Todos los responsables de la semana fantástica culé: Suárez, Valverde, Alba, Rafinha…

La semana pasada estaba marcada en rojo en el calendario del Barcelona. Se enfrentaba de una tacada a Sevilla, Inter y Real Madrid en apenas ocho días, partidos que marcarían la trayectoria del equipo tanto para la Liga como para la Champions. El equipo de Valverde afrontaba su ‘Tourmalet’ particular con serias dudas. Habían cometido demasiados errores de manera consecutiva. Una derrota inesperada en Butarque frente al colista a la que había que añadir tres empates ante Girona, Athletic y Valencia. Unos resultados que le hicieron perder el liderato.

Por si fueran poco los antecedentes, Messi se lesionaba y encendía todas las alarmas en el club y la culerada. Un Barça sin Leo es mucho menos Barça, es una evidencia respaldada por los números. Así que la semanita se presentaba con serias dudas sobre su resultado final. Sin embargo, el rendimiento del equipo ha sido sobresaliente, tanto a nivel de juego como de resultados. Salvo alguna excepción aislada, todos han dado un paso adelante, tanto en el banquillo como en el terreno de juego. Muy pocos habían soñado con un desenlace así, culminado con una manita ante el gran rival. Varios han sido los motivos.

Suárez, un gran líder

La anterior lesión importante de Messi se produjo en 2015. Entonces Neymar se erigió como el gran líder que tiró del carro para que no se notara la ausencia del argentino. Pero el brasileño anda ahora por París y todos se preguntaban quién asumiría esos galones. Luis Suárez, que ya en 2015 secundó a la perfección a Neymar, se ha echado el equipo a la espalda. No sólo con sus goles, sino con su puesta en escena. Suárez desborda carácter por todos los costados, a veces se pasa de la raya como el domingo con Nacho, pero esa intensidad se traslada a sus compañeros. No escatima esfuerzos, pelea todos los balones, presiona y golea.

La apuesta Rafinha

Había todo tipo de quinielas sobre el sustituto de Leo. El primero de la lista era Dembélé, por el precio que había costado y por su capacidad de desborde. Sin embargo, la elección de Valverde fue Rafinha. Una apuesta ganadora a todas luces. Su aportación ha sido vital porque ha dado consistencia al equipo, con un centro del campo más potente y con una mejora en la presión. Además, también ha rendido a un gran nivel en el aspecto ofensivo, sobre todo en el día del Inter en el que marcó un gol.

Cambios de Valverde

El otro gran triunfador de la semana ha sido Ernesto Valverde. No sólo por el acierto que tuvo en la elección de Rafinha, sino por su dirección de partido en el Clásico. Su intervencionismo fue clave con los cambios en la segunda parte. Acertó de lleno en los tres. Primero con la entrada de Semedo y adelantando a Sergi Roberto, el movimiento clave del partido, y luego dando entrada a Dembélé y Arturo Vidal. Con anterioridad, a Valverde le estaba costando más de la cuenta cambiar.

Vuelve la presión

Una de las grandes novedades que ha presentado el Barcelona en estos partidos ha sido retomar la mejor presión del equipo. En los primeros encuentros de esta temporada no se había ejecutado como en la anterior campaña. El resultado era que el equipo estaba encajando demasiados goles. La defensa estaba en el punto de mira porque se habían cometido numerosos errores puntuales, pero en muchos casos el primer error venía de campo contrario al permitir salir con facilidad al equipo rival. Frente a Inter y Real Madrid, salvo en momentos puntuales, la presión ha sido muy efectiva y clave para que el Barça pudiera robar el balón y armar una rápida transición.

El factor Jordi Alba

El lateral se ha convertido en el mejor extremo del equipo. Está en un momento de forma extraordinario. Ha marcado dos goles y ha dado cinco asistencias, además de participar activamente en otros goles. El que Dembélé no juegue le abre camino en la banda izquierda. Frente al Madrid entró cuando y como quiso por aquella banda. Después de Messi y Luis Suárez, es con diferencia el mejor atacante del equipo.

Empezar ganando

No hay nada para el Barcelona como abrir la lata. Da tranquilidad al equipo y obliga al rival a abrirse en busca del empate. Y el Barcelona se había encontrado en esta temporada por detrás en el marcador en demasiadas ocasiones. Sevilla, Real Sociedad, Huesca, Girona, Valencia, Athletic… Todos ellos fueron dominando en el marcador, lo que supone un considerable desgaste para el equipo. En estos tres partidos, el Barcelona se adelantó en el marcador y todo fue más fácil.

La defensa y Ter Stegen

Si en los partidos precedentes hubo muchos errores individuales, en estos tres últimos choques la situación fue diferente. Piqué, muy señalado por sus fallos, ha rendido a un buen nivel, secundado por un buen Lenglet que ha conseguido que nadie eche de menos a Umtiti. Y la aparición de un Ter Stegen, que en partidos anteriores no había sido el salvador. Ante el Sevilla fue clave.

Tomado de:https://www.marca.com/futbol/barcelona/2018/10/30/5bd75941ca474148518b4638.html

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*