El fichaje de este año es Dembélé.

El francés se reivindica con el gol decisivo

Tiene que ser el año de Ousmane Dembélé en el Barcelona. Así lo creen en el seno de la entidad azulgrana, donde no quieren ni oír hablar de la posibilidad de que el francés se marche en este mercado veraniego. El Barça apostó fuerte por él el verano pasado, cuando necesitaba un golpe de efecto para cubrir la salida de Neymar y la jugada no le salió bien. El extremo se lesionó y no pudo dar el rendimiento esperado. Este año no caben excusas.

Parece que al jugador le ha llegado el mensaje. Adelantó la vuelta de sus vacaciones para poder disputar la final de la Supercopa de España y acabó siendo el hombre que decidiera el encuentro. Fue titular, jugó el partido prácticamente completo (86 minutos) y terminó marcando el tanto de la victoria azulgrana.

El encuentro fue una exhibición de la polivalencia del futbolista francés, flamante campeón del mundo. Empezó actuando como extremo izquierdo dentro de un 4-3-3, la posición que en el pasado llevaba el nombre de Neymar, y se le vio activo en ataque. En la primera parte quiso conducir más de lo que se acostumbra en el Barça, pero una vez se entonó, se mostró como un socio fiable para Leo Messi. De hecho, el argentino le dejó solo en el área en una ocasión, pero al ex del Borussia de Dortmund le faltó efectividad.

Sin embargo, fue en el rato que actuó por banda derecha cuando más cómodo se le vio. En teoría, esa es la posición en la que el francés puede aportar más al Barcelona, con lo que Valverde tendrá que decidir dónde le coloca.

De hecho, el tanto de la victoria barcelonista llegó por esa zona del campo. Dembélé recogió el balón prácticamente en el pico del área y, ante el exceso de confianza de los defensores sevillistas, probó con un latigazo cruzado. El disparo cogió por sorpresa a todos. El portero del Sevilla nada pudo hacer ante un disparo potentísimo que tocó en el palo antes de entrar en la portería. De este modo, Dembélé, se quitaba cierta presión de encima y empezaba el año con una reivindicación.

Y es que, aunque este verano ha sido mucho más tranquilo para el francés que el anterior, lo cierto es que también ha tenido que lidiar con cierto ruido de fondo. Empezó el Mundial contando para Dechamps, pero desapareció de sus alineaciones después del primer partido.

Un gol para reivindicarse

En clave doméstica, el fichaje de Malcom fue interpretado por muchos como una señal de la falta de confianza en el Mosquito dentro del club. Al fin y al cabo, el brasileño es un jugador de perfil parecido al suyo, que puede actuar prácticamente en las mismas zonas del terreno de juego.

Por otra parte, su nombre ha vuelto a sonar este mercado, aunque tanto él como el Barça siempre se han mostrado tranquilos en este sentido. Algunas informaciones han intentado colocar al extremo en el Paris Saint-Germain, aunque el propio futbolista ya se encargó de asegurar que no tenía intención alguna de abandonar el Barça. Para él, esta temporada debe ser un nuevo comienzo de su etapa azulgrana, una vez superada las lesiones. El partido y el gol de ayer le darán confianza.

Sobre catalan 327 Artículos
Una salutació habanero per a tothom. El meu nom és Rayner Roig, sóc d'Alamar, l'Havana, Cuba, gran fanàtic del FC Barcelona i de la selecció d'Itàlia. El meu jugador preferit és el bon futbol. Visca Barça i Forza Azzurri.

2 Comentarios

  1. Es uno de los jugadores de más proyección de futuro en el mundo, solo tiene 21 años que podemos pedir, salir de él sería una locura lo que le falta es juego y confianza.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*