Los suplentes del Barça dan otro paso hacia el título

  • Un equipo azulgrana ausente de titulares pero imbatido una jornada más arrancó un empate ante el Celta en Balaídos

  • Fue por delante en el marcador pero la expulsión de Sergi Roberto propició la superioridad celtiña y el empate

  • El factor Messi influyó para lograr el 1-2 pero pesó los errores defensivos y un gol con la mano de Iago Aspas

Un Barça de circunstancias, repleto de suplentes y con la cabeza puesta en la final de la Copa del Rey del 21-A, arrancó un empate en Balaídos que le acerca al título de Liga y le mantiene imbatido una jornada más en una Liga de récord. La segunda línea tuvo en la mano y se le escurrió en los minutos finales. A fin de cuentas, otro paso hacia un título que no s epuede escapar.

Las rotaciones que Valverde ha evitado hasta ahora, en vísperas de la final de Copa, las ejecutó ayer de golpe en Balaídos. A borbotones, y no solo por la nula presencia de canteranos en el once inicial sino por la escasez de titulares. Hasta siete se echaron de menos.

Ni rastro de la columna vertebral que ha aguantado al Barça durante toda la temporada. Suplentes como Denis Suárez o André Gomes obligados esta vez a ser puntas de referencia. Ter Stegen era el capitán de un Barça inédito, impensable en cualquier elucubración. Un equipo que hasta ahora nunca habían mezclado. Más propio de un choque de Copa que de uno de Liga, con el título en juego. Un encuentro sin Messi, pero también sin Luis Suárez. Un banquillo excesivamente reluciente. La cuestión era simple: ¿se entenderán?

La primera parte no dio respuesta a las dudas. Con André Gomes incrustado entre los centrales y Denis tratando de guionar el partido, el Barça tuvo cuerpo, iniciativa y gol, pero cometió demasiados errores individuales. Le costó abrir la lata. Paulinho remató de cabeza al palo y Ter Stegen se erigió en el crack de la noche con un par de intervenciones de maestro. Una manopla a disparo de Maxi Gómez y otra más para frustrar a B. Mendez.

Todo pasaba por presionar y no perder balones en el centro del campo. Así llegó el tanto azulgrana a los 35 minutos. Una recuperación que Dembélé convirtió en el 0-1 con un disparo con la izquierda desde la frontal del área.

El primero en Liga que el Barça pudo incrementar después sino fuera porque Paulinho malgastó una ocasión. En cambio, el Barça se penalizó a sí mismo con una pérdida imperdonable de André Gomes en zona peligrosa y pantanosa que Maxi Gómez exprimió para servir un balón a Jonny para establecer la igualdad en el campo y en el marcador.

En el segundo tiempo, el Barça intimidó enseguida. No por su juego, por sus maniobras tácticas o por sus ocasiones, sino porque Valverde ordenó a Messi calentar en la banda. El técnico entendía que al equipo le falta un plus ofensivo, la manera de conducir el balón hacia el área celtiña. Con las miradas puestas en la banda, Jozabed prefirió adelantar trabajo dibujando un disparo con rosca que salió desviado. Agarrotados, los azulgrana no sabían cómo sacudirse la presión gallega y cuando lo hacía no sabía la manera de culminar sus intentos. Alcácer llegó a ‘birlar’ un balón a Sergio pero con la portería huérfana, Dembélé no adivinó qué hacer.

Esta vez, Valverde no esperó en las sustituciones. Lo hizo rápido. Entró Leo y también Sergi Roberto.

El argentino desplazó a Alcacer a la izquierda y se convirtió en falso ‘9’. De repente, el Barça recuperó su fisonomía, sus pulsaciones y sus ganas de ganar. Encontró vías de escape y manera de combinar. Y en una de sus aproximaciones, el Barça volvió a adelantarse. Intervino Dembélé, profundizó Semedo y anotó Paco Alcácer después de tiempo sin hacerlo. El ‘efecto Messi’ volvía a asolar un estadio.

Pero la presencia de Leo no cortó la hemorragia de balones perdidos en el centro del campo. Hasta el punto, que la defensa azulgrana se vio desconcertada. Tanto que en un balón robado, Iago Aspas forzó la expulsión de Sergi Roberto a tumbarle a la carrera parea evitar el empate. Hacía diez minutos que había saltado al césped. Con un centrocampista menos, el Barça se agobió.Pasó apuros, miró en exceso al reloj y también a Ter Stegen, un recurso defensivo del que abusó.

Y así llegó el empate. Un centro de Endemor, Iago Aspas volvió a citarse con el gol. Gracias a un rechace que le dio en la mano al delantero del Celta. Nadie protestó, pero el VAR lo hubiera anulado.

El empate entusiasmó a la grada y a un Celta que se veía capaz de todo. Lo intentó hasta el final, pero no le alcanzó.

TOMADO: http://www.mundodeportivo.com/

Sobre neymar11 2932 Artículos
Mi nombre es Jorge Infante Verdecia, vivo en la provincia de Holguín. Soy fiel seguidor del FC Barcelona y Brasil, es decir fanático del buen fútbol. Por eso mi jugador favorito es Neymar.

3 Comentarios

  1. Pésimo partido de André Gomes, espero que sea su última temporada. Yerry Mina muy mal también, se lo comió la presión y Vermaelen no cogió la batuta. Digne es otro que sobra, no tiene para este Barca. El centro del campo fue un pasillo de baile para el Celta y si somos justos el partido debieron ganarlo los de Vigo. No obstante, muy bien el empate, buena resistencia eso es lo que vale.
    Espero que el sábado con todo el mundo descansado se coman al Sevilla.
    Nota: Couthino cada vez me gusta más.
    Ojo: Hace falta mejorar el centro del campo: Busquets y Rakitic no son eternos, hacen falta revulsivos urgentemente.

  2. Despues de todo hemos demostrado que sin los titulares del equipo el Barça puede brillar ya que tenemos un banquillo bastante bueno aunque les falta juego y tiempo en el terreno. Anque todos sabemos que si el Barça juega con su 11 acostumbrado lleno de figuras reconocidas puede brillar aun más.
    Por lo que sito: (Aunque no estemos en la Shampion seguiremos siendo el mejor equipo).

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*