El silencio de Coutinho

El brasileño salió sin hacer declaraciones sobre el Barça tras marcar ante Ecuador

Coutinho, en el banquillo durante el Brasil-Ecuador

A la pregunta “¿Te veremos en el Camp Nou esta temporada?”, Philippe Coutinho tuvo el detalle de girarse hacia servidora y sonreír cordialmente a la vez que mandaba un tímido saludo. Unos minutos antes, el asesor de comunicación de la Confederação Brasileira de Futebol había avisado a los aproximadamente 200 periodistas que nos encontrábamos en la zona mixta después del Brasil-Ecuador, que el aún jugador red no se pararía a hablar con nadie, ni siquiera para comentar su golazo.

Philippe cruzó el pasillo mediático solo, a paso ligero y lo más pegado a la pared contraria posible, alejándose todo lo que podía de los focos. Y así fue durante estos días de concentración con la seleção. Desde que llegó a Brasil, se llevó la máxima atención de la prensa local e internacional, muy por encima de Neymar, pues los periodistas, desesperados por resolver el enigma de su futuro, buscábamos cualquier pista consultando incluso a sus compañeros. Nadie soltó prenda, ni siquiera el seleccionador Tite, tal vez ni ellos mismos tenían una respuesta certera.

Lo que sí pudimos observar es que Coutinho se entrenó con absoluta normalidad desde el primer día, pues el dolor de espalda que supuestamente le acompañaba en Inglaterra desapareció al pasar revisión médica con la ‘canarinha’. Igualmente, Tite decidió dejarle en el equipo reserva en los ejercicios tácticos que entrenaban de cara al encuentro de ayer, una prueba clara para la formación en Rusia 2018. Los rumores entre bastidores eran que realmente el seleccionador no quería poner leña al fuego y respetó lo que se había dicho públicamente sobre su condición física unos días atrás.

En los preámbulos del partido, vimos a un Coutinho que intentaba no llamar la atención y calentó la mayor parte del tiempo dando la espalda a las cámaras. Una vez en el banquillo, su rostro reflejaba preocupación e incluso tristeza. A esas horas, el mercado inglés ya había cerrado y su posibilidad de llegar al Barça iba menguando a cada minuto que pasaba. Su gesto tan solo mudó tras marcar el segundo gol del encuentro en una jugada personal combinada con Gabriel Jesus. Entonces sonrió y celebró con entusiasmo el tanto, una manera de intentar compensar su pesar.

TOMADO: http://www.mundodeportivo.com/

Sobre neymar11 4086 artículos
Mi nombre es Jorge Infante Verdecia, vivo en la provincia de Holguín. Soy fiel seguidor del FC Barcelona y Brasil, es decir fanático del buen fútbol.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*