Un escenario indigno de LaLiga

El césped fue un peligro para los futbolistas y el VAR, con Mateu al mando, evitó en el último suspiro un tropiezo en el Nuevo Zorrilla

Ter Stegen arregla un trozo de césped suelto ya en el calentamiento

El césped del Nuevo Zorrilla fue el protagonista lamentable del segundo partido barcelonista en la Liga 2018-19. También lo fue en la visita anterior del conjunto barcelonista, entonces entrenado por Tata Martino, a Pucela. Entonces el debate estuvo en torno a la altura a la que estaba cortado el césped. Realmente estaba muy alto, lo que dificultó mucho el juego de toque del Barça. Pero no existía el riesgo para los futbolistas que sí se vio esta vez. El césped, plantado hace pocos días, se levantaba continuamente y dificultaba el control del balón y que los futbolistas mantuviesen incluso el equilibrio.

Inaceptable que LaLiga tolere un césped así, porque los futbolistas pueden lesionarse. Desde el calentamiento, los futbolistas levantaron ‘chuletas’ e incluso Valverde, desde el área técnica, colocó una en su sitio. Incluso Sergio Busquets quedó enganchado en un tepe levantado en la segunda parte. No es digno de Primera División. Ni siquiera de Segunda. LaLiga se preocupa de vender el producto en Estados Unidos, pero de entrada lo que debería hacer es adecentarlo en el ámbito doméstico.

Valverde había advertido en la rueda de prensa previa que no era bueno jugar sobre un césped plantado hace sólo unos días. Jon Aspiazu, segundo del ‘Txingurri’, fue más condescendiente antes del partido en la entrevista a las televisiones, pero sin dejar de apuntar al riesgo para los futbolistas: “Está mejor de lo que esperábamos, pero que lo hayan plantado cuatro días antes hace que no sea estable y haya riesgo de lesión”. Por suerte se quedó en riesgo.

El VAR, protagonista al final

El VAR, que ya se veía venir que sería protagonista teniendo en cuenta que Mateu Lahoz estaba al frente del tinglado, quedó en un segundo plano. Solamente en el gol del Barça, los encargados de producir la señal de BeIn se empeñaron en buscar si había salido antes de que Sergi Roberto la cabeceara para el posterior remate de Dembélé. Quedó claro que no había salido, pese a las protestas del público. Un público que no dudó en gritar, en el primer tiempo, aquello de “olelé, olalá, ser del Barça es ser un subnormal”. A ver si los ojeadores de LaLiga tomaron nota.

No fue necesario recurrir al VAR para anular un gol de Luis Suárez por claro fuera de juego, que habría supesto el 0-2. Pero sí, en el último suspiro, para anular el gol del Valladolid que habría significado el empate cuando el Nuevo Zorrilla celebraba el empate. Si Mateu hubiese tenido esta herramienta en 2014, el Barça habría ganado la Liga 2013-14, la de la última derrota en Pucela.

TOMADO: https://www.mundodeportivo.com/

Sobre neymar11 2963 Artículos
Mi nombre es Jorge Infante Verdecia, vivo en la provincia de Holguín. Soy fiel seguidor del FC Barcelona y Brasil, es decir fanático del buen fútbol. Por eso mi jugador favorito es Neymar.

2 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*