Cinco años más de Tridente

20161203-636163840000557981_20161203175020-kP8G-U412460336426uHD-980x554@MundoDeportivo-Web

Luis Suárez y el FC Barcelona ya están de acuerdo como lo estuvieron, hace justo un año, el club y Neymar aunque tardaron seis meses en oficializar la renovación del brasileño hasta 2021. La noticia llegó el 1 de julio pero la firma con su correspondiente foto protocolaria se demoró hasta el pasado octubre. Los problemas fiscales de la pasada temporada, el riesgo de superar el tope salarial y la agenda de las partes retrasó la notificación. Con Suárez, en cambio, solo es problema de agenda .

Desde ambos lados de la negociación nos remiten a la inminencia de la notificación. El presidente Bartomeu, en declaraciones a Radio Visión y Cadena Celeste, ha confirmado que el acuerdo podría ser el regalo de Navidad. Pero no está claro. El calendario –Liga, amistoso en Doha, derbi y Copa del Rey– no da respiro y el 21 de este mes el equipo se marcha de vacaciones. Con todo arreglado nadie ver necesario forzar los plazos porque rubricar una semana antes o dos después no va a cambiar nada. Desde aquí, la única duda que existe es saber si la prorroga alcanza 2021 o 2022 como comentó el presidente en la prensa uruguaya. Lo que es esencial está claro. Más allá de la ampliación de contrato, la mejora salarial será aplicable a partir de la temporada 2017-18. Por tanto, la demora no tiene consecuencias económicas. Ni para Suárez, ni para Rakitic ni para Ter Stegen, los tres futbolistas que el Barcelona quería tener renovados antes de Navidad. Y puede que complete el trío pero que no se oficialice nada hasta enero.

Los jugadores, que tendrán vacaciones nada más acabar el partido contra el Hércules, volverán con tiempo para preparar la ida de octavos de Copa del 4 de enero y el Villarreal-Barça del día 8. Y como tiempo es un concepto relativo, puede que los sudamericanos pasen el fin de año en casa. Messi, desde luego, está siempre en Rosario el 31 de diciembre y desde Brasil llega que Neymar inaugurará ese día, esa noche, su nueva residencia con una fiesta a la altura del casoplón. Y veremos qué hace Suárez, pero lo lógico sería que coincidiese el anuncio de renovación con su presencia en Barcelona.

A todo esto, para acabar de cargar la agenda, Jorge Messi ya está en Barcelona (negando una y mil veces que se haya visto con Kluivert para ir al PSG ) y la renovación, del ‘10’ es de la que va a estar pendiente todo el mundo. No hay, ahora mismo, reunión prevista. Las partes, sin embargo, confirman que van a verse y en esa cita pondrán la primera piedra para firmarle a Leo un contrato, prácticamente, de por vida. Una cita en la que el mejor jugador del mundo llega con todos los ases en la maga. Mantiene el nivel superlativo y conoce el salario de la competencia.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*