Un Barcelona sin Messi, clasifica a octavos, por Chapete

El Barcelona se convirtió en el primer equipo clasificado a octavos cuando logró un empate ante el Inter (1×1) en un emotivo encuentro desarrollado en el Giuseppe Meazza de San Siro.

Ante un rival bien exigente, que se sabía que iría por todas a buscar el resultado ante su público, y que en esta ocasión  disponía de  varios jugadores en su cuadro titular que no estuvieron  en el partido de ida, como Vrsaljko y Nainggolan, el Barça planteó un partido muy serio, sin Messi, y donde Valverde volvió a acertar con el esquema táctico inicial y con los cambios introducidos.

Si bien en la derrota en la pasada Champions, frente a la Roma, al técnico se le acusó de ser demasiado conservador, con un planteamiento táctico algo “mezquino”, donde fue más a mantener un resultado, que a buscar el partido, y donde  demoró demasiado los cambios al no reaccionar a tiempo, (recordar que en aquella ocasión el primer cambio  fue el de Iniesta en el min. 80), viendo que su equipo era “desbordado”, ahora fue todo lo contrario y el técnico demostró haber sacado experiencia del pasado fracaso pues en el fútbol, los partidos muchas veces se ganan o se pierden desde el propio  planteamiento inicial, de cómo los técnicos enfoquen el encuentro y de qué  mensaje trasmitan al rival  a partir de ese propio planteamiento inicial. En este caso, Valverde, sorprendió con la inclusión de Dembelé, por Rafinha (quien había jugado el partido anterior), e hizo un planteamiento más ofensivo. El mensaje era claro, apostaba por la velocidad de Dembelé como forma de desequilibrar, de inquietar siempre al rival y de ir más rápido al contragolpe cuando fuese necesario. Desde el principio, Valverde mostró su intención de ir por el partido,  de no meterse atrás (como contra la Roma), aprovechando la imagen dejada en el último Barça-Rayo y donde  Dembelé y Suárez marcaron casi finalizando el juego. Ahora, con un  4-3-3 donde Coutinho se movía por la izquierda, alternando de extremo o retrasando su posición a la de “interior” apoyando la creación,  y Dembelé, que principalmente se movía por derecha, el Barça estuvo dominante, con un medio campo formado por Busquet, Rakitic y Arthur, que claramente ganaron la partida al rival, lo que les permitió  controlar los hilos del juego y crear varios oportunidades de gol.

Dembélé, desde el comienzo, mostró su velocidad y desequilibrio, y pronto envió un primer “fogonazo” que el portero rival, Handanovic, de gran actuación en el encuentro, detuvo. En todo el partido, Dembelé  siempre intentó desequilibrar, aunque no estuvo nada fino,  e hizo varios pases malos. Por otro lado, Coutinho y Suárez, ambos de muy buen partido en general,  lo intentaron también en varias ocasiones, aunque tampoco tuvieron éxito. Para el segundo tiempo, sobre el min.65, el inter, comenzó a llegar con más intensidad y comenzó a ganar la batalla en el medio campo. El cansancio al parecer, comenzó a hacer mella en los jugadores del Barça. Recordar, que el Barcelona tuvo un partido muy exigente contra el Rayo definido in extremis y por el contrario,  Spalletti, el técnico del Inter,  había dado descanso a varios de sus principales jugadores en el último partido de la Serie A, por lo que éstos podían estar más frescos. Entonces esta vez Valverde sí reaccionó a tiempo y envió músculo, fuerza y juego aéreo al campo, cuando sustituyó a Arthur en el min.75 y dio entrada a Vidal. De esta forma el Barcelona comenzó a recobrar nuevamente el dominio en el medio campo, y posteriormente, en el min.80, sacó a Dembelé y le dio entrada a Malcom. Recordar que el brasileño había tenido un pésimo partido anterior en Copa, pero Valverde le dio toda su confianza. Con este cambio se intentaba mantener velocidad y desequilibrio con un jugador fresco y también muy rápido, lo que rindió su fruto cando en el 83 anotó el primer gol del encuentro. Luego, a 3 minutos del final, Icardi , que no se había hecho notar en el partido, y quien es uno de los mejores delanteros centros del mundo, demostró que a un jugador de área no le puedes dar un mínimo chance, cuando en una jugada donde el balón quedó suelto,  no la perdonó.

Al final, el Barcelona hizo un gran partido, sin la presencia en cancha de su jugador estrella, en un campo bien complicado, demostrando, que es un gran equipo, con grandes jugadores, y con un muy buen técnico. Solo que cuando se incorpore el 10, sin discusión, será un EQUIPO MUCHO MEJOR.

Saludos a todos,

Chapete

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*