Análisis: las carencias del Barça

  • l Barça vive una fuerte crisis como visitante: cayó en Bilbao y Granada y empató sufriendo en Pamplona y Dortmund
  • El equipo se bloquea fuera, quizás recordando lo de Anfield, y ni el técnico ni los cracks dan un paso adelante
La decepción en Granada fue mayúscula
La decepción en Granada fue mayúscula (Foto – Manel Montilla)

El FC Barcelona se bloquea cuando juega lejos del Camp Nou. Parece que el fantasma de Anfield no ha dejado de acompañarle porque desde entonces no ha sido capaz de ganar lejos de su estadio. De hecho, no logra hacerlo desde el 23 de abril, cuando venció al Alavés en Mendizorroza (0-2) en la pasada Liga. A partir de ahí van ocho partidos consecutivos lejos del Camp Nou sin triunfo, con cuatro empates y cuatro derrotas.

Lo preocupante es que el equipo no ha sido capaz de hacer un ‘reset’ este nuevo curso. Uno de sus principales problemas es su falta de contundencia en las áreas, donde se deciden los partidos, pero hay más carencias, bastantes más, que a continuación detallamos

Sin remate entre palos fuera: sólo dos por partido

Fuera de casa, el Barça ha marcado dos goles en cuatro partidos en lo que va de temporada. Pero lo más preocupante es que sólo ha rematado entre los tres palos en ocho ocasiones, una media de dos por encuentro. Sin ir más lejos, en Dortmund solo una vez, en el inicio de la segunda parte, el portero tuvo que intervenir para despejar un disparo de Suárez. En Granada fue Messi quien puso a prueba a Rui Silva en el minuto 82. En Bilbao chutó dos veces entre palos pero no marcó y perdió. En Pamplona tiró cuatro veces a portería y anotó dos goles para empatar 2-2.

El rival se avanzó en cuatro de seis encuentros

En Bilbao, Pamplona y Granada el rival marcó antes que el Barça. Y en el Camp Nou, contra el Betis, también sucedió lo mismo. Sólo en Dortmund, partido en el que Ter Stegen fue el héroe, y contra el Valencia en el Camp Nou el equipo contrario no marcó antes que el Barcelona. Una estadística preocupante y que seguro que Valverde tiene en cuenta. Además, sorprende especialmente que el equipo se dejó marcar muy al final en San Mamés (Aduriz, minuto 89) y pronto en Granada (Azeez, minuto 1), El Sadar (Torres, minuto 6) y ante el Betis (Fekir, minuto 14).

Sin apenas desequilibrio en la media y arriba

El Barça ha sufrido la ausencia por lesión de Messi. Sobre todo, en lo que hace referencia a las opciones para desequilibrar a los rivales. También en este sentido se ha notado la lesión de otro jugador con dribling, Dembélé, que se ‘rompió’ en la primera jornada de Liga. Sin embargo, lo que no es de recibo es que, aún sin Leo ni Ousmane, al Barça le cueste tanto romper líneas, sobre todo fuera. En Granada, donde llegaron a jugar Griezmann, Suárez, Carles Pérez, Ansu, Messi y De Jong, entre otros, el Barça sumó once regates buenos con más del 73 por ciento de la posesión. El Granada sumó diez.

Equipo largo, escasa presión y pocas contras

El Barça ha ido perdiendo un sello característico de sus últimos años de hegemonía europea: la presión avanzada. Esa carencia se ha acentuado lejos del Camp Nou. Messi está liberado de esa tarea y Suárez depende de su físico. En paralelo, la defensa ha ido aculándose por el miedo a que le ganen la espalda si juega muy dentro del campo rival pero hay poca presión a la salida de balón del contrario. Y si el equipo es largo hay más espacio para que salgan fácil los jugadores del rival. Además, sin Dembélé el peligro a la contra baja mucho, algo que con Luis Enrique también fue un arma letal.

Valverde no atina a integrar a Griezmann

Valverde se fijó el fichaje de Griezmann (28 años) como una prioridad tanto en 2018 como de cara a 2019, tras su espantada inicial. Aquel ‘no’ del francés no mermó las ganas del técnico de ficharlo y ahora por fin lo ha logrado. Y ciertamente ha tenido tiempo de sobra para estudiar dónde ubicarlo sabiendo que Messi es fijo en el once si está bien y Suárez, casi lo mismo. Por ahora ha probado al galo en las tres posiciones. Sorprendentemente, en Granada sin Messi de inicio, lo puso en la izquierda, donde perdió su capacidad de chut en la primera parte. En la segunda, ya con Leo, lo puso abierto en la derecha.

Mucha posesión fuera pero en zonas inofensivas

No se puede decir que el Barça no tenga la posesión del balón de forma casi abusiva en sus encuentros de fuera de casa en la actual temporada. En Bilbao tuvo la pelota el 72,2 por ciento del tiempo. En Pamplona, el 74,5 por ciento. En Dortmund algo menos, el 59 por ciento. Y en Granada volvió a monopolizar el esférico con el 73,6 por ciento de la posesión. Por tanto, este año no hay debate sobre la tenencia del balón. El problema esta campaña en qué se hace con él fuera de casa. Y los datos dicen que se regatea poco, se dispara menos y el balón se toca mucho pero en zonas de poco peligro.

Menos intensidad que los rivales en sus estadios

El Barça parece salir entre amodorrado y acomplejado a los estadios visitantes. O los rivales van muy fuertes o el equipo azulgrana sale poco activado por el tipo de calentamiento que realiza o por cómo prepara sus encuentros como visitante, y más ante rivales modestos. O por las dos cosas. El caso es que mientras los contrarios aprietan y corren a tope desde el inicio, al Barça le cuesta entrar en los encuentros, hallar la posición en el campo y generar peligro en la portería rival. En Granada, por ejemplo, contabilizó 18 recuperaciones, por 15 del rival. Muy poca diferencia.

Malas primeras partes y poca intimidación

El Barça está teniendo un defecto en las últimas temporadas que cada vez está agravándose y que esta temporada va a peor. En las primeras partes sale menos ‘enchufado’ que el rival y eso le cuesta que le marquen goles y anotar pocos a favor. En Bilbao la primera parte se tiró, casi como en Pamplona. En Dortmund no se marcó y en Granada el equipo se fue al descanso perdiendo. Conclusión: prisas en la segunda parte, precipitación y peligrosos huecos atrás. El Barça, incluso con Messi, da menos miedo ahora a domicilio. Sin Leo cualquiera se ve capaz de tumbarle.

Muchos cambios en alineaciones y de posición

Ernesto Valverde no ha podido contar con algunos de sus jugadores clave en varios encuentros. Sin embargo, tampoco ha apostado en el resto de posiciones por una alineación más o menos fija. Arthur entró y brilló de suplente, fue titular y el sábado ya ni jugó. Roberto debía ser medio pero ya ha jugado de lateral. Semedo, en teoría dueño del carril derecho, ha jugado bastante en la izquierda. Junior, fichado para ser suplente de Alba, sólo duró 45 minutos en Los Cármenes. De Jong ha jugado de interior y de pivote, Aleñá ha desaparecido desde Bilbao y Griezmann ha actuado en todo el frente de ataque.

Van tres penaltis cometidos fuera, dos con la mano

El Barça debe ir con mucho cuidado con los detalles y hay algunos que no son menores. Por ejemplo, los de las manos dentro del área. A Piqué le pitaron unas en Pamplona y a Vidal, lo mismo en Granada. Los dos llevaban los brazos separados del cuerpo. Deben vigilar. En Los Cármenes el chileno chutó, el balón lo repelió Germán y Arturo pidió penal. No lo hubo porque el defensa local se tiró a tapar con los brazos pegados al cuerpo. Además, Semedo provocó otro penalti en Dortmund con un ingenuo pisotón a Sancho. Tres penas máximas en contra en seis partidos es demasiado.

Tomado de:https://www.mundodeportivo.com/futbol/fc-barcelona/20190923/47557104752/carenciasc-barca-valverde-derrota-granada-fuera-casa.html

Sobre Bismarck 6616 Artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*