Tinta Culé | Resistencia con la cabeza en la Copa

A quien quiere caldo, muchas rotaciones. Valverde complació a todos; bueno, a casi todos, porque sin canteranos, presentó un once en Balaídos que sufrió, pero mantuvo una de las motivaciones que restan en la temporada, el invicto, digan lo que digan los implicados. Ter Stegen salió como capitán, y como tal, salvó su cabaña, principalmente en el primer tiempo ante Gómez y Méndez, que ya celebraban, obviando que el muro alemán es de esos que ha logrado mantener una regularidad en su rendimiento durante todo el curso. Se erigió como guardaespaldas de una dupla inédita en la zaga, algo descontrolada por las variantes ofensivas que ofrecía el rival. Vermaelen, quizás más comedido por los años de experiencia, quiso cubrir los huecos que por momentos dejaba un Mina al que aún le falta comprensión, pero no calidad para imponerse con la camiseta del Barça.

Poco centro del campo; más del lado culé, mucho vértigo en las bandas, menos goles de lo intentado en una primera parte intensa y de conclusiones inminentes para la directiva azulgrana. Dembélé no se lo pensó esta vez, la empalmó como vino tras jugada de Coutinho, pasando por Paco, remató de primera; al  estilo Suárez y por fin festejó su primer gol con la camiseta blaugrana en Liga. El galo; como varios de sus compañeros, sin Messi en el campo, querían protagonismo, conseguido en gran parte por Denis, Philipe y Ousmane, quienes buscaban asociarse, sobre todo el gallego y el brasileño, pues el francés prefería correr sin frenos por el carril derecho, con aciertos y desaciertos a la par.

Paulinho como de costumbre hacía tanto de acompañante de Alcacer como de escudero para los zagueros. Cabeceó a la madera, ya van 43 en toda la temporada culé, amén de prestar servicios en busca de tapar los constantes arranques celtiñas. André Gomes hizo extrañar a Busquets más que nunca. El luso dejó una carretera abierta por la cual, al cierre de los primeros 45 minutos, tras una pérdida suya, tampoco logró tapar de forma adecuada al uruguayo Maxi, quien en un movimiento básico dentro del área le volvió a dejar en evidencia en pocos segundos, centró, y Jony, más listo que nadie, aprovechando que los centrales estaban con marca fija, puso la igualada para delirio de la grada. Se hacía justicia en el marcador, mientras el txingurri ya planificaba la entrada de Leo al césped con la premisa del control.

Una hora de juego y la pizarra no se movía a pesar de que la pelota viajaba de área a área, algo que a Ernesto le interesa evitar a toda costa, por lo que no le quedó más remedio que dejar en cero el reloj del descanso para el crack argentino, incluso para Sergi Roberto, que entró por el inconsistente Gomes. El Barça comenzó a tener más el balón, presionó y Paco le robó un gol a Paulinho, haciendo parecer que el duelo estaba encarrilado. Roberto no pudo con Aspas, a quien no logró aguantarle en la estación camino a Catalunya, tomando ese camino el polivalente número 20, expulsado luego de dicha acción, dándole al Celta el motivo que le faltaba para envalentonarse en busca del empate o, por qué no, de la siempre anhelada victoria ante los azulgranas.

El choque se desarrolló prácticamente de un mismo lado, obligando a los futbolistas culés a tener que multiplicarse, Balaídos parecía que les depararía otra noche tormentosa. Iago y su mano izquierda hicieron el 2-2 y sin protestas los blaugranas solo miraban lo lento que simulaba caminar el tiempo, aliado de ambas partes acorde a sus intereses. Messi arrancaba segundos con la redonda al pie, haciendo respirar a los suyos, bastante agotados desde los botines hasta las ideas. Con el pitazo final, otro récord a los libros azulgranas. Luego de salir vivos de ese terreno maldito acumulan 33 jornadas sin caer en una misma temporada, una más que la Real Sociedad de 1979-1980. Ahora, la final de Copa. Ya, con más tiempo, las reflexiones de una plantilla que se mostró urgida de corazón casero y de dinero mejor gastado para girar la cabeza y ver opciones de refresco a la altura de las circunstancias.

Que viva el futbol a dos colores

Sobre Arian Alejandro 9 Artículos
Redactor de las Webs Fútbol Entre Líneas, Comuniate.com y Más Que Goles. Comentarista de Fútbol en Tribuna Deportiva de Radio COCO y Deportivamente de Radio Rebelde. Analista del programa El Balonazo. Creador del Canal de Twitter En El Corner. Mi Twitter es (@cronicarian) y Mi Instagram es (@comentarian)

2 Comentarios

  1. Cronista culé, déjeme decirle que escucho todos los días el Balonazo de la COCO, es de 5 a 6 pm. También escucho Tribuna Deportiva (cdo puedo) y Amanecer Deportivo.
    Me gustan mucho sus crónicas, espero que siga así. Menos mal que en la COCO no todos son madridistas como Omar Muñoz y Rangel Padrón, salvando a Sandy…..jajajajajaja

    Saludos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*