La racha del Barça muere en Cornellá

El invicto Barça dejó su apellido en Cornellá. El derbi copero acabó con la imponente racha azulgrana en un tramo final tremebundo, construido con un penalti parado por Diego López y un gol a tres minutos del final de Melendo, a pase de Navarro. Gustazo perico para poner picante a una eliminatoria que se decidirá en el Camp Nou.

Gol de Melendo (1-0) en el Espanyol 1-0 Barcelona

El acelerón final perico cogió en mal lugar a un Barça que creyó controlado el partido. Esta vez las rotaciones no funcionaron tan bien, y Messi tuvo poca compañía en ataque durante una hora larga. Cuando entró Luis Suárez, el Espanyol ya estaba lanzado. Y eso que antes Quique había planteado un arranque de partido con cinco centrocampistas para sembrar de minas la pradera de Messi, así que se presuponía la superioridad perica en la zona de creación. Intento estéril, porque el Espanyol no controló el juego, propiedad de Busquets. Arrancó el partido pisando la pelota ante Víctor Sánchez, abrochando una ruleta con un pase de espaldas con la suela, y no perdió jamás la pelota.

Los descansos programados por Valverde restaron gol al Barça. Sin Luis Suárez y Jordi Alba, la finalización quedó casi en exclusiva para Messi, que también siente el derbi como algo especial. Recibió dos tarascadas en los primeros minutos, y no paró de buscar el enganche a la espalda de los medios blanquiazules.Conectó un par de veces y trazó dos diagonales venenosas, una blocada con instinto por Diego López, que aguantó el tiro cruzado, y la otra blocada por la defensa. Con todo, el plan de Quique era reducir las ocasiones azulgranas y, aunque lo logró, Piqué y Denis pudieron anotar. El central marcó de cabeza, pero partió en fuera de juego. El Suárez gallego, extremo izquierdo, recibió un gran pase de Aleñá, pero le falló la puntería.

Se esfumó medio partido sin una llegada trenzada del Espanyol, aunque a la hinchada no le importó mucho. Controlado el cero en la portería propia, lo que ocurriera en la contraria sería una propina. El damnificado fue Gerard Moreno, que no tuvo mejor pase en ese primer acto que un error de Sergi Roberto. Solo y cansado, el goleador lanzó desviado.

Los planes cambiaron por completo en el segundo acto. Entró el otro Leo, Baptistao, para alborotar a la defensa culé, y Valverde relevó a Paulinho, tocado, por Rakitic. Pero quien calentó el ambiente fue el colegiado con dos decisiones desiguales. Falló al no expulsar a Aarón, que mereció la segunda amarilla por agarrar a Sergi Roberto. En cambio, sí acertó al ver penalti de Granero de nuevo sobre Sergi Roberto, ya con Luis Suárez en el campo. Se dispuso a lanzar Messi, dos de cuatro convertidos. Buscó el rincón derecho, abajo, con el empeine, y Diego López respondió con una mano prodigiosa. El lucense cantó la parada como un gol, encendiendo Cornellá.

Diego López paró un penalti a Messi

Esa acción de SuperLópez cambió el decorado por completo. El Espanyol aceleró el ritmo y pisó el área contraria. Escaso de remate, pero con la intensidad que pidió Quique en la víspera. La grada equivocó el arreón y, después de un córner, lanzaron un objeto que impactó en Cillessen. Acudió Piqué e hizo como Puyol en el Bernabéu, recogió lo que parecía una bola de papel de aluminio y lo lanzó hacia el cámara de la tele. Señorial.

Avisaron los pericos a balón parado, tras un error absurdo de Rakitic, como en Anoeta. Tiró Navarro y respondió bien Cillessen. Poco después, una recuperación en el centro del campo de Granero habilitó a Navarro por el carril derecho, buscó línea de fondo, centró atrás y Melendo cruzó con eficacia. Locura en Cornellá. Cayó el Barça. La próxima semana se adivina partidazo en el Camp Nou.

TOMADO: http://www.marca.com/

Sobre neymar11 2932 Artículos
Mi nombre es Jorge Infante Verdecia, vivo en la provincia de Holguín. Soy fiel seguidor del FC Barcelona y Brasil, es decir fanático del buen fútbol. Por eso mi jugador favorito es Neymar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*