La Champions en Azulgrana

El Tottenham elimina al Manchester City en una noche loca (4-3)

Un gol de Llorente a la salida de un córner mete a los de Pochettino en semifinales tras un partido frenético




Cruel despedida para el Manchester City, que un año más no estará entre los cuatro mejores equipos de Europa. El VAR anuló un gol de Sterling en el descuento que habría dado a los celestes el billete a las semifinales, como colofón a un partido enloquecido en el que Llorente firmó la diana de la victoria ‘spur’.

FICHA TÉCNICA

Champions League

MCI

4-3

TOT

Manchester City

Ederson; Walker, Kompany, Laporte, Mendy (Sané, 84′); David Silva (Fernandinho, 63′), Gündogan, De Bruyne; Bernardo Silva, Agüero y Sterling.

Tottenham

Lloris; Trippier, Alderwiereld, Vertonghen, Rose (Sánchez, 90′); Wanyama, Sissoko (Llorente, 41′); Eriksen, Dele Alli, Lucas (Davies, 82′); Son.

Goles

1-0 M. 4 Sterling. 1-1 M. 7 Son. 1-2 M. 10 Son. 2-2 M. 11 Bernardo Silva. 3-2 M. 21 Sterling. 4-2 M. 59 Agüero. 4-3 M. 73 Llorente.

Árbitro

Cüneyt Çakir (Turquía). TA: Sissoko, Son y Wanyama.

Lo advirtió en la previa Guardiola. En la ida el City había priorizado el control, traumatizado por el recuerdo de Anfield, pero la vuelta iba a ser distinta. 90 minutos a todo o nada, con el retorno a la titularidad de Bernardo Silva De Bruyne como declaraciones de intenciones. Pep invocó al City más genuino, ofensivo y dominador. 

Inicio no apto para cardiacos

Pero ni el de Santpedor la orgía goleadora con la que amanecería el encuentro. A los cuatro minutos, De Bruye trazó una diagonal partiendo desde la derecha y abrió a la izquierda para Sterling, que con excesivo oxígeno batió a Lloris con una rosca diabólica. Se llenaron de alegría los los más de 50.000 corazones que coparon el Etihad Stadium, desconocedores del examen al que se enfrentarían en los minutos venideros. 

La réplica ‘spur’ fue inmediata. Son cazó en la frontal un rechace errático de Laporte y superó de primeras a Ederson, que pudo hacer más. Un nuevo error del central galo pondría por delante a los ‘spurs’. Con la defensa incorporándose al ataque, el francés perdió un balón imperdonable ante Lucas. Tres pases después, Son se plantó en el área para rubricar la remontada con un derechazo cruzado.

Sin tiempo para asimilar el golpe, el City igualó la contienda en un disparo de Bernardo Silva desviado por Rose. El Tottenham intentó rebajar las revoluciones del encuentro, temeroso ante un City completamente desbocado. Y el duelo se aserenó, pero no del modo deseado por los ‘spurs’. Los londinenses se vieron embotellados, incapaces de contrarrestar la sangría generada por un Bernardo Silva incansable en el flanco diestro, siempre ayudado por De Bruyne. Ambos se asociaron para servir a Sterling el 3-2.

El luso y el neerlandés se asociaban a una velocidad endiablada, con el arco siempre entre ceja y ceja, secundados por Gündogan David Silva. Una y otra vez llegaban tarde los londinenses, hartos a perseguir sombras en la medular. Los ‘spurs’ aquejaron la ausencia del lesionado Winks y temieron lo peor cuando Sissoko pidió el cambio por lesión antes del descanso.

Escaso de efectivos, Pochettino introdujo a Llorente y modificó su esquema. Pobló el centro del campo con un 4-4-2, dejando a Lucas y al riojano como puntas de lanza. El cambio no alteró el acecho celeste, perturbado únicamente en chispado de Son antes del descanso. El coreano despegó en un contraataque, rompió a Walker con una bicicleta y disparó rozando el poste. 

Llorente neutralizó el dominio celeste 

Poco menos que un espejismo. El City redobló la ofensiva tras la pausa, obligando aLloris a lucirse en dos intervenciones muy meritorias a disparos de Sterling De Bruyne. A la tercera, nada pudo hacer el galo para impedir que Agüero fusilara a la red tras un slalom incontenible de De Bruyne.

Por primera vez en toda la serie, los mancunianos se metían en semifinales y Guardiola apostó por el control. Entró Fernandinho por David Silva. La apuesta pareció funcionar hasta que en un saque de esquina, de forma fortuita, Llorente batió a Ederson con la cadera. Un gol fatal, que precisó la revisión del VAR por posibles manos del riojano. 

La urgencia exigía decisiones drásticas. Entró Sané por Mendy. Con tres defensas, arriba se fue con todo el City, que acarició la gesta con la yema de los dedos. En el descuento, Sterling marcó el tanto de la victoria a pase de Agüero. Enloqueció el Etihad, se desbocó Guardiola, antes de que Çakir congelara las sonrisas celestes. El argentino había recibido en fuera de juego. El VAR anuló el tanto y acabó con las esperanzas de un Manchester City que, una temporada más, no estará entre los cuatro mejores de Europa

Tomado de:https://www.sport.es/es/noticias/champions/city-cae-con-las-botas-puestas-7413744

El Ajax barre a la Juve de Cristiano

La Champions descubre un tesoro. Es el viejo Ajax de los jugadores valientes y garbosos que encandilan a la generalidad de los aficionados. El viejo Ajax de los jóvenes. El equipo que mejor ha jugado en este torneo y el que se llevó por delante a la Juventus después de torturarla durante 180 minutos. El que desmonta, en fin, un poder establecido, la máquina de Agnelli, víctima de un torbellino que hace un mes destrozó al vigente triple campeón sucesivo en el Bernabéu. El resultado contradice la lógica del peso financiero imperante. Triunfa una idea futbolística superior. Ganan unos jugadores tan desconocidos para las grandes audiencias como espléndidos por derecho propio.

El partido adquirió categoría de examen supremo para algunos chicos en desarrollo. El primero fue Matthijs de Ligt. A sus 19 años, el central del Ajax portó el brazalete de capitán y asumió la tarea más pesada de todas en uno de los ambientes más cargados del fútbol europeo. Se le imponía frenar las arrancadas de Cristiano para taponar el primer cauce de la riada de la Juventus, equipo obligado a pasar a semifinales por razones presupuestarias, por urgencia histórica, y porque jugaba en casa a defender la ventaja obtenida en la ida. La inercia de la trama conspiraba contra De Ligt. Lo normal habría sido verle cometer algún error de inmadurez. No falló nunca. Inmutable, acudió puntual al corte, se paró donde requería la jugada, salió de su zona con éxito y disuadió a su marca por anticipación cuando se gestaban los contragolpes. Si tuvo que imprimirse con bravura tampoco se dejó superar en el cuerpo a cuerpo. Pasó la raya que separa al gran jugador del que está llamado a hacer historia.

Juventus

JUV 1 – 2 AA

Ajax

Juventus Szczesny, Bonucci, Daniele Rugani, Alex Sandro, Mattia De Sciglio (Cancelo, min. 63), Emre Can, Pjanić, Matuidi, Federico Bernardeschi (Rodrigo Bentancur, min. 79), Paulo Dybala (Kean, min. 45) y Cristiano. AjaxAndre Onana, Noussair Mazraoui (Daley Sinkgraven, min. 10), Matthijs de Ligt, Veltman, Daley Blind, David Neres, Donny van de Beek, Hakim Ziyech (Huntelaar, min. 87), Frenkie De Jong, Schöne, Tadic y Daley Sinkgraven (Daley Sinkgraven, min. 10) (Lisandro Magallán, min. 81). Goles1-0 min. 27: Cristiano . 1-1 min. 33: Donny van de Beek . 1-2 min. 66: Matthijs de Ligt . Árbitro Clément Turpin Emre Can (min. 68) y Cristiano (min. 92). Estadio:Allianz Stadium

De Ligt solo perdió por accidente. En la jugada del 1-0 fue su propio compañero, Veltman, quien le hizo la pantalla impidiéndole batirse con Cristiano en el duelo aéreo. Libre en el punto de penalti, el portugués metió la frente y convirtió el córner en gol. Fue la única ocasión que generó la Juventuis en la primera parte. Incapaz de sobreponerse a la rigidez posicional, el equipo de Allegri no logró amenazar a su rival si la posesión se le estiró más de dos segundos. Ofuscado Pjanic y seco Bonucci sin más recurso que el pase largo, se bloqueó si no contragolpeaba para aprovechar los espacios abiertos que ofrecía el Ajax entre sus mediocentros y sus centrales. Cada vez que las contras traspasaron la frontera de Schone y De Jong, surgió De Ligt para desmontarlas.

Van de Beek aprovechó un rechace para empatar antes del descanso, cuando la Juve se replegaba y el desconcierto se apoderaba del público y de los jugadores rayados. Resultó chocante la incapacidad de jugadores como Pjanic, Can, Dybala o Bernardeschi para salirse del molde. El 4-4-2, esquema de hierro juventino, se vuelve contra los jugadores cuando se trata de administrar soluciones a problemas inesperados. Siempre hay un Matuidi para proteger a Pjanic y siempre falta un interior para ofrecer una salida cuando es urgente crear algo nuevo.

Armados para evitar contragolpes, simétricos hasta el fin, inamovibles cada uno en su carril, los jugadores de la Juventus no lograron romper la estructura para generar apoyos y líneas de pases con movimientos de permuta. Exactamente aquello que distingue al Ajax, cuyo esquema permanece tan indetectable como el genial Neres, el abnegado De Beek, el zurdo Tadic o el ubicuo Ziyech. Agrupados alrededor de la pelota desde el primer pase, firmaron asociaciones vertiginosas que obligaron a la cobertura italiana a esfuerzos máximos para evitar filtraciones.  

El dominio del Ajax se incrementó en la segunda parte. Porque la tensión psíquica restó lucidez a los jugadores locales. Porque alrededor de Ten Hag se divierten futbolistas sin nada que perder. Porque la flexibilidad táctica, las ideas ingeniosas, y un plan claro y ambicioso, fueron privilegio del Ajax, progresivamente crecido al dictado de un Frenkie de Jong que marcó los tiempos hasta romper definitivamente la rigurosa presión medio-alta que dirigía Pjanic.

Deshecha la presión italiana, su arma de cabecera, se disolvió el contragolpe. Disuelto el contragolpe, se acabó la Juventus. Pudo ser goleada. Si Ziyech aprovechaba la ocurrencia de Neres para embocar el mano a mano que sacó Szczesny; si De Beek metía por la escuadra otro remate que también despejó Szczesny; y si Pjanic no despejaba un balón que habría dejado a Ziyech solo a puerta vacía, la humillación habría sido mayor.

El mazazo vino de córner. De Ligt ejerció de ejecutor. Elevándose por encima de Bonucci, Rugani y Sandro, el rubio cabeceó el envío de Schone a la red, sembró el pánico en Turín y electrificó una Champions que parecía previsible y ya no lo es.

Tomado de:https://elpais.com/deportes/2019/04/16/actualidad/1555447937_630404.html

El Barcelona vence al Manchester con goles de Messi y Coutinho

Dos tantos del argentino en solo cuatro minutos resuelven un encuentro plácido a favor de los de Valverde

El FC Barcelona sintió que ya estaba en semifinales de la Liga de Campeones cuando había cubierto, apenas, 20 minutos de juego. Fue los que necesitó Leo Messi para entonarse y revolucionar un encuentro que empezó con un palo de Rashford en el primer minuto de juego. Tras 15 minutos de toma y daca, con un United muy eléctrico, decidido a defender sus opciones dado el corto resultado de la ida (0-1 a favor de los azulgrana), apareció el 10. Y firmó una jugada tantas veces antes vista en el Camp Nou. Recorrió la frontal del área desde la derecha para encontrar ese espacio entre el que colar la pelota con un zurdazo a la derecha de De Gea, inalcanzable. Solo cuatro minutos más tarde, Messi volvió a anotar. Descolocado el Manchester, el Barcelona aprovechó esos minutos de apatía del conjunto británico. Con un segundo chut de Messi que se coló por debajo del cuerpo del meta español del United, el partido quedó visto para sentencia.

Lo intentaron Rashford y Pogba, pero los ingleses no volvieron a poner en peligro a los de Valverde, que se adueñaron del balón. El tercero y definitivo lo puso Coutinho, que recibió del 10, majestuoso e insaciable en ataque. El brasileño firmó un genial lanzamiento al que no llegó De Gea y que celebró con gesto serio al tiempo que se tapaba los oídos. No lo ha pasado bien esta temporada el siete del Barcelona, que este miércoles fue titular por delante de Dembélé. Y aprovechó la ocasión.

Así, con un partido plácido y plástico, el Barcelona se planta en las semifinales de la Champions cuatro años después.

Tomado de:https://elpais.com/deportes/2019/04/16/actualidad/1555434647_755329.html

Alfombra ‘red’ del Liverpool en Do Dragão

Los ingleses se sobrepusieron a un pésimo inicio y acabaron arrollando

Mané, Salah, Firmino y Van Dijk firmaron la goleada en Oporto

Hablar de justicia o injusticia en el fútbol a estas alturas de la película sería rozar la hipocresía. En el deporte no siempre vence el mejor. La historia está llena de ejemplos. El Liverpool engrosó esa lista de equipos. La suerte del campeón dicen. 

Oporto

Iker Casillas; Militão, Felipe, Pepe, Alex Telles; Otávio (Tiquinho, 46′), Danilo, Herrera; Corona (Andrade, 77′), Brahimi (Bruno Costa, 81′), Marega.

Liverpool

Alisson; Alexander-Arnold (Joe Gómez, 66′), Matip, Van Dijk, Robertson (Henderson, 71′); Fabinho, Milner, Wijnaldum; Mané, Origi (Firmino, 46′), Salah.

Goles

0-1 M.28 Mané. 0-2 M.65 Salah. 1-2 M.68 Militão. 1-3 M.77 Firmino. 1-4 M.84 Van Dijk.

Árbitro

Danny Makkelie (Países Bajos). TA: Pepe / Mané

Campo

48.000 espectadores.

Muchos coincidirán en que el conjunto de Jürgen Klopp realizó un encuentro serio, con oficio, de calculadora. Sí. Pero también es cierto que el plan se le pudo ir al garete si Jesús Corona hubiera estado más atinado a los pocos segundos. El mexicano se marcó una jugada individual precisa, bicicleta incluida y enganchó un zurdazo que salió lamiendo el travesaño. 

Necesitaba creer el Oporto. El 2-0 de Anfield Road no permitía otra que empezar mordiendo. A ver si sonaba la flauta y pillaban a los ingleses en paños menores. Los ‘dragones’ salieron a por todas, con una atmósfera intimidadora en la desembocadura del Duero. El Liverpool, con legañas en los ojos. Klopp incluso se permitió el lujo de reservar a Firmino y dar la titularidad a Divock Origi. Rectificar es de sabios y el alemán lo hizo al descanso.

Quien perdona…

Al margen de una primera acción peligrosa, Jesús Corona intimidó de forma constante a la frágil retaguardia británica. Cayendo por ambas bandas, el mexicano fue el alfa y el omega de los portugueses. De sus botas salió la incertidumbre. Pero estuvo demasiado solo. Brahimi, desaparecido. Marega, excesivamente torpón. El africano lo intentó. No fue por ganas. Pero el malí vio la pelota cuadrada.

El chaparrón de juego caló a los del Merseyside. Aunque en el noroeste inglés están inmunizados de la lluvia. Así las cosas. En la primera que tuvieron, a la cazuela. Combinación entre Salah y Mané, VAR mediante, para el 0-1. Adiós eliminatoria.

Disipado el efecto del Oporto, los lusos arrojaron la toalla en el segundo tiempo. Mo Salah no perdonó en un mano a mano con Iker Casillas. La asistencia de Alexander-Arnold dejó al egipcio a solas con el de Móstoles. Firmino y Van Dijk se sumaron a la fiesta con sendos testarazos. Antes, Éder Militão sació el apetito goleador de los portugueses a la salida de un córner. Se vienen unas semifinales de aúpa.

Tomado de:https://www.sport.es/es/noticias/champions/alfombra-red-del-liverpool-dragao-7413748

Sobre Bismarck 6616 Artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

1 Comentario

Responder a EL PADRINO Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*