Suárez, decisivo para la continuidad de Messi

img_pmorata_20160820-191357_imagenes_md_propias_pmorata_betis65-kTtG-U412487055864mrG-980x554@MundoDeportivo-Web

El pasado verano, Leo Messi se vio envuelto en un mal momento que él mismo ha admitido y que incluso le llevó a cambiar de ‘look’ para pasar página de esos malos momentos. Se tiñó el pelo y se dejó crecer más la barba. El primer golpe fue la derrota en la final de la Copa América ante Chile por segundo año consecutivo, disgusto que provocó el llanto público de Messi y, después, su renuncia a la selección, lo que cayó como una auténtica bomba en Argentina y en todo el mundo.

Diez días después llegó la condena a 21 meses de prisión por fraude fiscal que recibieron tanto él como su padre diez días después. Esa fue la gota que casi colma el vaso de la paciencia de Leo y de Jorge Messi. En paralelo, varios clubs potentes seguían llamando a su puerta, como hacen cada año por si suena la flauta. Los clubs de siempre, los pocos que tienen poder adquisitivo para poder pagar su traspaso y su ficha. Pero esta vez olían sangre.

Pero cuando peor lo estaba pasando Leo, cuando se planteaba algún escenario alternativo al Barça, apareció a su lado la figura de Luis Suárez. El uruguayo, compañero, vecino y amigo personal de Leo, le transmitió todo su apoyo cuando peor lo estaba pasando. Le dio su calor y el de toda su familia y le animó a seguir luchando vestido de azulgrana. A Suárez ya le había dicho el club que quería ampliarle su contrato y él estaba por la labor. Pero quería que fuese al lado de Neymar y, sobre todo, de Messi. El uruguayo animó al máximo a Leo, su gran socio dentro y fuera del campo. Ese con el que se reúne para tomar mate y cenar junto a sus parejas y sus hijos. Ese con el que llega siempre al Camp Nou desde Castelldefels. Y ese apoyo de Suárez fue decisivo para que Messi no se plantease un futuro fuera del Barça.

Por suerte para el club azulgrana, el nexo entre la familia Messi y la familia Suárez crece día a día. Ahora sus parejas, Antonella y Sofía, se han asociado para abrir un comercio de moda y calzados en Barcelona de la firma Sarkany. Será a partir del próximo verano. Un síntoma de que las dos familias quieren seguir afianzando su relación e involucrarse más de la vida en la Ciudad Condal.

Por todo ello, la inminente renovación de Luis Suárez con el Barça, que le llevará a atar su futuro al club azulgrana hasta 2022, es todo un guiño del club azulgrana hacia Leo Messi. Asegurar la continuidad de su socio futbolístico y amigo como azulgrana es otra forma de decirle a Messi que lo mejor lo tiene en el Barça. Porque el dinero es importante pero jugar junto a los mejores (Neymar también está renovado) también es decisivo para un crack como Messi que siempre aspira a ganarlo todo.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*