5-3: El tridente brilla y Alcácer se estrena en Qatar

img_pmorata_20161213-183748_imagenes_md_propias_pmorata_zfcb1411-k9HE-U412598136328oAF-980x554@MundoDeportivo-Web

Cuatro años después del compromiso adquirido con Qatar, el Barça cumplió y disputó el amistoso pactado goleando a su rival (5-3) con tres goles del tridente Messi-Neymar-Suárez en el día que Paco Alcácer al fin se estrenó como goleador azulgrana. Aunque en juego no había puntos ni ninguna motivación especial, los jugadores trataron de ser lo más profesionales posibles a pesar de que el rival, el Al Ahli de Arabia Saudí que también luce el nombre de Qatar Airways en su camiseta, con duras penas podría jugar en la Segunda del fútbol español. Luis Enrique sacó de inicio a un once de lo más competitivo –reservó solo a Alba, Iniesta, Busquets y Sergi Roberto-, ya que por contrato el Barça estaba obligado a jugar con sus cracks para no ser penalizado. Fue como un entrenamiento más pensando en el derbi del próximo domingo en el Camp Nou, donde, ahí sí, habrá tres puntos vitales en juego para despedir el año a solo tres puntos del Madrid y el honor de ganar al rival de la ciudad, más ahora que llega enrachado.

El tridente apenas estuvo media hora sobre el césped, pero no decepcionó a los 22.000 aficionados que se dieron cita en el estadio para ver el primer partido del Barça en Qatar. Messi, Neymar y Suárez conectaron desde el principio y se les vio con ganas de agradar. A los tres minutos, Suárez dio el primer aviso tras recibir una asistencia de Rafinha, pero el portero detuvo el balón. Un minuto después, Ney, a pase de Messi, estrelló el balón contra el poste. A la tercera llegó la vencida. Leo combinó el disfraz de pasador-goleador para fabricar el 1-0. Un centro suyo acabó en gol, pese a que los organizadores del encuentro se lo otorgaron a Suárez, que hizo el gesto de rematar el balón de cabeza pero no pareció que llegara a tocarlo. De hecho, entre risas el uruguayo le hizo el gesto a Leo que le había tocado la espalda. Aceptada la broma, y para que no quedaran dudas, el propio Leo fue quien se encargó de anotar el 2-0 tras aprovechar un rechace que le quedó dentro del área. Ya solo quedaba Neymar y, tras un intento de falta directa, el brasileño completó la fiesta del tridente con un disparo con la derecha cruzando el balón al portero. A partir de ahí, el Barça levantó el pie del acelerador y a la media hora el tridente dejó paso a una delantera con Rafinha, Alcácer y Arda.

Tras el primer intento del Al-Ahli de sorprender a Cillessen –ayer titular- con una vaselina que el holandés logró atajar, Alcácer tuvo sus primeras ocasiones antes de estrenarse en la segunda mitad como goleador azulgrana.

Tras el descanso, Luis Enrique siguió haciendo cambios pensando en el Espanyol, en que no se le lesionara nadie y en probar a los menos habituales. El Al-Ahli se vio con un gol en el marcador después de que Abdulrahman –que jugó sin ser del Al-Alhi por ser invitado tras ser elegido como mejor jugador de Asia- transformara la pena máxima a lo Panenka. En el minuto 55, Paco Alcácer al fin pudo estrenarse como goleador del Barça después de 11 partidos sin hacerlo. El valenciano remató de cabeza un gran centro de Rakitic desde la derecha. Poco después, Rafinha, que lo había buscado con insistencia, encontró el premio del gol firmando el 5-1. Con la manita en el marcador, el Barça decidió no abusar más de su rival, que acabó creciéndose. En seis minutos, los saudíes lograron dos goles para maquillar un poco más el resultado

Diez minutos con uno menos

El joven Aleñá, que entró iniciada la segunda mitad, no pudo acabar el partido por lesión. En una acción fortuita, y tras un intento de golpear el balón, tuvo que marcharse con problemas musculares y dejar a su equipo con uno menos. Con este infortunio, el Barça solo pensó en que acabara ya el amistoso y en montarse rápido al avión para volver a casa.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*