1994-Estados Unidos

Italia nos rompió la nariz y el corazón

  • Brasil se llevó el primer título decidido en penaltis tras una final sin goles

Fue, sin lugar a dudas, el Mundial del codazo de Tassotti. Italia y España se disputaban una plaza en las semifinales del campeonato del mundo. El partido estaba muy igualado… y una agresión acabaría marcando el encuentro. Mauro Tassotti se convirtió en unos segundos en una de las bestias negras del fútbol español al romper la nariz de Luis Enrique de un codazo.

El futbolista español se retorcía de dolor ante la pasividad del colegiado, que no vio nada. La imagen de Luis Enrique protestando al colegiado mientras un miembro del cuerpo médico le intentaba limpiar la sangre con una toalla recorrió todo el mundo.

Pero también se produjeron jugadas que todavía aún se recuerdan. Como el penalti que falló Roberto Baggio en la final ante Brasil y que acabó por dar el Mundial de 1994 a la selección canarinha. El búlgaro Hristo Stoichkov y el ruso Oleg Salenko fueron los máximos goleadores del campeonato al marcar seis goles cada uno. La cara negativa del Mundial tuvo nombres y apellidos: Andrés Escobar asesinado días después de marcarse un gol en propia puerta.

Aquel Mundial se lo llevó Brasil en una final ante Italia de auténtico infarto. Se llegó al final del encuentro con el 0-0 en el luminoso y se tuvo que ir a la tanda de penaltis. Roberto Baggio tuvo en sus botas seguir manteniendo con vida a la azzurra pero finalmente la canarinha venció al acabar los penaltis 23. Era el cuarto Mundial para Brasil.

La mascota

La mascota del Mundial de Estados Unidos 1994 fue un simpático perro vestido de jugador de fútbol y con nombre de delantero, Striker.

La celebración

Bebeto marcó ante Holanda en cuartos de final y lo celebró junto a Romario y Mazinho como si acunara a su pequeño hijo que acababa de nacer y que aún no conocía.

El personaje

Sólo el Lobo Zagallo ha conquistado cuatro Mundiales, tres como jugador (58-62 y 70) y uno como técnico asistente (1994). Todo un récord.

El Lobo Zagallo ha conquistado cuatro Mundiales, tres como jugador (58-62 y 70)

Los Pichichis

El ruso Oleg Salenko y el búlgaro Hristo Stoitchkov compartieron el galardón de ser el máximo goleador del Mundial al marcar seis goles cada uno, uno más que Romario, Roberto Baggio, Klinsmann y el sueco Andersson.

Hristo Stoitchkov

Las novedades

El de Estados Unidos 1994 fue un Mundial innovador: se jugó el primer partido en un estadio cubierto (18 de junio, en Detroit, Suiza-Emiratos), se permitieron por primera vez los tres cambios… y desapareció la entrañable camilla para dar paso al cochecito en el que se retiraban los lesionados.

El viejo

El camerunés Roger Milla marcó con 42 años y 39 días. El más joven en marcar sigue siendo Pelé, 17 años y 239 días en el Mundial de 1958.

TOMADO: http://www.marca.com/