Con Dembélé, ¿hay que tener manga ancha o mano dura?

Con Dembélé, ¿hay que tener manga ancha o mano dura?

Ousmane Dembélé no acaba de encontrar el camino de la disciplina y la mejor prueba es su último retraso, desvelado ayer por RAC1 y MD. Un desliz que escuece porque no es la primera vez que el francés se despista. Pero igual que no acaba de dar con el despertador que le saque de su profunda modorra en la cama, en el campo sucede todo lo contrario. El tipo está enchufado y lleva ya varios partidos tirando del carro con intensidad, acierto y goles decisivos. El Barça está ante una encrucijada: ¿aplicar todo el peso del régimen interno sobre el durmiente extremo o darle carrete al tiempo que sigue insistiendo en reconducirle?

Analizando sus cualidades, y respetando todas las posturas, quizá la mejor solución sea aplicar la manga ancha con sentido común. Casi todos los cracks han tenido sus épocas de despiste nocturno o diurno, todos han sido jóvenes y casi todos han tenido algún tropiezo: algún retraso, algún rebote con el entrenador, algún lío con la Guardia Urbana, algún punto del carnet perdido… Dembélé tiene 21 años y obviamente aún es reconducible. Por cierto, lo de la manga ancha no es frase de ningún periodista: lo dijo su compañero Rakitic.Por algo será

El retraso de Ousmane Dembélé de ayer no es un accidente puntual, sino que se ha convertido en una peligrosa costumbre por parte del francés. La manga ancha con la que ha actuado hasta ahora Valverde en este caso ‘invita’ al delantero a ser reincidente, puesto que no sólo no recibe ningún tipo de castigo, sino que sigue siendo titular pase lo que pase. Sólo se quedó fuera el día del Betis, aunque el entrenador no quiso hablar de castigo y justificó su ausencia por la gastroenteritis que había sufrido esa semana.

Dembélé debe aprender que sus actos de indisciplina tienen consecuencias y que si su comportamiento no es el adecuado se quedará sin jugar. De salida sale perdiendo el equipo, cierto, porque el entrenador debe prescindir de un futbolista que rinde sobre el campo. Pero si no hay castigo el entrenador perderá el respeto de todo el vestuario y el resto de compañeros también pueden llegar tarde cuando les apetezca, conscientes de que no hay castigo para los indisciplinados. Mano dura cuanto antes, para evitar que el vestuario del Barça sea ingobernable.

Tomado de:https://www.mundodeportivo.com/futbol/fc-barcelona/20181210/453478740789/barca-dembele-fc-barcelona.html

3 Comentarios

  1. Hola muy buenos días tengan todos, pienso que a Dembélé no se le debe de presionar mucho pero tampoco que se le suelte la mano, es verdad que llega tarde a los entrenamientos y aveces tambien tiene mala disciplina (acaso Ronaldinho no era asi aunque no se pueden comparar) esto es una comparación ridicula por la tecnica entre otro pero estamos hablando de la personalidad, en ese aspecto son muy parecidos, fiesteros, se quedan dormidos y llegan tarde al entrenamientos pero a la hora del campo marcan la diferencia(mas en caso del Dinho) Demdelé no tanto pero es un intermitente pero ultimamente esta jugando bien espero que siga asi pero que mejore con respecto a su actitud y que demuestre que vale la pena jugarsela con el, saludos a todos.

    • Con todo respeto, considero que Dembele no tiene remedio. Que vaya a “disciplinarse” a otro equipo. Por él, se pudiera recibir a otro…haya costado lo que haya costado. Vizca Barca!!!

  2. Yo abogo por mano dura. Aquí nadie es imprescindible. Ousmane necesita YA un correctivo lo suficientemente bueno a ver si se entera de una buena vez que no está en la tercera división de Francia. No solo es una falta de respeto al club y a su entrenador, también a sus compañeros, que le han dado mucha confianza y apoyo. Chico malcriado.
    M@ndy.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*