De capa caída: el Barça no pasa del empate ante el Athletic (1-1) y vuelve a ‘pinchar’ en Liga

  • Por primera vez en dos años, el FC Barcelona acumula tres partidos consecutivos de LaLiga sin ganar. En esta ocasión, nuevo pinchazo ante un Athletic Club que se adelantó en el marcador con un gol de De Marcos.  Munir salvó un punto para los culés

La situación comienza a ser preocupante: el FC Barcelona ya lleva tres ‘pinchazos’ consecutivos en LaLiga Santander. El equipo venía de sumar un punto de los últimos seis y tampoco logró la victoria contra el Athletic Club. Los vascos se adelantaron en el marcador con un gol de De Marcos y el empate no llegó hasta el segundo tiempo por obra de Munir, ya casi sin tiempo para remontar.

El partido comenzó con un Athletic Club de Bilbao esperando atrás para buscar su oportunidad y el FC Barcelona dominando la posesión y generando peligro mediante algunos chispazos de Philippe Coutinho. Sin Leo Messi sobre el terreno de juego, todo el juego azulgrana pasaba por el brasileño, que fue el más activo del equipo.

Un arranque suyo desde el centro del campo se convirtió en el primer acercamiento al área del partido. El brasileño se plantó en el área y acabó siendo derribado en una acción donde tímidamente se pidió penalti, aunque la acción no pareció lo suficientemente fuerte como para señalar el punto fatídico.

El Athletic Club también tuvo un par de llegadas peligrosas con Iñaki Williams como protagonista: en la primera, el atacante vasco intentó sorprender a Marc-André ter Stegen con una vaselina fallida; en la segunda, el delantero del Athletic Club se escoró hacia la banda yéndose del portero alemán, pero se encantó en la definición.

La ocasión más clara del FC Barcelona en el primer tiempo fue de Luis Suárez tras un pase de Nelson Semedo que le dejó solo ante Unai Simón, pero el cancerbero rojiblanco reaccionó con un paradón al disparo del uruguayo, que intentó marcar a la media vuelta. Poco más generó el Barça en el primer tiempo, que todavía reservaba una sorpresa desagradable.

En el minuto 42 de partido, el Athletic Club se adelantaría en el marcador en una acción en la que se pidió falta previa. El balón lo agarró Susaeta en la banda izquierda, levantó la cabeza, y vio a Óscar de Marcos, que entraba como una exalación para rematar al fondo de las mallas el centro del capitán de los ‘leones’.

Munir salva el empate

El segundo tiempo no empezó precisamente con buenas noticias: Sergi Roberto, uno de los jugadores clave para Ernesto Valverde, cayó lesionado y tuvo que ser sustituido por Sergio Busquets. Poco después, Ernesto Valverde realizó el cambio para ir a por la remontada definitivamente: Leo Messi entró por Arturo Vidal.

Con los dos cambios, el FC Barcelona mejoró, aumentó la velocidad de circulación de balón y, con ello, llegaron los primeros chispazos de peligro de los azulgranas en el segundo tiempo: Ousmane Dembélé realizó una gran carrera por la banda derecha y Philippe Coutinho mandó un balón al larguero tras un gran centro lateral.

Leo Messi también tuvo una gran oportunidad, cómo no, a través de una falta algo alejada de la frontal del área. No obstante, De Marcos, autor del gol rojiblanco, leyó el tiro del argentino y sacó de debajo de los palos el tiro del ’10’. Iñaki Williams respondió con dos carrerones que a punto estuvieron de acabar en gol.

Poco después, Messi volvió a tenerla, pero se topó con el peor enemigo del FC Barcelona en la presente temporada: los palos. En esta ocasión, el potente tiro del argentino acabó repelido por el palo derecho ante la mirada de un Unai Simón que ya estaba batido. Tuvo que aparecer Munir para poner las tablas en el marcador con un gran remate a pase del argentino. Sin tiempo para más, se consumó un nuevo tropiezo. Y ya van tres seguidos.

TOMADO: https://www.fcbarcelonanoticias.com/

Sobre neymar11 2945 Artículos
Mi nombre es Jorge Infante Verdecia, vivo en la provincia de Holguín. Soy fiel seguidor del FC Barcelona y Brasil, es decir fanático del buen fútbol. Por eso mi jugador favorito es Neymar.

3 Comentarios

  1. Me parece quer está bien rotar de cara a la Champions.. pero no se puede rotar a varios jugadores porque el Bilbao demostró vs el Madrid que está jugando bien.. asi que habia que dejar el mediocampo intacto a mi modo de ver

  2. Cuando los del VAR se van para el BAR para no VER
    El desarrollo de las tecnologías en general y su inclusión en el deporte, ha permitido que hoy los que imparten justicia dispongan de herramientas avanzadas que los ayudan a tomar mejores decisiones y así disminuir los errores producto de las malas apreciaciones. Desde hace mucho tiempo, con el photo finish es fácil para los árbitros definir quién es el ganador en modalidades como el atletismo, ciclismo, natación, etc. Sin embargo, durante los últimos años otros deportes como el béisbol, el tenis, la lucha, el judo, etc., se han beneficiado del video arbitraje, donde se repiten las jugadas, desde diferentes ángulos, para luego tomar la decisión correcta. De hecho, después de varios años de aplicarse en diferentes deportes, el video arbitraje llegó al fútbol mediante el VAR y cabe preguntarse si su funcionamiento es el esperado o si se requiere de modificaciones urgentes en su implementación para disminuir el margen de error. Cabe destacar, que en el futbol existen jugadas que fácilmente pueden ser resueltas con el video arbitraje como los fuera de juegos y los balones que entran o no a puerta (con el ojo de halcón, por ejemplo) pues con estas herramientas, es sencillo determinar si hubo gol o no, dejando casi en nula la posibilidad de error, siempre que se aplique correctamente la tecnología. Sin embargo, hay otro grupos de jugadas bien polémicas, que quedan más en lo subjetivo, en la apreciación personal, en la interpretación personal del reglamento que cada árbitro realice, como por ejemplo, si una jugada es penal o no, si el contacto fue lo suficientemente fuerte o no, si le fue al balón o no, si hubo o no obstrucción o interferencia, si la falta fue con intención o no, si merece amarilla o no, si merece roja, si hubo mano o no y si fue intencional o no, en fin, preguntas con respuestas que pueden variar en dependencia de cada árbitro (si es “tarjetero” o no por ejemplo) y de cómo aplique el reglamento, en cada momento, en dependencia también del equipo y jugador que esté involucrado. Y aquí comienza un grave problema, muy difícil de resolver, pues por lo general, los árbitros pueden responder a cuestiones afectivas, mostrando simpatías o no por un jugador o equipo, y en otros casos pudieran responder también a determinados INTERESES, y mostrar predisposición o no en dependencia del equipo en cuestión y aplicar el reglamento de forma bien diferente en dependencia de lo que quieran que suceda y no de lo ocurrido en efecto. Por ejemplo, imaginemos algo “hipotético”, a un grupo de árbitros en un partido, que sean pro Barcelona o pro Madrid, evaluando una jugada del Barcelona en un partido y en otro diferente, evaluando una jugada similar al Madrid, ¿procederán de la misma manera en ambos casos?, ¿sus inclinaciones afectivas los llevarán a tomar decisiones diferentes? Por otro lado, me alertaba un buen amigo, desde la propia introducción del VAR, de las “ambigüedades o deficiencias” del mismo según su opinión, por ejemplo:
    1. El VAR analiza principalmente jugadas donde hubo gol (determinando si no hubo fuera de juego y si el balón entró legalmente o no); también jugadas en el área, referente a posibles penales, manos en el área y jugadas en general donde pudo existir alguna “agresión”, cuando se le escapa al árbitro. En las restantes jugadas no entra el VAR y cabe destacar que el PRINCIPAL solo está obligado a aceptar la decisión del VAR cuando le indican que hubo fuera de juego o cuando le anuncian que la bola entró o no a portería (jugadas que la tecnología no deja margen a las dudas); en todo lo demás, el PRINCIPAL dice la última palabra. Además, en las jugadas que no ENTRA EL VAR A ANALIZAR, como las otras faltas, reiteración de faltas, faltas fuera del área pero cerca de la misma, etc. , todo queda sin revisar y sin posibilidad de reclamar. Tampoco el VAR se utiliza para determinar, en un disparo a puerta cuando un defensor rival trata de bloquearlo, si éste hace contacto o no con el balón, en caso que la bola salga (se va por fuera), para determinar si se concede tiro de esquina o no, por ejemplo, algo que en solo segundos el principal lo pudiera saber con la ayuda del VAR, pero lamentablemente no procede el VAR en este caso.
    2. Exceptuando cuando desde el VAR informen si existió o no fuera de juego, o si la bola entró o no (jugadas donde la tecnología no deja margen a las dudas), en todo lo demás, el árbitro principal tiene total potestad para NO consultar el VAR y nadie le puede exigir. Si el árbitro decide no consultar el VAR, ni siquiera desde la sala del VAR lo pueden convencer. Del VAR le pueden “recomendar algo” y él por el contrario, puede tomar la decisión contraria. Por ejemplo, si no decreta un penal inicialmente, y del VAR lo llaman para que revise la jugada, y accede a ver la jugada en el video pero luego mantiene su decisión inicial, que no fue penal (aunque en la Sala del VAR entiendan que fue penal), entonces NO PASA NADA.
    3. Si en la sala del VAR pasan por alto una jugada, el equipo afectado no puede reclamar. Debería existir, en cada partido, 1 responsable de cada equipo en la sala del VAR (aparte de los árbitros del VAR), con voz y no voto, para al menos en VIVO, solicitar a los encargados del VAR que revisen determinada jugada que pueda ser polémica para que no se pasen por alto (sin analizarse).
    4. Los equipos deberían tener DERECHO A RECLAMACIÓN dentro del juego, quizás una reclamación en cada tiempo, y si se realiza y no procede, luego pierdes el derecho a la segunda, pero si procede mantienes el derecho a la otra, pues de otra forma, los equipos están “indefensos” ante una supuesta arbitrariedad de los colegiados (pues si el árbitro no lo entiende, no se revisa determinada jugada en cuestión).
    Dicho lo anterior, quiero detenerme a enumerar algunas cuestiones relacionadas con el arbitraje y el VAR en general de acuerdo a lo sucedido recientemente en la Liga Española. Primero, en el juego Real Sociedad-Barcelona donde el principal fue Del Cerro, permitió a la Real Sociedad, específicamente a Illarramendi, dar todos los golpes que quiso, y sencillamente NO LO QUISO EXPULSAR. Illarramendi dispuso de la misma “licencia para pegar” que casi siempre tiene Casemiro en el Real Madrid, y en más de una ocasión, después de tener una amarilla, cortó intencionalmente contraataques y siguió dando golpes y NADA (pues estas jugadas no las analiza el VAR). Luego, “casualmente” este mismo árbitro (Del Cerro), como jefe del VAR en el partido Barcelona-Girona, es quien llama a Gil Manzano (principal en ese partido) que ni siquiera había pitado falta o más bien había pitado falta a favor del Barcelona, y le comunica de la posible roja para Lenglet, en jugada “extraña” donde “el supuesto agredido” (Pere Pons) había pedido disculpas al “supuesto agresor” (Lenglet). Al final se consumó la expulsión y me vino a la mente el famoso codazo en la boca, de Marcelo a Messi , en uno de los últimos clásicos, y donde con un árbitro a menos de 3 metros, ni siquiera se decretó falta. Luego, el comité de apelación de La Liga de fútbol Profesional (LFP) deja en evidencias al VAR cuando solo sanciona a Lenglet con un solo partido y viene la pregunta automática: ¿si fue agresión, cómo es posible que solo se sancione con un partido?, evidentemente en la LFP llegaron a la conclusión que NO FUE AGRESIÓN, pero a lo ya hecho no le pueden dar vuelta atrás. Notar que algo similar ocurrió con CR7 y su sanción por “agresión” en Champions, pues también lo castigaron con un solo partido (aunque no hay VAR en Italia, al final evidentemente determinaron que no fue agresión) y tampoco le pueden dar marcha atrás a su expulsión. Para colmo de males, acaba de suceder algo “inaudito”, cuando durante el partido Barcelona-Leganés, Mateu LaHoz, responsable del VAR en el partido, omitió un fuera de juego de un jugador del Leganés en el gol del empate del equipo madrileño. En el programa ‘El Chiringuito se demostró que Jonathan Silva se encontraba en fuera de juego en el inicio de la jugada que significó el empate del Leganés. Una posición en la que el VAR debía haber invalidado la jugada, pero que en esta ocasión omitió. Es increíble que en una jugada que técnicamente es muy fácil de determinar con toda la tecnología actual a disposición (si estaba en fuera de juego o no), se comenta un error de este tipo, pero vale recordar que “casualmente” Mateu LaHoz tiene en su expediente el haber “entregado” la liga al Atlético en 2014 cuando invalidó en el último y definitivo partido un gol a Messi por un fuera de juego inexistente (el gol fue totalmente legal y le hubiese dado la victoria en el partido y el triunfo definitivo en la liga al Barcelona en ese año 2014). “Casualmente” Mateu Lahoz invalidó un gol legal al Barcelona en 2014 que costó una liga y ahora valida un gol en fuera de juego que cuesta un partido. También en este último derbi Atletico-Real Madrid, hubo varias jugadas “polémicas”: sobre el minuto 31, Koke centró al área, pero Casemiro desvió con el brazo el balón. Los jugadores del Atlético protestaron al colegiado Martínez Munuera para que la acción fuera revisada por el VAR, ya que el centro de Koke impacta de forma clara en la extremidad de Casemiro, pero José Luis González González, el encargado del VAR, no avisó al principal para que revisara la jugada. También Ramos pudo ser expulsado por agresión en par de ocasiones, cuando en el 60 impactó con su mano en la cara de Correa pero Munuera no la vio y el videoarbitraje “tampoco” y también Ramos dio codazo a Kalinic en un salto y NADA. El PRINCIPAL Martínez Munuera también perdonó la expulsión a Dani Carvajal después de la dura entrada que le realizó a Rodri para no sacarle la segunda amarilla. La mano de Casemiro, por otra parte, como siempre, es discutible si fue o no intencional (realmente considero que no fue intencional) pero lo que queda claro es que fue obstructiva, entonces, ¿era penal o no? Al parecer, demasiados aspectos quedan a la interpretación de los árbitros, por lo que “demasiadas casualidades” pueden ocurrir CUANDO LOS ÁRBITROS DEL VAR SE VAN PARA EL BAR CUANDO NO QUIEREN VER, al parecer se toman unos tragos y se van a “refrescar”. Sin discusión, mucha razón tenía mi buen amigo, cuando me alertó desde el principio, que el VAR quedaba demasiado “abierto”, para que OCURRIERAN A MENUDO ESTE TIPO DE “CASUALIDADES”, producto muchas veces de posturas MAL INTENCIONADAS O SENCILLAMENTE MOSTRANDO LA PARCIALIDAD DE LOS QUE TOMAN LAS DECISIONES.
    Resumiendo, sin discusión la tecnología con el VAR puede ayudar, pero para su correcta implementación se necesitan de reglas serias PARA EVITAR TANTA AMBIGÜEDAD, TANTA IMPUNIDAD Y TANTA PARCIALIDAD.
    Saludos a todos,
    Chapete

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*