Opinión: Neymar no me aceleró el pulso

Josep Maria Minguella

Tengo un amigo, veterano, que cuando le pregunto cómo se encuentra me contesta: “Químicamente bien”. Está como yo, que antes de desayunar se toma sus dosis farmacéuticas y en algunas ocasiones se controla la presión y las pulsaciones. Es lo que yo hice el 30 de agosto, y sorprendentemente, el aparato marcaba 36 latidos al minuto. En principio, me alegré porque me acordé como un relámpago de las crónicas que escribió durante años el gran periodista Ramon Torras , cuando El Mundo Deportivo era como una sábana en blanco y negro. Torras era un periodista especializado en ciclismo y sus escritos sobre las carreras y en especial el Tour crearon escuela y en mi caso, casi chaval, me admiraron.

Te enterabas de los pueblos por donde pasaba la carrera. Los restaurantes donde comían los periodistas típicos y genuinamente franceses. Los hostales donde dormían y así leías más sobre la Francia interior que de la carrera en sí. Era una delicia cada mañana. Había un corredor que destacaba por encima de todos, el italiano Fausto Coppi , y en uno de estos análisis de aquella época alegó como causa de sus éxitos que tenía una presión arterial 36. Una vez pasado este fugaz recuerdo comparativo en números aunque nada que ver en las condiciones físicas del gran italiano y las mías, me pareció que debía comunicarle el hecho al cardiólogo y el hombre, con muy buen criterio, me envió a urgencias. He estado una semana en la Teknon, con un tratamiento personal y profesional exquisito -agradecimiento a los doctores Jornet y Berruezo y sus equipos profesionales- y ya estoy de regreso.

En este tiempo se ha confirmado que Neymar , por ahora no. En realidad, antes de que sucediese todo esto, un directivo muy serio del club me dijo en pleno desarrollo de aviones Barcelona-París-Barcelona que el jueves 29 se iba a acabar aquel teatro. No sé si fue un tiro al aire pero la verdad es que acertó plenamente. A partir de ahí, me da la impresión de que este tema tendría que ponerse totalmente diferente por parte de los propietarios del equipo francés o, por muchas personas, contactos o influencias que se metan en medio, es un asunto sin solución.

Recuerdo que días antes de todo esto, el diario Le Monde, se podría decir que es el más serio de aquella zona, publicó una noticia que pasó casi oscurecida, diciendo que el jeque de Qatar no quería que el jugador se fuese de su club. Cuando un jeque, cargado de dinero actual y de futuro, toma una decisión en un asunto tan baladí para él, como es la posesión o transferencia de los derechos de un futbolista, todas las demás especulaciones caen por su propio peso. Ahora, habrá mucha gente que olvidará a Neymar , hay muchos que se alegran porque creen que lo que hizo hace dos años no tiene vuelta atrás y otros se quedarán con la esperanza lejana de que algún día pueda volver. Lo mejor es pensar que los jugadores que tenemos en la plantilla respondan a su nivel y a los contratos que tienen con el club y atacar partido a partido otra temporada, en principio, apasionante.

Por ahora estoy de vuelta. Espero estarlo mucho tiempo.

Muchas gracias

Los parones FIFA siempre sirven para la aparición de temas diferentes al día a día de la competición. Esta vez ha sido el contrato de Messi con el Barça. No tengo claro por qué razón pero cuando se anunció la última renovación ya entendí que el contrato era de cuatro años, siendo el último opcional por parte del jugador. En realidad es una historia que se repite desde hace muchos años.

Leo, que llegó con 13 años, sin coste alguno para el club, sin que lo conociese nadie del Barça, sin que lo pidiese ningún responsable, que cayó en el jardín de mi casa como un niño delgado, perspicaz y con ojos inquisitivos, ha tenido en 18 años de estancia en el club muchas ocasiones para irse. A los 16 años podía salir libre como hacen algunos de los jóvenes por aplicación de las leyes federativas. No lo hizo. Sí lo hicieron compañeros suyos, en base a sus derechos como Piqué y Cesc, que jugaban en el mismo grupo de cadetes.

Unos meses después, cuando explotó internacionalmente en el Mundial de Holanda Sub’17 el secretario técnico Txiki Begiristain salió con urgencia para Amsterdam con el fin de conseguir la renovación y tener la seguridad de que el jugador seguiría con nosotros. No hubo problema.

Ha pasado en otras ocasiones. Concretamente en la última, hace tres años, la situación era prácticamente la misma. Creo que fue en octubre o noviembre cuando se presentó esta última firma de contrato a pocas semanas de iniciarse el año siguiente en el que, por ley, también podía firmar libre por el club que él decidiese. Siguió en el Barça hasta hoy. No tengo ninguna duda de que este largo proceso Barça-Messi va a seguir a pesar de que finiquitado el asunto Neymar vamos a seguir recibiendo ‘informes’ sobre el futuro de Messi. Culés, no os preocupéis. Creo que por ahí no hay peligro.

La universidad del fútbol

Han pasado unos días pero no me olvido de la fiesta de inauguración del estadio Johan Cruyff. Una monada, con recuerdos arquitectónicos a los históricos campos ingleses y al de Les Corts. Me hizo mucha ilusión poder estar presente después de que ya estuve en el 57 en el primer día del Camp Nou. Muy buena organización del evento. Sirvió saludar a muchos ex jugadores y técnicos que han pasado por Can Barça durante tantos años y que uno no mantiene una relación de día a día. Como diría Eulogio Martínez, un paraguayo delantero centro que una vez metió siete goles en un partido oficial contra el Atlético, “el que no juegue bien sobre esta hierba es que no sabe”. Espero que Johan esté contento de que el Barça tenga un lugar por el que pasen los jóvenes, cuya formación era una de sus grandes obsesiones. Por muchos años.

Aún queda mucho para un Clásico femenino

Está muy bien que el Real Madrid se haya decidido entrar en el fútbol femenino, pues es algo que favorecerá al fútbol femenino en general y a la competitividad de la Primera Iberdrola. Sin embargo, con la goleada histórica que recibió el pasado sábado en el estadio Johan Cruyff (9-1), aún con el nombre del CD Tacón, Florentino Pérez se habrá dado cuenta de que para poder competir por los títulos y que el duelo se considere como un Clásico en mayúscula aún tiene mucha faena por delante por hacer. No le bastará con solo invertir mucho dinero.

Sin ir más lejos, al Barça le ha costado cuatro años, desde su profesionalización en el 2015, llegar a poder disputar su primera final de la Champions y aún no ha podido hacerse con la Liga, el gran objetivo para este nuevo curso. El Atlético es, a día de hoy, el gran rival de las azulgrana, no el CD Tacón, futuro Real Madrid.

Tomado de:https://www.mundodeportivo.com/futbol/fc-barcelona/20190909/47240236265/minguella-opinion-neymar-messi.html

Sobre Bismarck 6392 Artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*