Opinión:¿Hay que tener paciencia con Valverde?

Anoche, en caliente, tras el decepcionante 0-0 ante el Slavia, Piqué pidió paciencia. La tenemos. Y seguiremos dispuestos a ilusionarnos a la que el equipo nos dé medio argumento donde cogernos. Pero eso no quita seguir con la venda en los ojos. Porque el problema no es el empate de ayer, en un encuentro que jugándose a las nueve de la noche con el campo lleno o con un portero checo con menos flor, el Barça se habría llevado los tres puntos. Incluso estamos dispuestos a perdonar esos diez minutos tontos en Levante o la tarde de sonrojo en Granada o el baño de fútbol que nos metió el Inter durante 45 minutos. Sí, el Barça anda líder en la Liga y en la Champions, como argumenta Piqué con razón. Es tan cierto que encadenaron siete victorias seguidas como que el equipo no ha perdido ninguno de los encuentros europeos. Pero, por juego, podía haber perdido cualquiera de los cuatro.

Lo preocupante es que hace dos años que el Barça de Valverde ha perdido el fútbol. No es cuestión de analizar, en solitario, un empate en casa, de otro correcalles, sin dominio del encuentro, con líneas separadas y sin ideas para desarbolar una defensa en línea muy avanzada. Por más que anoche Griezmann , Vidal y Dembélé se hartaron de desmarcarse al espacio, nadie les daba un pase por desesperación de los 67.000 fieles del Camp Nou. Sólo Semedo -el mejor del partido- corría al espacio y recibía en carrera. El problema de fondo es que el Barça ha ido dejando de hacer todo lo que sabía hacer. Y, como consecuencia, hay menos espectáculo en el campo, menos control, menos dominio de los partidos y, como consecuencia, peores resultados.

La secuencia con Valverde , cada temporada es futbolísticamente peor que la anterior.Tras los tres años de ‘rock and roll’ con Luis Enrique , la llegada del nuevo entrenador significó tranquilizar el juego del Barça. Hacerlo más fiable, más equilibrado y más consistente. Con mucho trabajo y oficio, se paseó por la Liga durante dos años. Con el tiempo, los vicios del fútbol, el desgaste de las relaciones, el paulatino olvido de los automatismos o la edad de los cracks, han sido algunas de las causas que han ido transformando esas virtudes en defectos. Hoy el Barça practica un fútbol previsible, aburrido, descontrolado, con menos esfuerzos solidarios, con las líneas separadas, con menos punch y ejerciendo una presión insulsa. Hoy por hoy, no hay una idea de fútbol.

Hay, eso sí, buscar el recurso de Messi para que lo intente salvar todo. Se intuye que se trabaja la salida de atrás, pero a la que el rival encuentra el antídoto, ya no se detectan soluciones alternativas. En la transición del centro del campo y en la forma de atacar, en cambio, el trabajo táctico no se vislumbra por ninguna parte. Parece que hay más improvisación que ciencia. Más libre albedrio que obsesión concienzuda de buscar fórmulas para dañar al rival. Hay que saber acoplar a un crack como De Jong y un Griezmann por el que el entrenador ha suspirado durante tres veranos y que, cuando lo tiene, no sabe ni dónde ponerlo. Hay una plantilla fantástica pero cada vez hay menos equipo.

El problema no es Valverde . Mejor dicho, no sólo es Valverde . Pero, a estas alturas y tras dos años y medio de ver jugar su Barça y de escucharle en ruedas de prensa, tampoco él tiene la solución. Ayer, durante el descanso, un socio se me acercó para decirme: “Creo que es mejor persona que entrenador”. No supe llevarle la contraria. Tendremos fe y calma, sí. Pero si intuyéramos un horizonte futbolístico ilusionante, quizá tendríamos más paciencia

Me ha gustado

Buena noticia para Òscar, pero…

Los tres equipos de la Liga en zona de descenso, ya han cambiado de entrenador. Parece que, al segundo intento, han atinado más en la elección para sus respectivos banquillos. Aguirre en Leganés, Machín en Cornellà y, especialmente, Òscar en Vigo parecen tres apuestas por un fútbol más efectivo en resultados y más vistoso para los espectadores. La dinámica del Celta, con 7 derrotas y tan sólo 6 goles a favor en 12 partidos, necesitaba un revulsivo. Tener a un grandísimo delantero como Iago Aspas, aislado, es un sinsentido al que Garcia Junyent puede poner remedio. Por fin, le llega el premio. La oportunidad en Primera le llega en un Celta que ya catapultó a Luis Enrique hasta el Barça. Es un buen atajo y no es un mal presagio. Atrás queda la experiencia acumulada en Israel, Inglaterra, Francia, Grecia –con lamentables episodios de distinta índole que cortaron su trayectoria antes de tiempo- y su brillante paso por el Red Bull Salzburg. Destacar, por el fútbol, en la ciudad de Mozart tiene mucho mérito. La casualidad ha querido que el debut de Òscar sea en el banquillo del Camp Nou… pero contra el Barça. Y si de una cosa sabe del Barça, su estilo de juego y su momento actual, es como hacer daño al equipo de Valverde. Como buen técnico, tiene detectadas todas las lagunas del equipo. La teoría de cómo pinchar a un Barça largo la sabe de memoria. Esperemos que, a la práctica, no se salga con la suya.

No me ha gustado

Riqui Puig tiene razón, pero…

Riqui Puig siempre es noticia. Por activa o por pasiva. Esta semana, dos veces. Por un lado resulta que un excanterano del Espanyol le llama quejica por las entradas que recibe en Segunda B. Crítica infundada porque el jugador del Barça B no ha rechistado sobre el tema. No se ha quejado. Se ha levantado del suelo o ha salido en camilla de un campo y ha sido su entrenador quién ha avisado de la dureza de los rivales y la prensa quién ha puesto el grito en el cielo sobre la caza y captura del liviano futbolista. Por otro lado, como informó Ferran Martínez, tras el empate con el Andorra, Riqui Puig reveló, de forma sucinta y educada, su decepción por haber dejado de subir a los entrenos del primer equipo, por la falta de oportunidades que le da Valverde y, a pesar de querer seguir aquí para llegar a triunfar, ya no cierra la puerta a una posible salida del club. Tiene razón en todo. Es incomprensible el paso atrás, cuando mejor está jugando él y cuando quizá más necesitaría su magia el primer equipo. Pero crear un centro del campo de futuro con De Jong, Arthur y Riqui parece un reto lejano para un míster, como casi todos, cortoplacista. Pero a pesar de que el Matadepera tenga razón, ¿qué debe hacer ahora Valverde? Si le convoca, incluso para los entrenos, parecerá que cede a las presiones. Riqui, con sus palabras, no se lo ha puesto fácil.

Mala leche

1.Robert Lewandowsi pasará por el quirófano, por un problema en la ingle, aprovechando el parón de selecciones. La idea es perjudicar lo mínimo posible a su Club, el Bayern. No comparen. Por algo dicen que las comparaciones son odiosas.

2.Mourinho sonó para el Arsenal, sonó para el Bayern… pero nada de nada. Ahí sigue, en su casa, esperando el momento. El momento de llamada de Florentino Pérez, claro.

3. Pablo Iglesias suelta en AS que “Barça y Madrid son el bipartidismo del fútbol”. No dice quién es PSOE y quién sería el PP. Suelta, luego, que “Messi y Cristiano son el bipartidismo de las estrellas del fútbol”. Tampoco osa concretar en el paralelismo. ¿Hacía falta?

Tomado de:https://www.mundodeportivo.com/futbol/fc-barcelona/20191106/471404198258/hay-que-tener-paciencia-con-valverde.html

Sobre Bismarck 6668 Artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

12 Comentarios

  1. Te digo sinceramente bro: ya el vaso mío se desbordó el año pasado, lo cambié y el que puse se volvió a desbordar y así sucesivamente… Valverde debería de irse ya, no estoy disfrutando con el juego de mi equipo amado, y sobre todo, están desperdiciando los últimos años de Messi en la élite del fútbol

  2. Estoy al no ver mas futbol porque nunca me cambiaria de equipo pero este barcelona no hay quien lo vea,Valverde no sabe que hacer con la plantilla,el entrenador del equipo Cuba lo haria mejor que eso es mucho decir.Fuera Valverde.Hata cuando.Lo que estan buscando es que messi no renueve contrato.

    • Yo creo que exageramos un poco,no creo que el equipo este como para no ser Mirado. No veo a ningún equipo de los grande paseando diferencias, x el contrario todo el mundo sufriendo y perdiendo entrenadores. Al menos, y a pesar de no estar bien,TAN MAL NO ESTAMOS! Como dice Bismarck. Por lo menos mantenemos el primer lugar en ambas competiciones, hay otros peores, que aunque ese aliciente no sea el que debe motivarnos x lo menos nos reconforta.

  3. Coincido en q se estan desperdiciando los ultimos años del rosarino, y que a veces no dan ganas de ver jugar a este Barca.

    Creo que si estamos en 1er lugar es porque esta Messi de regreso, al final la liga es de Messi y los DTs dirigen en Champions, pues si tienes a Messi en 38 jornadas es complicado que no ganes liga, pues si Messi se congela en un juego luego te mete un doblete, pero en champions, nada mas hace falta que el argentino tenga un partido de regular a malo para que todo se vaya a bolina. En Champions el DT debe administrar las altas y bajas del equipo y los raros puntos bajos de Messi, algo en lo que Valverde no tiene ni idea como manejar.

    Los titulos de liga de Valverde estan sobre valorados, la liga es de Messi no de Valverde

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*