Messi se juega hoy el Mundial

Argentina debe ganar de visitante a Ecuador en los 2.850 metros de Quito para forzar al menos la repesca ante Nueva Zelanda

Messi juega uno de los partidos más trascendentes de su vida. Uno de los que puede cambiar radicalmente su carrera. Raro en él, crack de cinco Balones de Oro, no espera por la final de la Champions League. No enfrenta al Real Madrid con el Barça ni a Alemania en la final del Mundial con Argentina. Increíble, injusto con su talento, no es para dar una vuelta olímpica sino para evitar caer en el precipicio. Por primera vez en su vida Leo juega por no descender de categoría. Y eso, no ir por el premio mayor sino por evitar perder, es un puñal que él no merece. Su rostro no dice algo distinto a lo de siempre. Leo confía en Messi. Al llegar aquí a Ecuador se lo vio como es habitual. Fue uno de los últimos en bajar del micro. El paso de siempre, la ropa de la Selección, el tatuaje, la mochila negra y la barba de los últimos tiempos. El griterío de los hinchas que esperaban en Guayaquil. Aquí hizo base para horas antes del partido llegar a Quito y sufrir menos los efectos agotadores de la altura. Quienes pudieron hablar con Messi susurraron por lo bajo que lo vieron bien, confiado. El plantel puertas adentro se sabe entero anímicamente. Básicamente porque ven a Messi y ven que Messi está bien.

Él ya vio la luz del túnel: cuando Argentina terminó de empatar con Perú en la Bombonera, nadie dentro de la cancha sabía las cuentas; sentían el dolor profundo de haber quedado fuera de Rusia 2018. Pero al darse cuenta de esto, rápidos de reflejos, la gente del departamento de selecciones rápidamente empezó a darles la información que se transformó en arenga: “Ganó Paraguay. Así que si le ganamos a Ecuador vamos al Mundial. Vamos, viejo”. Ese fue el grito. Por ese motivo Sampaoli habló después de entusiasmo. En realidad, la selección se dio cuenta de que le había dado una última vida. Hoy se juegan esa bala. Lo más viable es la repesca, segura ganando hoy. Espera Nueva Zelanda.

Sampaoli también sabe que se juega el honor, el prestigio. Está en disputa el futuro del fútbol argentino. En ese contexto ya no hay lugar para una duda que lo tiraba para afuera en los últimos tiempos: Javier Mascherano será el líder temperamental dentro de la cancha. Es más, en un síntoma de apertura del entrenador, lo más probable es que el jugador del Barcelona retorne a su posición natural de volante central. Sampaoli cree que el 5 define el estilo de juego del equipo. Desde ese concepto idealmente prefiere un Banega. Pero Banega fracasó rotundamente en el partido con Perú, Argentina se juega la vida y Mascherano fue el empuje en el último partido. Pero eso, como sólo los obtusos no son capaces de cambiar, piensa en reeditar el doble 5 mundialista de Mascherano y Biglia.

Hoy Argentina, más allá de los miedos, de la falta de gol, de la duda por Di María, del esquema y de la altura, se juega todo. Hay que defender las estrellitas que supieron ganar Maradona, Passarella, Ruggeri, Bilardo, Menotti. El prestigio es algo que no consigue en la farmacia de la esquina. Ahora estará la defensa en los pies de Messi, la gran esperanza, el crack que hace todo para llevar a su equipo al Mundial. La angustia es mucha, los temores están al por mayor. Habrá que esperar para que Leo le saque la sábana a todos los fantasmas.

TOMADO: http://www.mundodeportivo.com/

Acerca de neymar11

Mi nombre es Jorge Infante Verdecia, vivo en la provincia de Holguín. Soy fiel seguidor del FC Barcelona y Brasil, es decir fanático del buen fútbol. Por eso mi jugador favorito es Neymar.

One Reply to “Messi se juega hoy el Mundial”

  1. Que cosa esa Formacion de Argentina, Pienso que le hace falta alguien, que se asocie con la gran calidad futbolistica de Messi y quiera jugar para Argentina Grandes estrellas y mucha falta de union…que Barbaro…Bueno Sampaoli sabe lo que hace, ojala y le salga bien????

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*