clásico Norte-Sur’ (2-1) que le permitió ‘firmar las paces’ con sus ‘tifosi’. Una ‘vendetta’ en toda regla.

La ‘Vecchia Signora’ confiaba en poner tierra de por medio tras el pinchazo del Inter ante el Cagliari (1-1) y de la Lazio ante la Roma (1-1), pero los goles de Piotr Zielinski en el 63′ y de Lorenzo Insigne en el 86′ ‘apretaron’ la lucha por el ‘Scudetto’. Continúa líder, pero con sólo tres puntos más que el Inter y cinco sobre la Lazio, que tiene un partido pendiente.

Cristiano Ronaldo dio esperanzas a la Juventus marcando en el 90′ por octava jornada consecutiva, pero ya no quedaba tiempo para la remontada. Lo intentó Higuaín, otro de los ‘enemigos’ de San Paolo, con una chilena que fue a parar a las manos de Meret en el 94′. No hubo suerte. La ‘Vecchia Signora’, que ya perdió con la Lazio (3-1) en diciembre, sumaba su segunda derrota en la presente Liga. El ‘Napoli’, en cambio, da carpetazo a la crisis después de ganar a la Lazio (1-0) entresemana y meterse en semis de ‘Coppa’.

El triunfo ante la Juve fue ‘made in’ Gattuso. Las bajas de Allan, Ghoulam, Koulibaly, Malcuit y Mertens le obligaron a volver a apostar por Di Lorenzo de central y Demme de pivote con Fabián y Zielinski de interiores. Arriba, Callejón e Insigne acompañaban a Milik.

Sarri, sin Chiellini, Danilo, De Sciglio, Demiral ni Khedira, fortaleció la medular con Matuidi… pero apostó por el tridente en ataque: Cristiano, Higuaín y Dybala.

La batalla táctica la ganó el rival del Barcelona en octavos de la Champions: la Juve, por primera vez en toda la temporada, se marchó al descanso sin disparar a puerta.

La lesión de Pjanic en el 50′ -entró Rabiot en su lugar- dejó a Sarri sin su ‘faro’ en la medular. Para colmo, vio cómo le anulaban un gol a Cristiano Ronaldo por fuera de juego de Higuaín después de un tiro al poste de Dybala.

San Paolo estalló de alegría en el 63′. Insigne se sacó un disparo envenenado que Szczesny desvió como pudo y Zielinski marcó a placer después de ‘robarle’ la espalda a Cuadrado.

Sarri quemó sus naves dando entrada a Bernardeschi y Douglas Costa en el 72′ e Insigne ‘liquidó’ el ‘Clásico’ en el 86′ al rematar de volea un centro de Callejón desde la derecha. San Paolo enloqueció.

La ‘vendetta’ estaba servida, pero CR7 le añadió un punto de suspense en el 90′. Persiguió un balón en largo de Bentancur, le ganó la espalda a Di Lorenzo y anticipó a Meret para anotar el 2-1 y seguir engordando sus estadísticas: encadena ocho jornadas seguidas marcando y suma 18 goles en los últimos 13 partidos. Casi nada. Sólo Immobile (23) supera sus 17 dianas en la lucha por el título de ‘Capocannoniere’ de la Serie A.

El buen momento de Roma (cuarta) y Lazio (tercera) hacía presagiar un gran derbi. Sin embargo, decepcionó. Dos errores garrafales de Thomas Strakosha y del español Pau López precedieron los goles de Edin Dzeko (26′) y de Francesco Acerbi (34′) y propiciaron el 1-1 final.

Un empate que permite a ambos seguir en ‘zona Champions’, pero que trunca la mejor racha de la Lazio en Serie A de toda su historia: encadenaba 11 victorias consecutivas. Aun así, suma 46 puntos y podría adelantar al Inter (48) en la segunda plaza si gana el partido que tiene pendiente.

La Roma, local en el Olímpico, comenzó ligeramente mejor y, sin apenas ocasiones de peligro, llegó el 1-0 a los 26′. Centró Bryan Cristante desde lejos y Dzeko cabeceó a la red aprovechando la ‘salida a por uvas’ de Strakosha. El bosnio, capitán, ponía fin, de este modo, a nueve derbis sin marcar y ampliaba a 99 su número de goles con la Roma.

Un minuto después estuvo cerca de llegar el 2-0. Condujo Dzeko y entre Luiz Felipe y Acerbi evitaron que anotara Cengiz Ünder, uno de los futbolistas más destacados de los de Paulo Fonseca.

Poco después, en el 33′, llegó el 1-1. Sacó de esquina Luis Alberto y Pau López se lió. Desvió hacia su portería un balón que iba fuera y, cuando Smalling se disponía a despejar sobre la línea, volvió a realizar un mal despeje que, tras tocar en el travesaño, dejó el balón a merced de Acerbi para que anotara a placer. Terrible.

Pellegrini, justo al borde del descanso, rozó el 2-1 con un disparo desde fuera del área que se estrelló contra el poste en el 44′.

La segunda parte dejó pocas noticias. El VAR anuló un penalti que el colegiado Gianpaolo Calvarese había señalado sobre Justin Kluivert en el 50′ y Strakosha se redimió de su error salvando sendos manos a mano con Dzeko en el 70′ y en el 80′.

La Lazio apenas generó peligro. De hecho, lo más destacado fue el enfado de Luis Alberto con Simone Inzaghi tras dejar su lugar a Parolo en el 71′.

Sobre Bismarck 11493 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

10 comentarios

  1. “golpe encima de la mesa”…”autoridad”.
    Yo no veo tan bien al Madrid…con un Barza al 80% estarían a unos cuantos puntos, vamos lo normal.

    • El madrid empezó mal pero ya encontro una dinamica de equipo y un zidane que ya encontro lo que quería, a este madrid solo le falta que los delanterons se incorporen y recuerden que la maxima extrella lleva mucho tiempo sin jugar y cuando entre puede cambiar la dinámica de los delanteros. De las demás liga todo parece indicar y al menos están en desventaja que la Bota de Oro se va de la dinastía Messi-Cristiano, se ven en muy buena forma Inmovile, Timo y Lewa, destacar que curiosamente españa está bien atrás de los primeros goleadores, saludos,

      • Mucho que ver en eso que Messi se haya perdido las 5 primeras jornadas de Liga… pero sí, parece que por segunda vez en muchos años (Luisito en 2016) la Bota saldrá del duopolio de siempre.

      • No se por qué si tenemos a un Bismarck hay que tolerar tan mal periodismo deportivo en Cuba, salvo exepciones. Felicidades crack! Un gran trabajo en esta sección (como en todas). Sé lo difícil que se hace realizar esta tarea. Una pena que a veces encontramos gente tan poco agradecida por acá, que no saben valorar el esfuerzo. Pero por fortuna nuestra, nos complace saber que la mayoría de seguidores de este sitio y del fútbol en general lo voloran muchísimo y lo agradecen más.
        Un abrazo al amigo Angel Eléc., que deja bien legible que no hay que seguir al mismo perro para ser garrapatas cordiales. Mi respeto y admiración por su actitud. Amo a mi club, pero amo el fútbol.
        Un abrazo. M@ndy.

  2. Jajajajaja no hermano nada que ver hace rato estaba por regresar con la sección pero tu mejor que nadie sabe que el inicio de año es super cargado de pincha pero nada trataremos todas las semana de hacerla lo mejor posible, saludos y ojalá que sea del interes de todos los fanes de esta página, saludos

  3. Seria muy bueno mantener este resumen semanal, para saber de todas las Ligas. Creo que el Madrid tiene una ventaja sobre el Barza y es que cualquiera mete gol,
    en el Barza los centrocampistas nadie tira a puerta y los demas aunque esten a 3 metros de la puerta buscan a Messi, craso error, y esto no lo vió Valverde y no ve Setién, otra cosa que no ven los técnicos es que ni Jordi, Semedo o Sergi no avanzan por los laterales, siempre tiran el balón hacia atrás es como si tuvieran miedo de perderlo, por eso el juego se torna tan aburrido feo, no hay movimientos de ataque, la filosofía de retener el balón no da frutos. si se mantiene los que hemos visto en los últimos juegos, adios temporada.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*