El Pichichi Messi acaba enfadado

El capitán, que no quiso estrecharle la mano al colegiado del partido, lleva ya cinco goles en Liga, a tanto por jornada

Messi hizo su trabajo. Con la exigencia y la fiabilidad de siempre. Avanzó al Barça en el marcador, generó peligro tanto en acción como en estático y lideró al equipo antes y después de que el VAR y Gil Manzano escacharraron el partido interviniendo cuando el árbitro principal no lo había hecho y cuando los jugadores del Girona ni tan siquiera habían alzado la voz. Tanto despropósito, que influyó en el juego azulgrana, acabó enojando y mucho a Leo. Gil Manzano le tendió la mano a final del encuentro pero Messi no se la quiso estrechar, según explicó Catalunya Radio. No dudo en escampar su malestar.

Hasta el polémico picante arbitral en el minuto 34’, el canterano estuvo de sensación. Con compañeros nuevos en el once, con Arthur y Arturo Vidal en el centro del campo, el argentino se empeñó en tumbar una portería que Eusebio tapió con una defensa con tres centrales. En uno de sus intentos, ejecutó uno de sus slaloms en el interior del área, sorteando a cuantos rivales le salían al paso, hasta que el disparo raso y cruzado lo acabó desviando Bono. Después lanzaría con tino un lanzamiento de falta que el portero volvió a repeler. A la tercera fue la vencida.

A Messi no le van los partidos con intriga. En otra incursión culé en el área se asoció con Arturo Vidal, que le dejó el balón para que marcara. El octavo tanto de la temporada en siete partidos. Sólo en Liga van cinco (dobletes a Alavés y Huesca y el de ayer). En aquel momento era el Pichichi de la Liga y promediaba a gol por jornada, como Stuani.

Dani Alves queda atrás

Parecía un día feliz, uno de los suyos. Uno de esos en los que es un jabato, un guardián de la esencia azulgrana. Dejaba atrás a Dani Alves como el extranjero con más partidos (423) de la Liga. Pero no. La intromisión de Del Cerro Grande y el VAR propiciaron un nuevo escenario al que tuvo que adaptarse con valentía. La misión sufría un cambio radical. De un encuentro manso se pasó a un guión épico en el que no le importó escribir renglones. Con un Barça despersonalizado y expuesto por los árbitros, Leo recurrió a sus lanzamientos de falta (uno dio en la cruceta y el otro lo paró el meta) y a su innato peligro por el centro y distribuyendo por las bandas para intimidar al Girona pero su gatillo no disparó más. Agotado y malhumorado, Messi se marchó al vestuario enrabietado por un partido que tuvieron de cara hasta que el VAR intervino.

TOMADO: https://www.mundodeportivo.com/

Sobre neymar11 2946 Artículos
Mi nombre es Jorge Infante Verdecia, vivo en la provincia de Holguín. Soy fiel seguidor del FC Barcelona y Brasil, es decir fanático del buen fútbol. Por eso mi jugador favorito es Neymar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*