Messi llega lanzado al Clásico.

Lo que se juega esta noche en el Camp Nou es un Clásico. No se hable más. El partido entre los dos grandes del fútbol español tiene todas las letras aunque no vaya a tener consecuencias en la clasificación liguera más allá de la pelea por la segunda plaza. Es cierto que el Barcelona es campeón, que sus jugadores empiezan a pensar en el Mundial y que en los despachos azulgranas ya se planifica el curso que viene. También es verdad que el Real Madrid tiene la vista puesta en la final que jugará el próximo 26 de mayo en Kiev en busca de su tercera Champions seguida. Sin embargo, la cita aún rebosa rivalidad histórica y expectación global, así que ninguno de los dos contendientes la enfocará como un mero trámite. Siempre hay motivaciones por colmar.

Messi celebra un gol en el Clásico de ida.

En esas está Leo Messi. Una vez recuperado del berrinche que supuso la eliminación de Champions a manos de la Roma, el argentino sabe que aún puede culminar una gran campaña. En lo colectivo, acaba de celebrar un doblete Liga-Copa y lidera una selección que figura entre las favoritas para ganar el Mundial de Rusia. Y en lo individual, está en disposición de repetir como mejor goleador de las grandes Ligas. Los tres goles que marcó el domingo pasado en Riazor fueron básicos para que el Barça no alargara más el alirón liguero y a la vez le sirvieron para superar a Mohamed Salah en el ránking realizador de Europa.

Sobre catalan 327 Artículos
Una salutació habanero per a tothom. El meu nom és Rayner Roig, sóc d'Alamar, l'Havana, Cuba, gran fanàtic del FC Barcelona i de la selecció d'Itàlia. El meu jugador preferit és el bon futbol. Visca Barça i Forza Azzurri.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*