El primer Clásico de Ter Stegen

20161202-636162920084310202_20161202161913-kRqH-U412355894316hOF-980x554@MundoDeportivo-Web

Ter Stegen tiene por fin su Clásico. 63 partidos después de fichar, el portero azulgrana debutará hoy en un Barça-Real Madrid después de cuatro partidos siendo suplente. Lo hará en el Camp Nou, donde no ha perdido nunca siendo titular. Con contrato hasta el 2019, con posibilidad de ampliarlo por dos o tres años más, será el primero de muchos.

El alemán llega a este reto con más aciertos que errores pero salvo aquellas derrotas ante el Celta y el City, de culpabilidad generalizada, no se le recuerda una incidencia extrema en lo negativo. De los 16 partidos que ha disputado hasta ahora, en ocho dejó la portería a cero, recibiendo solo 14 goles, a menos de uno por cada intervención. En los últimos cuatro, solo ha encajado dos goles y, además, sin responsabilidad. Su solvencia muestra, de todas formas, los visibles lunares de aquel rechace en el área que golpeó en la cabeza de Pablo Hernández y el gol de falta de De Bruyne en Manchester. “Es culpa mía, lo siento mucho”, asumió en Balaídos, aunque al mismo tiempo advirtió: “Pero no voy a cambiar mi juego”. No lo ha hecho. No hay presión que sea capaz de tumbarle.

Es un Clásico pero Ter Stegen está tan tranquilo como siempre. Unos 650 millones de personas verán el Clásico y 650 millones de personas lo compararán con Keylor Navas. No le importa. Cuando exigió jugar en aquella reunión en oficinas, aquel “o Bravo o yo”, sabía que tarde o temprano le llegaría este examen ante el Real Madrid. No le bastaba con ser el meta campeón de la Copa y de la Champions, quería también serlo en la Liga. Hoy, esa oposición que le hacía al chileno ya no existe. Cillessen es el segundo en el escalafón de Luis Enrique y Masip, el tercero. No hay discusión. Ter Stegen muestra el perfil que le gusta al técnico. Tranquilo, sobrio, con un excelente juego de pies para su posición y ágil. Es el prototipo de portero moderno, con un amplio recorrido contractual por delante.

La historia cuenta que otros 33 metas ya pasaron por las sensaciones de un Clásico. El alemán prefiere no mirar a otros, pero alguien ya le habrá contado que Víctor Valdés, hoy en el Boro de Karanka, fue titular en 22 Clásicos, ganando la mitad. Zubi, el director deportivo que le fichó en 2014, es el segundo con 18

http://www.mundodeportivo.com/futbol/el-clasico-barca-real-madrid/20161202/412355894316/ter-stegen-barca-clasico.html

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*