Del caos a la euforia

Fue cuestión de minutos. El Huesca se presentó en el Camp Nou negándose a aceptar su convicción de novato, y avisó sin complejos a un descentrado Barça, que, a pesar de contestar con relativa rapidez, vivió una montaña rusa en la primera media hora del encuentro. Nada más empezar, se vio superado por un gol que despertaba algunas muecas de desconfianza entre el público.

Un desorden defensivo que recordó por un momento a alguna laguna de la zaga de la temporada pasada. Minutos más tarde, Messi relajaba al personal con un tanto, marca de la casa, de los que no solo empatan el partido si no que resultan toda una declaración de intenciones. A partir de allí, un Barça claramente superior a un Huesca que no renunció a su propuesta ofensiva en ningún momento. Incluso cuando la goleada ya era suficientemente abultada. Los culés tiraron de ritmo y calidad técnica, y, por supuesto, gol.

Sin duda Dembelé empieza a encajar por su velocidad en una tripleta de precisión, que es donde su juventud le hace el menos preciso y seguro le tendremos que permitir algunos errores infantiles, y en la que Suárez vuelve a encontrarse después de algunas dudas en el arranque del curso, y en la que Messi cada vez ejerce más de capitán, y no solo por el brazalete que luce en su brazo izquierdo.

Otro detalle que nos deja el encuentro, que acabó con una fiesta desatada en el Camp Nou -por el festival de goles y por cómo había empezado la tarde- son algunos destellos de los nuevos fichajes, que esperan con ilusión y gran motivación tener minutos en este equipo. Para el menos nuevo, Coutinho, sigue pesando el reto de hacer de Iniesta, con la dificultad que eso conlleva. De Malcom, que tardaremos algo más en ver en acción, se espera calidad y velocidad arriba, y de Vidal, que se sumó a la celebración ante el Huesca con gran ímpetu, se pedirá carácter, potencia y experiencia, lo único que no se le reclamará a Arthur, de quien se reclamará estabilidad y seguridad con el balón en los pies.

Pese a recibir los dos primeros goles en contra de esta Liga en un mismo encuentro, estamos convencidos de que la portería continúa bien cubierta, así como la defensa parece consolidada. En esas posiciones Lenglet tendrá que esperar su momento, idea que parece algo más complicada de imaginar con Valverde que con otros entrenadores.

El Txingurri, que ya advirtió que no se fiaba del Huesca, repitió once de gala, y por el momento no parece dispuesto a probar con algunas rotaciones. Estas las veremos más adelante, sin duda. Primero, a sumar puntos en Liga y corregir algunos puntos débiles que se vieron sobre el terreno de juego, después ya se pensará en otras competiciones. Por el momento, conviene pensar en positivo, tan positivo como se fue el aficionado del Camp Nou el domingo pasado.

Sobre Bismarck 11493 artículos
Hola mi gent blaugrana. Mi nombre es Oscar Caballero Miranda. Industrialista desde 1990, Barcelonista desde que Rivaldo jugaba, seguidor de la Manschaft alemana(por eso mi nick es Bismarck) . Considero a Lionel Messi el mejor futbolista que he visto, y siempre estoy abierto a debatir con respeto. Un saludo culé!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*