El lío de la defensa del Barcelona.

Las incertidumbres, las dudas y los errores lastran el rendimiento de la retaguardia

La defensa del Barcelona no es lo que era. Ni de lejos. Sus pilares se tambalean y sus teóricos suplentes no están a la altura. Ya no causa envidia. No es la muralla infranqueable de otras temporadas. De hecho, es el equipo más goleado en LaLiga de los ocho primeros clasificados. Ha encajado once tantos y en sólo dos choques ha dejado su arco a cero. Todos sus componentes están, de alguna u otra forma, señalados, para disgusto de un Valverde para el que la solidez y contundencia atrás es una de sus premisas futbolísticas. El único que se salva es Ter Stegen. Suerte del alemán.

No hay ningún jugador de la zaga que esta temporada no esté atravesando algún tipo de contrariedad, ya sea de forma directa, como Gerard Piqué, cuyos errores en los últimos partidos son evidentes y él mismo los ha reconocido, o indirecta, como Jordi Alba: que no tiene sustituto. Otros, como Lenglet, Vermaelen, Semedo o Umtiti están lejos de su mejor versión. Valverde está rotando e introduciendo cambios atrás, pero ninguno le está dando resultado. Aún.

Semedo

El portugués ha disputado cinco de los ocho encuentros de LaLiga. Está teniendo, por lo tanto, protagonismo. Ernesto Valverde le ha dado oportunidades, porque también quiere a Sergi Roberto de mediocentro y a causa de la lesión del canterano, pero el luso no las está aprovechando. De hecho está teniendo algunos fallos destacados: muestra errores de concentración, le falta precisión con el balón, cuando sube la banda tiene excesivos problemas para tapar su lateral, se muestra dubitativo… Contra el Tottenham en Champions, por ejemplo, mostró algunas carencias importantes.

Sergi Roberto

Sergi Roberto se ha convertido en imprescindible para el Barcelona y su ausencia es un verdadero dolor de cabeza para Ernesto Valverde, que intenta sacar el mayor provecho del de Reus. El técnico ha querido apuntalar la medular con el cuarto capitán y probar con Semedo en el lateral, pero el resultado no es del todo satisfactorio. El portugués no aporta ni la seguridad ni la serenidad ni las auxiliadoras subidas al ataque de Sergi Roberto. El canterano, además, no está jugando los últimos choques por lesión. Arrastra una elongación en el recto anterior de la pierna derecha desde el encuentro contra el Athletic de Bilbao.

Piqué

El catalán está siendo protagonista involuntario de algunos fallos destacados en este arranque de temporada, como él mismo admite. En los últimos choques no ha estado al nivel que suele mostrar y que le han convertido en uno de los mejores zagueros del mundo. Errores de posición, marcaje y concentración han mermado su capacidad y aportaciones en este inicio. Contra el Girona, el Leganés, el Tottenham, el Athletic de Bilbao y el Valencia ha cometido fallos destacados que ayudan a explicar el bajón de rendimiento de toda la defensa. Gerard Piqué es uno de los pilares en la retaguardia azulgrana y si él está mal, toda la línea lo acusa y se resiente.

Umtiti

El imponente zaguero francés ya tuvo un final de curso pasado un tanto irregular, y este arranque tampoco está mostrando las excelentes prestaciones que exhibió en anteriores momentos como culé y con la selección gala. Pero lo que más preocupa al barcelonismo, y a Ernesto Valverde, es la lesión que arrastra y cuyo pronóstico es una incógnita. El defensa tiene molestias en la rodilla izquierda que le han impedido participar en los últimos choques. No está claro cuándo podrá volver porque, de hecho, algunas fuentes apuntan a que Umtiti pasará por el quirófano. El gran tándem que formaba con Piqué se ha roto. Ya no son un seguro atrás.

Lenglet

La participación del francés está siendo tan intermitente como poco decisiva. El exdefensa del Sevilla ha intervenido en cinco de los once encuentros que ha jugado el Barcelona, entre la Supercopa, LaLiga y la Champions, y ha sido titular en tres. En uno de los que salió de inicio, contra el Girona, fue expulsado al ver la roja directa por propinar un codazo a Pere Pons. Fue el minuto 34 y obligó al Barcelona a un sobreesfuerzo. El zaguero no está todavía al gran nivel que mostró en el Sevilla. Le falta adaptarse, coger el ritmo y encajar en la defensa. El cuadro culé abonó casi 40 millones por él.

Vermaelen

El veterano futbolista belga, que concluye contrato el próximo mes de junio, es uno de los jugadores culés que menos está participando en este arranque. En LaLiga, ha intervenido en dos encuentros, contra el Leganés jugó de lateral izquierdo y esta pasada jornada, contra el Valencia, salió de central. En ninguno de los dos choques estuvo especialmente acertado. Valverde le ha probado como recambio a Jordi Alba, pero el experimento no le gustó y llegó a la conclusión de que el ex del Arsenal rinde más de central. Pero en Mestalla tampoco mostró su mejor versión. Tiene difícil tener continuidad.

Jordi Alba

El defensa de L’Hospitalet no tiene recambio. Tal cual. Ernesto Valverde no tiene en el vestuario del primer equipo ningún hombre que le pueda suplir y, pese a la promesa de recurrir a Miranda, todavía no lo ha hecho. Es una carencia que le preocupa. Quiere tener todas las posiciones dobladas. Su intento de apostar por Vermaelen en esa posición, jugó contra el Leganés, no tuvo un resultado satisfactorio, de ahí que el preparador y el club se estén planteando seriamente en firmar un lateral zurdo en el próximo mercado de invierno. Todos cruzan los dedos para que Jordi Alba no se lesione. Ni se resfríe.

Tomado de http://www.marca.com/futbol/barcelona/2018/10/09/5bbb8944268e3ed9498b461a.html

Sobre catalan 327 artículos
Una salutació habanero per a tothom. El meu nom és Rayner Roig, sóc d'Alamar, l'Havana, Cuba, gran fanàtic del FC Barcelona i de la selecció d'Itàlia. El meu jugador preferit és el bon futbol. Visca Barça i Forza Azzurri.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*